Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 26 D E F E B R E R O DE 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 23. Reconocimiento d e que tiene callos en las manos. Cuando la Nación se pronuncie, acataremos la forma la soberanía nacional de Gobierno que escoja, y si no estuviésemos satisfechos de ella, nos iríamos a nuesL a soberanía nacional Reconociendo la Soberanía nacional, acatras casas. taremos lo que la realidad imponga en las Primeramente, tenemos que establecer laAlrededor de las Cortes Constituyentes Soberanía Nacional, fuente humana de toda que pedimos, se está produciendo escándalo Cortes Constituyentes, a las que ha de preceder la debida libertad de propaganda. soberanía, que no es atendida. H a y quienes y actúa el fariseísmo. Se dice que es ir cencreen que esto es una blasfemia, y entientra la Monarquía, pero no es así. S i hay, Liquidación d e las r e s p o n den que los hombres de sentimientos moCortes Constituyentes, entonces habrá una; nárquicos no pueden aceptarla, y vienen a sabilidades de l a D i c t a d u r a ratificación de poderes a la Monarquía, y s e! establecer un antagonismo entre ella y la le dará una fuerza que hoy no tiene, porque 1 P e r o ha q u e l i q u i d a r también las resMonarquía. Y o les diría a éstos que lo cláestá en litigio. Los monárquicos habrían de sico en España es la Soberanía Nacional. ser los más empeñados en lograr para la ponsabilidades de. la Dictadura. H a y que poner ciertas resistencias al poder personal Institución ese robustecimiento. Coinciden en un punto las teorías de Belarmino, la declaración de los derechos del L a situación actuales la de un pacto roto. contra el posible. y siempre probable retorhombre y la de la independencia de los E s E l mismo ilustre presidente de este Gobier- no al Poder actual. -La fuerza moral se i m tados Unidos de América del Norte. no ha dicho que la Constitución es un pacto? pone al cabo, pero hay que tomar garantías contra la fuerza bruta. H a y una cuestión entre la nación y el Rey. Sin discutir ahora S i el Gobierno- -glosa el orador- -falta la afirmación en el terreno filosófico 111; en? -de esencialísima; importancia, que es la del á su deber de servir al interés general, debe Derecho y la- Justicia. L a Dictadura escardeponérsele. N o se le ha de abolir por c a u- el del Derecho político, hay. que convenir que 1 necióíeljDerecho, conculcó la Ley, destrozó sas fútiles. Y añade en su glosa, siguiendo, la Constitución, en tanto no se deroga. es la. Hacienda pública y puso mano sacrilega un convenio entre dos voluntades, -ja del. a Belarmino: Todos los hombres son l i en da- propiedad; privada, imponiendo multas bres por naturaleza. Depende del consentí- -pueblo y la de la Soberanía representada, ya extrarreglamentarias, y quiso llevar el soviet que la virtual permanece en el pueblo. Cuan- ¿miento de los hombres que un Rey o un do una de las partes salta la Constitución, -al seno del Ejército. Hemos atravesado un Cónsul sea el. qus rija la sociedad política. el pacto está roto. P a r a reanudarlo, hav que; período- de pública inmoralidad, y esto no oir a la otra parte, que impondrá para lo Í puede- pasar sin- sanción. 1 N 0 h a y más solución que sucesivo condiciones que la garanticen contra H a d e resplandecer el sol de la Democra as C o r t e s Constituyentes nuevas roturas. Esto no puede hacerse sin c í a imponiéndose? la Soberanía nacional, pero. para oír a; ésta claramente, sólo hay oir al pueblo en las Cortes Constituyeni. es. E n el momento actual, no hay más soH a n sido ellos, los que ahora piensan de- un c a m i n o ¿C o r t e s- Constituyenteslución que la de unas Cortes Constituyenotro modo, los que han dicho que la ConsL o s que caben en l a coalición tes... titución de 1876 no satisfacía ya las nece (Una voz: ¿Y la República? sidades que vino a servir. Y o tengo c e deE n ...la coalición que implica este bloque, E l Sr. Burgos: Cada uno podrá defender cirles que la necesidad de unas Cortes Cons- caben todos: republicanos, monárquicos y libremente sus ideas, vendrá el contraste de tituyentes es evidente, y que las que se con- -neutrales. Después vendrá la diferenciación. ellas y triunfará en las Cortes la voluntad voquen serán, en parte o en totalidad, cons- N o pueden caber, en el bloque los que tienen nacional. Quien salte por encima de ella, tituyentes, y que corren el peligro de ser de la Monarquía un concepto idolátrico, paserá un dictador, y yo abomino tanto del barridas por el látigo de un nuevo dictador, gano, tal como aquel que había de culminar dictador que lleva guantes blancos como del o de convertirse en Convención. en los Estados europeos en los siglos x v n y f 1 i; J ciencia, al que abandona al hombre que por él realizó un sacrificio, le llamo felón. (Aplausos. SEVILLA. L A CONFERENCIA DE AYER E 1 TSO SEÑOR B U R G O S MAZO. (x) Í X- O M O M E N T O D E S U- DISERTACIÓN, E X P L A N A DA E N- E L T E A T R O D E L D U f i U E (F O T O S E R R A N o J
 // Cambio Nodo4-Sevilla