Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GRAN PRECIOS LIMITES SURTIDO REPARACIONES 6 ARANTIZADAS D E C U B I E R T A S V C Á M A R A S t s u é F 5 K 8 QO s s s e e GOYA. 85 GOYA ESQUINA, GENERAL PORL. IER pp ¿TKg Corredores de Comercio Plazas con 2.500 ptas. y ascensos hasta 6.000. Programa oficial, contestaciones y RACTICANTES DE preparación en el INSTITUTO REUS, Preciados, 23, Madrid. Regalamos prospecto. Para gramófonos, MOTORES E L É C T R I C O S CASA ORGA Para grafonolas, MADRID Próxima convocatoria de unas cien plazas. Programa oficial, Contestaciones y preparación en el INSTITUTO REUS PRECIADOS, 23. MADRID. Y ALTERNADORES CASA CASA CASA ORGA ORGA ORGA Para discos, Siempre Caballero de Gracia, 24, M A D R I D mu IBÉRICA, un. en. Españolo Z AiiMIRAJVTE, 15. MADRID OXIDO ROJO DE HIERRO LAVADO Sil Santo Rostro Para pinturas, mosaicos y d r o guerías. Fábrica: Adarves Bajos, 22, JAÉN. J 2 z ¿s- corread ccdodacL Paseo del Prado, 36, Madrid. Ogro- nduóiria NO desune matrimonios, causa disgustos y pérdida do intereses. La ESTERILIDAD se cura fácilmente en l a mujer. Informes gratis. Apartado 6.013, Madrid. TENER HIJOS FERNANDEZ Y GONZÁLEZ taciones dé probar lo que tú puedes conmigo, y si vales lo qué pareces, que como. tú valieras, yo jte juro que, sin ser yo tuyo, habías de ser mucha. persona! L a Galana se detuvo, miró con los ojos radiantes y húmedos a Gabriel de Espinosa, y le dijo: Ya estamos cerca del Campo Grande y no quiero que os vean conmigo; si os busco, ¿me afrentareis? -No, por Dios, que no merecéis vos ser afrentada. -Pues hasta muy pronto, señor Gabriel de Espinosa. Adiós. Vamos, venid, abuela, que el señor ¡Gabriel y yo hemos hablado ya lo que teníamos que hablar. -Esperad, que no quiero yo que, os vayáis sin una memoria mía. Ahí cerca hay una casa donde venden leche y refrescos. Tomad, para que refresquéis con vuestra abuela. Y sacando del bolsillo de sus gregüescos un reluciente doblón de a ocho, le do a la Galana. i Ardió en los ojos de ésta un relámpago de -indignación; tomó el doblón de a ocho y le tiró á Eo largo del camino. -Para otra que no tenga el alma puesta donHe la tiene la Galana; pero otra memoria vuestra Ja tomaría: dadme vuestro pañuelo. Gabriel de Espinosa sacó de su bolsillo un rico pañuelo blanco y lo entregó a la Galana, que le guardó en su seno. -Tomad- -dijo a seguida. Y entregó a Gabriel de Espinosa otro pañuelo pb menos rico. -Esto ya es distinto- -añadió- Adiós, pues, y hasta la vista, que será muy pronto. -Adiós, y buena ventura- -contestó Gabriel de Espinosa, y se dirigió a buen paso al cercano portón de la huerta y salió. Las dos mujeres salieron detrás, en paso más fento. L a Galana iba profundamente pensativa. ¿Te se habrá derretido el corazón, hija? -la preguntó la vieja con malicia- Pues no hay para ¡ué tanto, que el tal hombre a poco más puede EL PASTELERO D E MADRIGAL 531 ser tu abuelo; que ya pasa de los cincuenta, y puede ser que aunque se le echen cinco encima, no se le haga agravio; y aunque de buena presencia, por el vestido se conoce que es menestral y no de mucha hacienda. -Lo mismo se me dá a mí que sea pobre que sea rico- -dijo la Galana- y que tenga sesenta años como sí tuviera veintinueve. -Bien dicen que no se sabe lo que es el amor -dijo la vieja- y que los que más aciertan son los que lo declaran locura; pero yo confío en que esto te se pasará, y en que conocerás que la conversación con ese hombre no te tiene cuenta. -Yo no sé lo que me pasa: a un mismo tiempo le quiero y le aborrezco; me espanta no sé qué cosa, y me parece que ese hombre es más que toldos los hombres que yo he visto y hablado. Mirad, madre Martina- -dijo la muchacha a tiempo que entraba por el Arco de Santiago, deteniéndose y mirando, pálida y grave, a la vieja- hay veces en que ese hombre se me presenta como un alma del otro mundo. ¡Jesús mil veces, hija, y qué cosas dices! -exclamó la vieja. -Otras veces- -continuó la muchacha- -me parece que este hombre ha de morir ahorcado. -Vamos, hija, vamos a entrar aquí en la iglesia de Santiago- -dijo la vieja- a ver si con el agua bendita y con las palabras de la consagración te se salen los malos del cuerpo. -Sí, madre, vamos- -dijo la Galana- necesito yezar. 1 Y las dos mujeres se entraron en el templo. CAPITULO X I V A L obscurecer de aquel mismo día Gabriel de Espinosa salía del retirado aposento que tenía en la posada Honda, cerca del Ochavo, con sombrero, gacho que le tapaba el rostro, espada de gavilanes, daga de ganchos y capa de tercianela, que el rigoj de los calores no permitía llevar-