Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 27 DE FEBRERO DE 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 16. ees, funcionario de este ministerio, acordará la forana de la instalación, pues efectivamente, la información se efectuaba en pésimas condiciones. Cuando los periodistas iban a retirarse del despacho del ministro observaron que en uno de los testeros de dicho despacho había sido colocado un retrato de la Reina doña María Cristina, en sustitución de uno que había del general Primo de Rivera, con la toga y birrete de doctor honoris causa. L a observación fué comunicada al ministro, el cual con este motivo dedicó calurosos elogio a la Reina doña María Cristina, como Soberana y como madre. Seguidamente, el Sr. Estrada se trasladó a las habitaciones del piso superior del m i nisterio para dar posesión en su despacho al nuevo director de ios Registros y del Notariado, D Pedro Sabáu. Se reunieron en el local todos los altos empleados del. ministerio, e hizo uso de la palabra el Sr. Estrada para manifestar la satisfacción de todo el personal del ministerio de Justicia y Culto por el nombramiento. Añadió ijue no era menester presentar al nombrado, pues bastaba decir que se trataba del Sr. Sabáu, cuya futura gestión en tal cargo sería seguramente un trofeo más de su talento. Terminó diciendo: -A q u í queda Sabáu, y donde él está, estoy siempre yo. E l Sr. Sabáu contestó con elocuentes palabras, expresando su gratitud al ministro que le había propuesto para el cargo y que tenía la atención de darle posesión del mismo. Terminó solicitando el auxilio de todo el personal, del que hizo grandes elogios, para el mejor desempeño de sus funciones. algo enfermo y había acudido por la mañana, encontrando al presidente que trabajaba en su despacho. E l general Berenguer dijo a los informadores que no tenía noticias y que con los ministros que le visitaron se ocupó de diversos asuntos que están en trámite. E l concurso de radiodifusión E l Sr. Benítez de Lugo conversó aycfl con los periodistas, y les manifestó que t no haberse contestado a los telegramas recibidos, preguntando acerca de la suspensión del concurso de radiodifusión, obedece a que el Gobierno necesitaba estudiar, antea de ir al citado concurso, las condiciones que le sirvan de base para alejar de él l a posible incompatibilidad que con la L e y de Contabilidad pudiera existir. Añadió que era inexacto que se tratará de escamotear el citado concurso, siendo prueba de ello el que se ha fijado ya l a fecha de su celebración. Tendrá lugar el día LO del mes próximo. E l G o b i e r n o suspende la aplicación del superávit de 1929. M a nifestaciones del señor A r g u e l l e s E n la Gaceta apareció ayer un importante Real decreto. E l Gobierno, con la disposición, declara que no conoce la liquidación del último presupuesto y suspende la aplicación de 265 millones distribuidos entre los departamentos ministeriales. H eaquí íntegro el Real decreto: Señor: E l artículo 73 del Real decreto de 3 de enero, poniendo en vigor los presupuestos generales de Estado para 1930, dispone la distribución que ha de darse a los excesos de los ingresos sobre los gastos del presupuesto ordinario, correspondiente al ejercicio de 1929. L a suma de los créditos que por dicho artículo se distribuyen entre los departamentos ministeriales, asciende en números redondos a 265 millones de pesetas y como aún es desconocido el saldo de la liquidación del último presupuesto, por no estar rendidas las cuentas de cierre del ejercicio, siendo, por consecuencia, imposible determinar todavía Ja cuantía de aquel exceso, si llegara a existir, y como además el Gobierno de Vuestra Majestad tiene decidido propósito de hacer una escrupulosa revisión de los gastos públicos, acomodando éstos a las necesidades ineludibles de los servicios, el m i nistro que suscribe, de cuerdo con el Consejo de ministros, considera indispensable se declare en suspenso el citado precepto y a tal fin tiene la honra de someter a la aprobación de Vuestra Majestad el siguiente proyecto de decreto: A propuesta del ministro de Hacienda, y de acuerdo con mi Consejo de ministros, vengo en decretar lo siguiente: Artículo único: Queda en suspenso la aplicación del artículo 73 del Real decreto de 3 de enero de 1930, que puso en vigor los presupuestos generales del Estado para el año actual, por el cual se distribuyen entre los departamentos ministeriales el exceso de los i n gresos sobre los gastos del presupuesto ordinario, correspondiente al eiercicio de 1929. E l Gobierno dará cuenta a las Cortes de lo preceptuado en el presente Real decreto. Dado en Palacio en 25 de febrero de 1930. -Alfonso. E l ministro de Hacienda. Manuel de Arguelles y Arguelles. L a trascendencia de la anterior disposición nos movió a visitar anoche al ministro de Hacienda. L e indicamos que el decreto había pasado casi inadvertido, a pesar de su alcance, sin que el Gobierno tampoco lo hubiera subrayado. -Pues no le doy demasiada importancia- -nos dijo- E n verdad, desconozco el saldo de la liquidación del pasado presupuesto e ignoro, por tanto, si hay o no excesos de los ingresos sobre los gastos. Y el decreto, de acuerdo con esta realidad, suspende la aplicación de los créditos distribuidos en los departamentos ministeriales con cargo a ese supuesto exceso. ¿Y no afectará la depuración, de un modo principalísimo, a las obras en curso dentro de Fomento? ¿Tendrán que paralizarse? -Ahora veremos las que están dotadas o no lo están. Si hay obras que carecen de dotación, se rehabilitarán los créditos oportunos, con el previo y oportuno estudio del Gobierno. E s un medio muy claro de evitar confusiones. S o b r e el Real decreto de las situaciones militares E n breve se publicarán varias disposiciones complementarias y aclaratorias del decreto, ya conocido, que fija las situaciones de los generales, jefes y oficiales del Ejército. L a c o n s t i t u c i ó n de l o s nuevos A y u n t a m i e n t o s En Madrid Madrid 27, 2 madrugada. Ayer, a laá doce en punto, y con la tribuua pública completamente llena, declara abierta la sesión el gobernador civil, Sr. Martín A í varez. E l conde de Romanones llegó a la Casa de la V i l l a momentos antes de las doce y tomó asiento en un escaño. E i secretario dio lectura al Real decreto referente al acto y a continuación leyó también la lista de los ediles. E l Sr. Martín Alvarez advirtió a los señores Saborit y Nogueras, quienes habían pedido la palabra, que las disposiciones oficiales que acababan de leerse establecen únicamente que una vez constituido ei Concejo se cederá la presidencia, si no hubiese a l calde, al concejal más antiguo. E l Sr. Saborit insistió en su deseo dá hablar inmediatamente, toda vez que las declaraciones que había de hacer en nombre del partido socialista son absolutamente de fondo, pues de la actitud que ante ellas muestre el Concejo dependía si habían de aceptar el cargo o no los concejales que representan la minoría que él preside. L a presidencia interrumpió de nuevo a l orador, haciéndole presente la necesidad de ajustarse a lo dispuesto en el Real decreto, que no autori- a previas intervenciones. Insistí el Sr. Saborit en hacer uso de lá palabra, que le fué negada por la presidencia, produciéndose la consiguiente confusión, enmedio de la cual el gobernador dio por constituido el Ayuntamiento, retirándose inmediatamente del salón. Restablecida la calma ocupó la presidencia el alcaide, marqués de Hoyos, que prenunció un largo y documentado discurso, ea el que expuso cl; -v y sucintamente las necesidades apremiantes de carácter urbano que pesan sobre M adrid. Y terminó diciendo q r r ha recabado y conseguido tíeí Gobierno que el Acuitamiento nombre por. elr- ción sus tenientes de alcalde. Estos buenos deseos del marqués de H o yos no satisfacieron al Sr. Saborit, que acometió de nuevo contra la presidencia ea un violento y largo discurso, en el que políticamente nada aceptó ni respetó. Analizó, después, con gran detenimiento, la labor realizada por el Ayuntamiento saliente, haciendo resaltar que toda la labor de que se ha enorgullecido el anterior Concejo estaba ya en vías de realización antes de comenzar aquél a actuar. I Pidió también que el Ayuntamiento deje E l nuevo director de Sanidad A las diez y media de la mañana se celebró la toma de posesión del nuevo director general de Sanidad, doctor José P a lanca. Asistieron todos los jefes al despacho del director, y el saliente, doctor Horcada, presentó a su sucesor y ensalzó sus excepcionales merecimientos. E l doctor Becares saludó al nuevo jefe en nombre de los Cuerpos de Sanidad Interior, Exterior e Instituciones. Terminó el acto con unas palabras de D José Palanca, para dar las gracias a todos y dedicar un recuerdo al doctor Martín Salazar. Después de la toma de posesión conferenciaron los doctores Horcada y Palanca, y al marcharse el doctor Horcada le acompañaron todos los empleados hasta la puerta del ministerio, tributándole aplausos. E l presidente conferencia con los ministros de Instrucción, G o b e r nación, Trabajo y Hacienda M a d r i d 27, 2 madrugada. E l ministro de Instrucción Pública sostuvo con el conde de Xauen una detenida conferencia. A las seis de la tarde recibió el presidente al ministro de la Gobernación; luego al de Trabajo y más tarde al de Hacienda. L a entrevista con éste se prolongó hasta las nueve de la noche. Terminada, los periodistas abordaron al Sr. Arguelles, que salió con el jefe del Gobierno del despacho oficial de éste. -H e venido porque creí que el ¡presidente estaba enfermo en cama- -nos dijo el m i nistro. -P u r a broma- -argulló el conde de X a u e n- porque estoy, afortunadamente, bastante, bien. Luego el Sr. Arguelles dijo que como deseaba hablar con el presidente de política general, le llamó por teléfono y le contestaron que el general Berenguer descansaba en aquel momento. Creyó que estaba
 // Cambio Nodo4-Sevilla