Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO i. D E MARZO DE 1930. E D I C I Ó N DE ANDALUCÍA. P A G ir. Hemos seguido la acción ele la novela lo m á s respetuosamente posible, y si alguna vez nos apartamos de ella, ha sido procurando siempre, permanecer absolutamente fieles a su espíritu. Confesamos nuestra enorme osadía, y rio s: e os oculta la gran dificultad de salir airosos de este empeño. Si en parte, siquiera, lo hubiéramos logrado, nos daríamos por satisfechos. L a presentación es inteligente y rica, y el decorado, de Mignoni, cuyo solo nomine es garantía de acierto. Si a esto se ánade la entusiasta colaboración de. una compañía educada en el verse, disciplinada como pocas y amante de ese género como ninguna, bien podemos esta contentos de que nuestra comedia naca así a la vida. Tres notr res, sin embargo, queremos estacar en este instante: Mariquita Guerrro y Fernando Diaz de Mendoza y Guerrro, admirables intérpretes, v Fernando L i a de Mendoza, maestro sin par, alma y cmm. o de todos Luis F E R N A N D E Z A R D A V I N VAÍEXTIX DF PED- O Los que tenemos cincuenta áos (Diálogo autocrítica) Ayer, viernes, se estro? e i ol Cómico, (lo Madrid, esta m w d t cíe. los Sres. Reoyo y K a r S Martín J. l. REOYO. ¡E n la vida tuvimos tal aprieto! RAMOS MARTIN. -Forjar una autocrítica sincera en- víspera de estreno... Conside f REOYC. ¡Si se pudiese hacer en un soneto... RAMOS. RJÍOYO. J 1 Oh, qué eminente está la gran Loreío Pues ¿y Chicote? ¡Q u é ovación le espei RAMOS. Tienes miedo, R e o y o REOYO. ¡Bueno fuera! ¡D e optimismo y valor estey repleto! Y tú, ¿cómo te encuentras Pepe, ami? RAMOS. ¡No las tengo, en verdad, todas conmi! i ¡Tengo un miedo cerval! 1 RFOYO. ¡llombr: A s i es tari? RAMOS. Pero hay que declarar sinceramente que, si en vez de aplaudís grita la gen la culpa es de Reoyo. KEOYC Y s de Ramos! La (1) Nur- ea de la con. sifiia rreclo- Chío. culpa, fu. (te aquel mjOuito tcn? o. INFORMACIONES N O T A S EX 1 RAM E R S eCome tumi vud de Piran di o E n el teatro Filcdammaiici de M i l se ha estrenado, por 1 compañía de ta Abba, a última próticción tic Piranlio. E n esta comedia, í autor retorna almn ds sus nrímeras otss de teatro, ¡marmente ai Cosí e scri pare... E n ci Hm. Come tr r, i vnoi representa, ainqueam otro aspecto, e! m o dualismo piídeíiiano, entre lo qv es y lo que pare ¡a Escasas, novedades en estos días pasados. L a mayor parte de los teatros de París ocupan sus carteles con reposiciones de obras lamosas. L e Alfredo de Musset se ha representado por mucho tiempo en el teatro de L A v c n u c Los caprichos de Mariana; de Shakespeare, La tempestad, en el Odeón, y en L Oeuvre, La coutedia de los errores; fie Marivaux, La doble inconstancia, y en ei. teatro Antoine, obras de Moliere. Todos Antoine y Gémier estos espectáculos clásicos, presentados con Maestro y discípulo han dejado, respecti- ongin. alísima interpretación escénica, han vamente, ia dirección del novísimo teatro tenido extraordinario suceso. Pigaile y la del Odeón. Con diferencia de pocos días, abandonan Flores de lujo la escena uno y otro, después de una glorioL a nueva comedia de Armont v Gcrbisa carrera, que duró cerca de cuarenta años, don, predilectos d. ei público de los bulevares, y que imprimió huellas inconfundibles en la han (helio sus autores, al hablar de su nueva, historia del teatro moderno; desde la mísera obra, destinada a! coquetón teatro Dauou, sala de billar de la hostería de la rué des que no se habían propuesto escribir ima sibásses, ai teatro más lujoso de! mundo. Cuánto camino recorrido por el célebre comedia profunda, una obra de pensadores. iuudador y animador del teatro Libre! Nada de nicas generales, de análisis sutiles, ¡Cuántas luchas y cuántas victorias 1 Hasta nada de psicoanálisis; simplemente han preel último momento, Antoine se lia batido por tendido hacer una obra amable y sonrenle, desarrolla en un medio aun iuexel arte con aquella generosidad, aquel idea- que lismo, aquel desinterés, que no son, cierta- piorable el de las rieres de lujo. Las dores mente, ios menores títulos de su benemérita de lujo son las muchachas elegantes que encuentran sus recursos pecuniarios en ia historia. hechicera gracia de su sonrisa. L a protaAún no se sabe cuál será el sucesor de gonista, una joven arruinada, pone cu iu. -Gémier en el segundo teatro fiel Estado. go recursos inéditos, para utilizar con fines A l del barón de Rothsehiki ha ido Gastón prácticos la reconquista de su fortuna. Üaty, iniciado por Gémier hace diez años en ía Comedia Montaigne, fundador en ei U n estreno de Alauricio Rostand año TQ 22 de la Chiniérc, a cuyo grupo perMauricio Rostand lia estrenado con gran tenecieron los máximos escritores de la rmeva generación, desde Lenormand a Sar- éxito, en ei Mulhurins de P a r í s L homme mcut. desde j J Bernard a Gantillon y jun- que fui toe. comedia dramática, en proto a éstos Ámiel. f- leg y Saint George de sa. E n esta interesante obra, Rostand abanBoubelicr, director más tarde de! Estudio de dona su enfático tono, lo convencional, ia los Campos Fustes. Con el ingreso de i aty ngitacrsi oo M I S fracasados melodramas l i en el teatro Pigaile, el arte, arrojado por la nees, que exageraban todos los vicios de ventana de los teatros industrializados del su padre, el autor de Cyroiw, y se ba somebulevar, entrará tritmíalmeníe por la puer- tiólo a la dura disciplina de la sobriedad. ta grande, instalándose en el teatro mas F! ¡rama, rico por su vida profunda, su perfecto y perfeccionado del mundo, gracias sencilla emotividad, se resume en una indeal mecenatismo del barón de Rothsehiki, el leble verdad de humana substancia. cual, dicho sea de pasada, ha visto ingresar Su manera y su. estruetma de teatro aviva en taquilla en ¡os primeros quince (lías de el interés de ía anécdota, extraída de una la nueva dirección de bastón Baly, un mi- novela del mismo autor. llón de francos, con lo que se demuestra una vez más cómo el arte, dignamente aten- Una buena obra de Beaumarchaís dido e interpretadlo, puede ser un óptimo L a Rente cbdomadoir refiere cómo) fué negocio. organizada la primera Sociedad de autores iranceses. Nació de un Sindicato que se forlina obra discutida mó en tiempos de Luis X V I por iniciativa Aludías y contradictorias opiniones ha de Beaumarchaís. Este tuvo que vencer tramotivado en P a r í s el estreno en el Atelier dicionales obstáculos que pe oponían al rede la comedia, de Armando Salacroa. Po- conocimiento de la propiedad literaria, logrando, tras ímprobos trabajos, que a los dido o hs desórdenes del amor. Su joven autor pertenece a aquella j u- autores, que sólo cobraban- una ínfima canventud nacida a! a sombra de j a r r y y Apo- tidad, estipulada previamente con los comeliüairo. ia cual creyó encontrar un refugio, diante? se les reconociera sus derecho? para los sinsabores de la vida, en lo abun- Para su tenaz empresa solicitó el favor d dantemente maravilloso, en un desorden be- Richeiieu y del duque de Lcur, que le dislio de ideas y de sentimientos. Ellos pre- pensaron benévola acogida. Sobre este puntendían una fe imposible, v todo su anar- to escribía Diderot; Beaumarchaís se ha quismo se limitó a un extravagante estilo puesto a la cabeza de la cruzada de los auai margen de la sociedad, en las ambiguas tores dramáticos contra los comediantes. S i antecámaras del vicio, aplicando a su mí- he de ser sincero, creo eme será más difícil sera vida eí íórbido y romántico crepúscu- vencer a una compañía de cómicos, que relo de un Baudeíaire, de un Rimbaud, de un sistir cu el Parlamento una dura canmaña. Vcrlaine, reflejando en sus propias obras De todos modos, el intento de Leanun desorden no menos vivo, mas en verdad marebms me parece justo v honesto... M u menos sentido. chos años iuchó el autor de Las bodas de LlSalacron, en sn discutida comedia, lia i n- oaro pare lograr cuanto se había propues tentado- construir la psicología de lo que lo. pero al fin lo consiguió c los preümma éi fué ocho o nueve años pasados. L a ten- res días de la revolución francesa. 1 verdad subjetiva y la objetiva, lo que es espíritu y materia. E n la nueva comedia el autor se ha inspirado en muchas anéctíot s de individuos que desaparecieron y ornaron después a la vida; hechos frecuentes ocurridos cu la post- guerra. L a filosofía del autor se personifica, se humaniza en la desconocida figura central de la comedia interesante carácter que se apoya en una firme voluntad, anhelante de una nueva vida, que! a clarividencia de sus sentidos y facultades descubre con una certeza absoluta de su futuro. La obra obtuvo un éxito calurosísimo. Marta Abba fué una inteligente y apasionada intérprete. Obra fundamental de actrices, ella superó las ásperas dificultades de su papel con rarísima bravura. tativa era internante, pero peligrosa, kt autor le ba faltado el equilibrio suficiente para destacarse de su personaje, desinllueuciandosc de ti no ba sainólo mostrarlo m á s que en su puuzadora ironía, con una sobrcabmidante literatura, consecuencia del dadaismo y del surrealismo. Así ei éxito fué diversamente contrastado. Los teatros en París
 // Cambio Nodo4-Sevilla