Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
de la Roma senatorial y precristiana, es precedente que parece justificador de la disolución con que los Carnavales han sido siempre y son celebrado- en la actualidad; si bien, el Carnaval, en cite. su aspecto de l i bertinaje y desmoralización, vaya perdicn do cada día importancia, transformándose en t u n a manifestación artética y estética, como en Jas suntuosas y exquisitas fiestas venecianas, de góndolas ricamente ornadas en el Canalazzo, los bailes de trajes en teatros y saraos particulares y otras muchas de que el lector tiene conocimiento. Aún ostenta más éste su carácter artístico el tan conocido Carnaval de la Costa Azul, especialmente el de Niza, con los alegres y ricos cortejos de su dios y las fiestas que para honrarlo celebra la atractiva ciudad invernal. Mentón, inspirado por el ejemplo de Niza, no quiere quedarse atrás en esti perpetuación artística y reverente, y coa gran anterioridad establece cada año un con curso de canciones de Carnaval, concediendo un importante premio a la triunfante, y haciéndola cantar por el pueblo entero durante las fiestas carnavalescas, previas varias semanas de ensayos en todas la casas privadas y en corros públicos, en donde el fr pueblo puede aprenderla... Y contrariamente al sistema de la remota antigüedad, estas canciones no son licenciosas e incitantes de furores báquicos, sino espirituales, de sensualismo contenido y simplemente insinuado, r como el que se deriva de las incitaciones de los perfumes de la flora, del calor bonancible, del aire cargado de los efluvio salinos del Mediterráneo, del lujo, del dolce jar rúente en que vive y para lo que va a la Costa Azul el visitante, y con el que t i n perfectamente se halla. y se acomoda el natural de diolia región. v UNA COMPARSA TÍPICA D E L CARNAVAL SUIZO. (FOTO COXTRERAS Y VILASECA)
 // Cambio Nodo4-Sevilla