Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
dimos en ella. E s t a es la causa de que abunden los accidentes producidos por cables, y ahí es donde no tenéis toda la vigilancia que debierais tener. Vuestro cuerpo es un c o n ductor de l a electricidad, y como nuestra aspiración m á s vehemente es unirnos con el suelo, cuando t o c á i s u n cable de alta tensión desnudo o un circuito cualquiera en ciertas condiciones, basta el simple contacto para que nosotras nos lancemos a tierra al t r a v é s de vuestro cuerpo, sin titubeo alguno y no obstante l a compasión que nos da el haceros daño. Gracias, amable corriente, gracias... P e r o en general, creéis que los cables de alta tensión son los únicos que os pueden acarrear consecuencias, graves, y aun la muerte. E n esto vivís equivocados; ya habéis tenido que lamentar nuestros efectos mortales en tensiones bajas, hasta de n o voltios, y es que con suma frecuencia o l v i d á i s que desde un circuito con determinado potencial podemos pasar nosotras a l a tierra (que consideráis con potencial cero) en cuanto el circuito se pone en comunicación con aquélla por un conductor sólido ó líquido. L a intensidad de tal corriente es inversamente proporcional a l a suma de las resistencias. Y a sabes l o que esto significa: cuanto menor es dicha suma, mayor es l a intensidad, y é s t a depende a l a vez (es junción, dicen vuestros físicos y matemáticos) de Ta resistencia en el punto de contacto con la tierra y de la resistencia propia del conductor. E l conductor es a menudo vuestro cuerpo, que nos l a opone muy débil, y el punto de contacto puede reducirse a una expresión nníriíma, 1o cual quiere decir que hay muchos casos en que, con baja tensión, podemos arrebataros l a vida, ¿Y no te parece un contrasentido que a veces c o n b a j á t e n s i ó n y gran intensidad pasemos por algunos ó r g a n o s de vuestro cuerpo para aliviaros de ciertos achaques y aun devolveros enteramente l a salud? Porque este es el caso en que nos hallamos las pobres corrientes en. relación con ¡a terapéutica. Nosotras ejercemos un influj o benéfico en el tratamiento de diferentes enfermedades, según, nuestra naturaleza y la forma o energía de la aplicación. L a s i n dicaciones t e r a p é u t i c a s de las corrientes continuas, por ejemplo, son muy variadas; UNA CHISPA TRES FORMIPOLOS? T O COY DABLE ENTRE DOS PRODUCIDA ENTRE SEPARADOS MET ROS CENTÍMETROS, RRI E N TE TÍOS. TR 1 FÁSICA L ELEC- U N MILLÓN D E V O L (DE TRICITE con tal c a r á c t e r si pasamos por electrodos impregnados de distintas disoluciones, curamos o aliviamos el reuma, la gota, las neuritis, parálisis, atrofias musculares y otras dolencias de que padecéis. Cuando somos de alta frecuencia se nos puede aplicar para dar calor a regiones u ó r g a n o s profundos de vuestro cuerpo, como en l a diatermia... E l problema está en que en toda ocasión t e n g á i s presente nuestra jer a r q u í a para evitar desgracias en las cuales ño piensan lo mismo el imprudente que trepa por un poste de conducción con el propósito de tocar un cable, como l a sirviente que, teniendo las manos húmedas, toca con ima mano el interruptor mal aislado de un circuito y con la otra s e apoya en una cañería de agua o en el g r i f o de da fuente. E n ambos casos vuestro conductor- cuerpo forma lo que llamáis una buena tierra y por él se opera l a terrible descarga que puede aniquilaros. L a ley que rige nuestro movimiento nos lleva a la tierra, necesaria, i n corregiblemente. ¿P o r q u é no e n s e ñ á i s a vuestros hijos desde chiquitines lo que somos, lo que hacemos y la manera de tratarnos I- -Nadie mejor que tú podría instruirnos en esas materias tan interesantes para todos. Doy por bien empleado el tiempo que he estado escuchándote. Continúa. -O t r o día, otro d í a L a corriente calló y e! filamento volvió a brillar con iuz deslumbradora. PELAYO VIZUETE ARCO DE EX LLAMAS UN AISLADOR DE ALTA (FOTO TENSIÓN MUXK. ACSY.
 // Cambio Nodo4-Sevilla