Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 5 D E M A R Z O D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 6 cisanieute, del carneo de a c c i ó n a l e su arle. Así, frente a un- Leonardo de V i n c i hombre de saber enciclopédico, existe el caso de Coya: sus escritos epistolares 10 revelan a 1 un hombre instruido. A l presente, dentro del régimen libresco, de enciclopedia y de preponderancia literaria en que vivimos, maravilla a muchas trentes que Goya, ¡el genial Goya! escribiese como una modesta sirvienta, Qué contraste ofrece frente a un Leonardo de V i n c i a un Miguel Á n g e l! -que tan hermosos sonetos supo: componer! o, modernamente, a un Reynolds. Y sin embargo, Goya poseía una cultura artística más amplia y compleja que los otros artistas citados. Fué- porque G c- a supo asomarse, cual otro alguno, a todas las dilatadas perspectivas del arte y de la vida. Supo convertir a la- vida en un fruto artístico de su propio temperamento. Muchos: artistas aluden sólo al oficio de su arte, que no es precisamente el de su técnica. Las gentes instruidas se refieren a las deficiencias de conocimientos que frecuentemente tiene un artista. N o se entienden tinos y otros, porque se encuentran desorientados. Es preciso apreciar en el artista su dolile naturaleza: de- hombre y de artista. No debemos ocuparnos de l a primera. Ideológicamente, podemos reducir cultura v cultivo a un- mismo término. Cultivar las cualidades artísticas específicas de un hombre, como las de una planta, tal es el contenido del presente problema. Conviene seguir dos caminos: uno. psicológico, relativo a. -la naturaleza especial del artista; otro, objetivo, referente a la obra de arte. Comenzaré por el fruto para llegar al árbol productor. E n la obra de arte existen tres elementos Quienes aseguren que el arte se aprende estudiando obras de arle, no mienten; pero medias. L nuestra sección de anuncios por es una verdad a aspecto de alacuestión queda reducida a este actividad del artista: hacer arte. Pero -rte de qué? ¿A r t e palabras clasificados en secciones. de la vida? No, ciertamente. Sólo trabajan sobre apariencias y substituyen l a vida por En ellos encontrará constantemen- las formas de su expresión externa en la obra de arte. Muchos hablan de la técnica con un ente asuntos que pueden interesarle comio tan grande, que anulan el valor de ios restantes elementos de la obra de arte. También se colocan en el mismo caso de fundamentales: uno, estético, que se refiere verdad a media. y de falsedad incompleta a las ideas, sentimientos o imágenes persoque los anteriores. Por el contrario, otros nales que engendran siempre una obra de conceptúan a la técnica como antitética y arte; otro, los medios materiales en que tohasta destructiva de los elementes estétiman expresión externa aquellas ideas, senticos y artísticos de la obra de arte. Quienes mientos o imágenes: la técnica. Y por úlaseguran esto, si só- n artistas, se colocan en timo, la forma en que esa expresión mate- una situación de trabajó fácil, y si pretenrial o técnica se realiza: el arte. Los tres den ser críticos o personas inteligentes en elementos citados se hallan tan- íntimamen arte, tratan de encubrir su ignorancia. Los te unidos como el alma y el cuerpo. S i toda elementos estéticos y aun artísticos podrán separación o diferenciación radical es imser tratados con algo de fantasía; los técposible, es cierta l a existencia de esos tres nicos, jamás. elementos, con personalidad propia, en la Estas orientaciones pueden convertir al obra de arte. artista en un hombre intelectual, sabio o L a confusión dé estos elementos o el des- filósofo, creándole una cultura opuesta al conocimiento. de sus valores entraña, prearte, cisamente, las desorientaciones sobre lo que. Citaré. un juicio de Hegel, muy perties v debe ser la cultura de un artista. nente en este, caso. Suele decirse que el arte se aprende esA l artista no le es necesaria la filosofía, tudiando obras de arte, y en este sentido pues, si piensa como un filó sofo, producirá se orienta el cultivo de las dotes del aruna obra precisamente opuesta a la que se tista, lin las escuelas se copian obras de arte antiguo reputadas como maestras. Muchos proponía del arte. L a imaginación se- l i m i ta a revelar en nuestro espíritu la razón y literatos lian escrito libros t base de otros. esencia de las cosas, no en un principio o Este cultivo produce arle de avíe, pero no concepción general, sino en una forma conarte de la vida v de la Naturaleza. íls secreía y en una realidad individualizada. mejante a los injertos y desnaturalizaciones estrafalarias que realizan los agricul- J A I M E DOMENIEC 1I tores con su saber nial orientado. El público debe leer diariamente OJOS S U B Y U G A D O R E S- SE O B T I E N E N CON LA PI CES H U M O DE S Á N D A L O Untuosos y, consistentes. Precio: 1 peseta 2 1,25, HASID 9, SUPREMA, ES Y SERA L E X Q U I S I T A iiXltOJECIDQS SE CON I,O GKAN al J U G O- DE- R O S A S l u sv ¿n fijuza y d i s c r e c i ó n ICa envase corriente, pías, J n envase ríe lujo, 4,50. sscefcfí v ro. artistas, ó ptas. l a m á s origina! t a Se. maypr fragancia. La m á s ¡p e r s i s t e n t e Precio: 2,50, 4 ptas. 7- ptas. y 12 ptas. Madrid FLORALIA, S E A, é ieo
 // Cambio Nodo4-Sevilla