Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PROPAGAJTOA C o l e c c i ó n novelas m á s notables del mundo. E n c u a d e m a c i ó n lujosa, l i b r e r í a roble de regalo. Tomos muestra? si se quiere. Centro H A. C ó r d o b a X BICICLETAS ROLLS 10 aumento cambio. ARDID, GEKOVA, 4 Exportación provincias. Profesión Tomos muestra si no No tiene correas, ventiladonece sita de poleas, res, ni FINCAS r ú s t i c a s en toda E s p a ñ a compro. J M Brito, A l c a l á 94, Madrid. 11, Espoz y Mina, 11. Asegura el verano, sin ninguna d i s c u s i ó n al que compre l o t e r í a en esta A d m ó n P. M é n d e z remite a provincias todo pedido de Ciudad Universitaria y d e m á s sorteos. circulación agua ble N o es pos refrige- hallar radora mas Su RECONOCIMIENTO GRATIS POR P R A C T I P E D I C O S D E L DR. SCHOLL s e n c i l l e z e s el r e s u l t a d o d e qüin. ce arios d e mves. en los A r e n a! 9 SvlacSrid. AGENTES EXCLUSIVOS: tigaciones l a b o r a t o r i o s d e la LEQHORN- BLANCA npBAT- L E O N A D A J. y I T yLEÍ GENERAL ELECTRIC. S I C E Apartado 9 9 0- M A D R I D Concesionarios centros exciusüvo. 3 e n tadoft los d e población ifnp onterite Apartado 7.0 S 5, M A D R I D i AVÍCOLA BARCELONESA Lea usted Blanco y Negro BARCELONA (PUE 8I J 3 HUEVO) JXPEDICIOneS A PROVINCIAS WAO -RAS Z 1 S 860 FERNANDEZ Y, G O N Z Á L E Z EL P A S T E L E R O D E M A D R I G A L SÍ 7 sobre l a mesa. E n l a pared, entre l a mesa y la cama, había colgados un sombrero bajo, una capa corta de tercianela, y por bajo asomaba una espada. -ípjué es eso que traéis en l a mano, príncipe Estanislao? -dijo Gabriel de Espinosa. -U n pañuelo que acaba de darme una dama, señor- -dijo respetuosamente el joven. ¿C o n damas os andáis? Esto no es prudente; cuando se anda en grandes empresas las damas son tan peligrosas como el vino, porque pueden subirse a l a cabeza y hacer que se cometan disparates. -L a dama de que yo hablo, señor, me ha dado este pañuelo para Gabriel de Espinosa- -contestó el príncipe. Gabriel dejó ver en su semblante una expresión Üe disgusto. -Dadme ese pañuelo- -dijo al príncipe- yo creía! -añadió tomando el pañuelo y reconociéndole- -que esa mujer se había olvidado de mí. E s t a r á sin duda esperando. -Sí, señor; abajo, sentada en el zaguán. -Pues bien, que espere. Veamos ahora; ¿es buena la posada donde he de trasladarme? -Completamente segura, señor. ¿Están allí los caballos para mí y para el señor Pietrn Mastta? -Sí, señor. ¿E s bueno el caballo de monseñor? Es decir, i puede resistir largas jornadas? -Como el de Vuestra Majestad, ¿Y vosotros lo tenéis todo preparado partí marchar? -Sí, señor; podemos marchar a la hora, ¿T e n é i s dinero? -Él señor Pictro Mastta me ha dado doscientos ducados, que creo nos bastarán para llegar a Lisboa. ¿C u á n t o tiempo pensáis invertir en el camino? -Nuestros caballos son buenos, y entre el día y la noche, descansando seis horas, podemos hacer dieciocho leguas. -Pongamos diez días de viaje; yo parto esta noche y tardaré menos, porque me dirijo hacia F r a n cia, y en la costa del Océano me e m b a r c a r é cuan- la madre Martina sintió un miedo formal 3 e que! la sucediese algún trabajo. A l fin; una hora después de obscurecido, pareció jadeando y cubierto de sudor, el bachiller, y, se dejó caer desplomado en una silla. -Te advierto, Galana, que si esta noche no encuentras a tu huido, yo no le busco m á s llevo ocho días de perros, y con un día m á s de tártago y con el calor que hace, perezco. -Pero ¿le has encontrado? -Cuando yo me propongo encontrar una cosa, doy con ella aunque esté bajo siete estados de tierra. E n la posada del Sol le tienes, y no es probable que se mude, porque acaba de aposentarse en ella al obscurecer. L a Galana no esperó a oír más. A la caída de l a tarde se había vestido un bizarro traje de raso blanco con adorno de azul y oro, prendídose unas piedras falsas, que, sin embargo, hacían muy bien entre sus cabellos negros, voluminosa y bellamente peinados, y al ponerse el manto se fué delante de un espejo y se miró. ¿N o es verdad que estoy hermosa, hermano B u r guillos? -dijo con cierta vanagloria, más de lo justo pecaminosa. ¡Vaya si estás hermosa! Como una Reina, niña. -Pues mira, no llevo afeite; que estos colores, y esta frescura, y este negro de las cejas, son míos porque Dios me los dio y porque sí, y no me ha costado el dinero. -Pues si no tienes más que dieciocho años- -dijo Burguillos- ¿de qué te alabas? -A h í está la Gorricna, que no tiene más de quince años y se empalustra la cara de tal modo que se la puede arar el revoque- -dijo la Galana acabando de prenderse d manto y arreglándose las m a g n í ficas trenzas negras que a los costados de! a cabeza la tocaban casi a los hombros, y en una graciosa ondulación seguían hasta formar parte del voluminoso rodete. ¿Sabes que te habrá costado un ojo de la cara el alquiler de ese traje, Galana? ¡E l alquiler, ya, pues sí, s e ñ o r! T a n mío es ¡este traje, estudiantón hambrija, como son míos
 // Cambio Nodo4-Sevilla