Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C V I E R N E S 7 D E M A R Z O DD 1930- EDICIÓN D E ANDALUCÍA, P A G 7 anécdota, deja de ser creación de vida para ser análisis crítico de la vida. Hasta la masa espectadora no se limita a aplaudir o protestar, sino que opina: codiciosa tan sólo de dinero y de placer físico, se erige en crítico rencoroso; desahoga contra el arte su cobardía de aguantar en la vida, en el orden político y social, lo inaguantable, y como al artista le falta poder creador, y adoba lo viejo con perifollos de falsa novedad, y donde el genio no aparece suple el ingenio con sus naderías, la masa opone el suyo, más mezquino aún, y discute y dialoga, tú por tú, mano a mano, con el artista. E n esferas más altas, esta fiebre criticista acaba por volver contra sí misma sus armas, y se convierte en autocrítica, que, por exceso de intelectuaHstno y por ansia de sublimidad, torna absolutamente infecundo al artista. Destruye la obra ajena, ya que no puedes edificar la propia. Hazte crítico; es tu hora. ¿Y los poetas- -interrogué, por decir algo- E l disgusto de lo circundante, no pudiera volver á ser fecundo si quisieran los poetas? Importaría mucho volver a soñar, sin 3 a inquietud de ser nuevo, atendiendo a a propia originalidad de ser sincero v libre. M i amigo se había guardado la pipa, y sonreía ahora con toda la boca. ¿Soñar y ser libre; mientras sube la esterlina y baja la peseta? M i r a ya hablaremos de eso otro día. Ahora, no te apure haber roto tu obra ni haberme oído. Después de todo, ni tú eres Eurípides ni yo soy Sócrates. Fueron ganas de escribir por escribir, y de hablar por hablar. N o dijo más, y se alejó. Y o me quedé mirando los pedacitos de papel amontonados sobre mi mesa; me pareció que había destrozado mi propio cerebro... y, un poco inconscientemente, me. puse a tararear el fox en que há convertido el novísimo ingenio- yanqui la vieja marcha nupcial de Mendelssohnn. FELIPE S A S S O N E venir en Ja república de las letras, me en- ta de los fondos, de. tan inapreciable vaíor, vía tres libritos de ensayos muy notables; del Archivo general de Indias y del de S i hisCrítica literaria, Mosaicos y Flores de al- mancas. También tengo unos Apuntes de Raimundo F e r mendro, donde lozanea un espíritu abierto y tóricos sobre Misiones, culto. E l poeta argentino Alberto Larrán de nández Ramos, en los que se recoge cuanto Veré ha escrito un ensayo sobre su paisana documento o dato de interés se conoce para la poetisa Vicenta Castro Cambón, cuya la historia de las Misiones guaraníes, que alma abnegada y heroica se transparenta al fundaron los jesuítas en la zona nordeste través de esas bellas obras que se llaman de la Mesopotamia argentina, y que ha ...y cantando lo haré y El libro de Quique. sido, siempre un territorio sumamente coE n el tomo de crítica que acaba de publi- diciado y disputado. De biografías citaré la que Enrique Díaz car Ángel- Dotor, y que lleva por rótulo Miencuentro diversos artículos dedicados al tador, y que, aunque no sea propiamente lo examen de ingenios hispanoamericanos. que ahora se ha dado en denominar bioOcioso es advertir que este libro y algunos grafía novelada, está llena de amenidad e otros de los que en este trabajo figuran no interés. Forma parte de la biblioteca Los me llegaron por la posta ultramarina, pero grandes hombres, que, ilustrada y cuidadosi por su continente no pueden denominarse samente editada, ve la luz. Otra biografía, americanos, por su contenido lo son a no ésta de más empaque histórico, es la del general Antonio Valero de Bernabé, héroe de dudar. la independencia de España y de América, A un género algo difícil de calificar con que ha compuesto Mariano A b r i l hoy respeprecisión, pero que participa de la crónica, table senador portorriqueño, pero que en del poema y del cuento, pertenece el libro sus años mozos, ¡ya lejanos! convivió con El inquilino de la soledad, del original lite- la bohemia literaria madrileña de aquellos rato argentino Ricardo Tudela, cuya prosa tiempos, los que aún añora el solemne seesmaltan pensamientos agudos y un estilo nador. muy personal y algo hermético. E n este géY como autobiográfico mencionaré el l i nero impreciso se puede incluir también El ritmo de la vida, de Manuel Quintero, es- bro Diario de mi vida, 1004- 1905, de R u critor bonaerense muy influ do por Vargas fino Blanco- Fombona, escrito con su peculiar estilo, cálido y vibrante, tan cautivaVila. dor. A l paisaje argentino están consagradas Por último, y para terminar, no quiero principalmente las obras La imagen iior- dejarme en el tintero el curioso y copioso oéstica, de Carlos B. Quiroga, y Sugerencias Diccionario de refranes, adagios, proverdel austro maggllánico, de V Medina Cádiz. bios, modismos, locuciones y frases proverE l libro de Quiroga, como todos los suyos, biales que se emplean en la América espaes de prosa recia y v i r i l y de enorme plas- ñola o se refieren a ella, que ha compilado ticidad descriptiva. Quiroga describe más Gabriel María Vergara, docto profesor e con pincel que con pluma. Y aún sería más- infatigable publicista. acertado decir, para dar idea del relieve JÓSE MARÍA D E AGOSTA de sus cuadros, que lo hace con cincel. Son cuadros que, por su sobriedad, su colorido, y 1 su luminosidad, nos fascinan y encantan, j Qué mago intérprete de su paisaje tiene L U G A R E S D E T U R I S M O la Argentina en Carlos B. Quiroga! L a imagen noroéstica, como la reciente- novela- Desde Málaga a Ventas de Zafadei mismo autor La rasa sufrida, -que oporrraya tunamente comentaré, son libros que no Salimos de Málaga poco antes de las ocho faltarán en la biblioteca de todo enamorado de las bellezas de la feraz nación surameri- de la mañana, y, apenas dejamos el muecaña. E n Sugerencias del austro magalláni- lle, donde- se encuentra situada la estación, co, hay, asimismo, descripciones que han atravesamos- los baños de la Estrella y de Apolo, ya estarnos sobre- la ruta pintoresca sido enfocadas con tino. y alegre, entre el mar y el camino. No nos Otro libro, en que también asoma el paiapartaremos de este sendero marítimo hassaje y asoma con gran acierto, es en Esta Torre del M a r Durante hora y media, tampas guatemaltecas, que ha editado la B i nuestras retinas podrán atalayar las albas y blioteca Nacional de esta República. A n transparentes siluetas del confín, que simutonio Rey Soto, cuyo es el libro, fué escrilan sobre la línea del horizonte perfiles de tor que aquí gozó popularidad y que lleva milagrosas y sutilísimas montañas, hechas bastantes años residiendo en Guatemala, de nieve y cíe bruma, y recatadas entre cendonde ha hallado su segunda patria. L a plu- dales de luz. ma castiza y colorista de Rey Soto nos desLa ¡de la mañana se rompe y se reparte cribe con entusiasmo el paraíso que debe ser aquel país por sus bellezas naturales, entre los espejos de la mar, hiende, en rayos su privilegiada situación geográfica, sus vivísimos las aguas estremecidas, se duercondiciones climatológicas y sus costumbres me sobre ellas en lampos rutilantes, en zonas de bruñida plata, en relumbres y capripintorescas. Apología del dolor, lindo opúsculo del es- chos. Se dijera que el sol, al recorrer la critor dé Costa Rica Rogelio Sotela, donde en plancha ilimitada y- dispersar por ella suscorrecta prosa se ensalza lo más excelso del incendiados cabellos, arranca de las entrañas alma humana: el sacrificio y la abnega- de la líquida inmensidad un hervor apasionado de gratitud, que se eleva al cielo como ción. U n a recomendable guía de ciudadanía y un humo de ensueño. Traemos nuestras miradas a tierra, y las de pedagogía ha dado a la estampa Alberto Smith, ex rector de la Universidad de Cara- detenemos, con curiosa delectación, en las car, con el título de Formación del estudian- escenas playeras. Desde Málaga hasta E l te, del profesional y del ciudadano. Y G u i- Palo, de trecho en trecho, la playa está ocullermo Rojas Carrasco, autor de un notable pada por pescadores de varia condición y ú estudio sobre La novela picaresca en la li- varia jerarquía; unos hincan los pies en teratura española y actual rector del Liceo arena con ostensible fatiga, arrastrando hade hombres de Copiapó (Chile) ha publi- cia tierra el copo; otros mandan y gritan. cado una documentada y extensa historia del Las figuras de los marengos gozan en la lejanía de un prestigio de típica bravura, establecimiento docente que dirige. Del género histórico tengo sobre mi mesa y bajo la cúpula radiosa del espacio, sobre una monografía del publicista cubano José el fondo destellante de la undosa extensión, María Chacón y Calvo, tan conocido y esti- cobran un artístico relieve. mado entre nosotros, sobre El documento Antes de llegar a la primera, estación de y la reconstrucción histórica, en donde tra nuestro recorido, admiramos desde el tren rador. Las letras y el arte contemporáneos, Reto ha publicado de Simón Bolívar, el liber- LO QUE M E TRAE DE EL CORREO AMERICA Ensayos, crítica, historia E n mi anterior artículo me ocupaba de las obras- de imaginación americanas; poesía, novela y cuento, que recientemente hastían llegado a mis manos. Tócame hoy continuar relacionando- -no hay espacio, n i tiempo para más- -los libros americanos de otros géneros que últimamente he recibido. L a piedad filial de José María Monner Sans ha reunido en un voluminoso tomo: numerosos ensayos sobre la labor de su fallecido padre, en los que autorizadas plumas de hispanistas y de escritores españoles y argentinos estudian diversas facetas de aquella esclarecida inteligencia. Fué, en efecto, el insigne autor de Notas al castellano en la Argentina y Asnología un polígrafo que cultivó con brillantez la poesía, la crítica, la gramática, la filología, la historia y la pedagogía, dando siempre muestras de su talento y su saber. Mas a todos estos títulos prefiero yo otro, el de paladín de nuestro idioma en las Repúblicas que riega el Plata, por cuya pureza rompió más de una lanza. Su hijo y continuador de su obra, José M a ría, inserta en este tomo unos bien pergeñados apuntes biográficos de su llorado progenitor. U n excelente ensayo, de amplia enverga- dara literaria, ha dedicado el conocido escritor uruguayo José G. Antuña, que años atrás fué nuestro huésped y dio unas interesantes conferencias en la Unión Iberoamericana, a Petrarca, Laura y el Renacimiento También el joven escritor costarriqueño ¡Ricardo Rojas Vincenzi, de indudable porLa vida y la obra de Ricardo Monner Sans,
 // Cambio Nodo4-Sevilla