Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 8 DE MARZO DE ig o. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAG. 6 3 guien suponía haber sentido con su típica carga de herrumbres, por el compás de Santa Marta, a pesar de que este remanso se cerraba al toque de Animas. E n l a taberna de las Cadenas, a la salida del Postigo del A l cázar, había surgido la idea de desenmascarar al sospechoso Martinito. E n el acreditado establecimiento, la flor nocturna del bar r i o viejos señores de madera sevillana, menestrales y servidores del Regio Patrimonio, bien avezados a espantar fantasmas en los jardines del Alcázar, Laberinto y Baño de Doña María, capaces de recorrer sin luz, a las doce de la noche, los subterráneos de calle Abades, y aun las supuestas comunicaciones de l a Torre del Oro con el Palacio de Don Pedro el Cruel. Y una noche del 1803, el más decidido contertulio, previa la autorización de los vecinos, interesados en la aventura, se dedicó cautelosamente a traspasar azoteas y tejados, en línea recta hacia lo desconocido. E n el quieto silencio se hicieron perceptibles los golpes característicos. U n reguero de terror acostumbrado caía de los techos, el frío de lo sobrenatural y la cruz de los dedos en las alcobas. M a s esta vez una vara de acebuche haría brotar el agua clara y fría de la verdad. E n un alero la vara topó con Martinito. Así nos cuenta el final de la aventura su historiador: Descendiendo el duende hacia el lado de l a calle, un terrible- jolpe dado sobre el pavimento y un grito puso en exhibición a un galán que por sus miras particulares hacía el papel de fantasea con toda propiedad Así concluyó Mar- nito, uno de los fantasmas del barrio de Santa Cruz, pues sabemos que no. ha sido 1 último de los duendes favorecedores de aquellas retorcidas calles. Aún hoy, paseando a la luz de los medicros de gas, el barrio tiene un indudable olor extrahumano. E n ningún otro rincón le Sevilla encontramos los efectos de iluminación que en él sirven de distracción i la fantasía. Muchos secretos de escenografía actual, son secretos a voces en l a alie Pimienta, en la calle Doncellas, en el hostigo del Alcázar, en el Muro del Agua, vn la esquina de las Cadenas. Y así como en Sevilla se levantó el primer rascacielos- -l a Giralda- hoy reproducido en la ciuiad de los rascacielos, en el barrio de Santa Cruz las luces y las casas jugaron al cine on anterioridad al descubrimiento del prodigio. ALEJANDRO C O L L A N T E S D E T E S A N culpa de su parte; otros, como Barber, para morir de penalidades sufridas en Barcelona, y otros desacreditados, con razón o sin ella. Las luchas sociales, a causa de la sordidez patronal y- de la insubordinación de la clase obrera, y la política rencorosa, anárquica y de encrucijada de la L l i g a Regionalista, perturbaban la gobernación de la ciudad y de la provincia. U n conflicto de carácter político sucedía a una huelga revolucionaria, y a la inversa. Los alborotos y todo linaje de perturbaciones del orden público eran frecuentes, por no decir continuos. Se cantaban los Segadors como en son de guerra, de desafío y provocación; se silbaba a ministros que ningún daño hicieron a Cataluña, y hubo períodos que las bombas estallaban en mitad de la Rambla, y períodos que los ciudadanos se cegaban a tiros. L a anarquía roja y la anarquía blanca competían en la tarea de tumbar gobernadores y debilitar el principio de autoridad. Se daba el caso de que los mejores colaboradores de anarquistas y sindicalistas eran quienes más necesitaban de la autoridad para la defensa de sus v i das y de su hacienda contra el odio común de los de abajo y sed inagotable de venganza. P o r eso pudimos llegar y sufrir la llamada semana trágica y las formidables huelgas del arte fabril, del ramo del agua, de L a Canadiense y la de los transportes y basureros. D e los 30 gobernadores que pasaron por Barcelona desde 1905 a 1923, apenas cuatro o cinco viéronse libres de serios conflictos. A l general Fuentes tocóle la noche del 25 de noviembre de 1905, aquélla del incendio de La Ven y ¡Cu- Cut E l duque de Bivona tuvo que habérselas distintas veces con escandalazos catalanistas; Manzano, con algaradas de estudiantes, de radicales y de nacionalistas, con motivo de Solidaridad Catalana; durante el mando de Ossorio y Gallardo estallaron bombas, hubo tiros sin fin, motines de catalanistas y republicanos, una huelga de carreteros y, coronamiento de tantos males, la semana trágica Crespo Azorín, desde su despacho del Gobierno civil pudo oír el estallido de varias bombas; Pórtela tuvo que bregar con una huelga ferroviaria; Julio Amado, con anarquistas v catalanistas, sin que dejaran de estallar huelgas y bombas; a Francos Rodríguez, al bonachón de Francos Rodríguez, se JUDICATURA Y MINISTERIO FISCAL INSTITUTO REUS DON LEOPOLDO MATOS, GOBERNADOR Recuerdos del verano de 1917 L a jerarquía de ministro la ganó D Leopoldo Matos gobernando por segunda vez la provincia de Barcelona. L a primera su gobierno duró escasos días, a causa de la caída del Ministerio presidido por el señor Dato. L a segunda fué de más larga duración: de 16 de junio de 1917 a 14 de septiembre del mismo año. Tres meses, que el Sr. Matos, a pesar del tiempo transcurrido, debe recordarlos como una pesadilla. Bien que le valieron una cartera de ministro, pero nadie tal vez la ha ganado tan merecidamente ni con más disgustos y hartos sufrimientos. Desde la pérdida de las colonias hasta septiembre de 1923, Barcelona ha sido lugar de tortura para sus gobernadores civiles, algunos salieron fracasados sin la rr. er. ur C o n v o c a d a s 12 p l a z a s fiscales. I n m e d i a t a jueces, de 50 a 100 plazas. P r o g r a m a s N u e v a s C o n t e s t a c i o n e s y p r e p a r a c i ó n en e l P R E C I A D O S 23; P U E R T A D E L S O L 13, y M A Y O R 1, M A D R I D T E L 13619 E n las de fiscales, los dos a l u m n o s p r e p a r a d o s o b t u v i e r o n los n ú m s 3 y 8, y en las de jueces c e l e b r a d a s en 19 30, de 22 a p r o b a dos, nuestros a l u m n o s y s u s c r i p t o r e s o b t u v i e r o n las p l a z a s n ü m s 1, 2, 4, 8, 9, 12, 19 y 20, é x i t o no i g u a l a d o p o r n i n g u n a A c a d e m i a Curso de Avicultura y E l 17 d e l presente c o ¡f v- 4 m e n z a r á u n n u e v o c u r s o BBe Lj T i t r i m e s t r a l t e S r i e o- p r á c t i c 0 le obsequió con la pavorosa Huelga del te fabril, con el cierre de 309 fábricas y el paro de 28.000 obreros del ramo del agua; González Rothwos y Montañés asistieron a la huelga de L a Canadiense, de luctuosas consecuencias; Salvatierra, asesinado en Valencia, pasó b oras de angustia afrontando valientemente una huelga revolucionaria; R a ventós padeció bajo el poder de patronos y obreros, tan desatentados los unos como los otros, con motivo de la formidable huelga de transportes, que puso en peligro la salud del vecindario, y Barber, el pobre Barber, sufrió el odio reconcentrado de la clase patronal y de la L l i g a por haber venido a Barcelona con ánimo de que la justicia triunfara de los egoísmos patronales. E n el entierro de un industrial asesinado cobardemente por los pistoleros al servicio del S i n dicato Único, le agredieron unos patronos que formaban parte del cortejo, y sabe Dios lo que hubiese sido del indefenso Barber si Primo de Rivera, capitán general de Cataluña, no lo hubiese arrancado de manos de los agresores. E n esta lista, que podría ser ampliada, de gobernadores de Barcelona saboteados por sindicalistas, republicanos, catalanistas, obreros, patronos y clases conservadoras anarquizantes, falta D Leopoldo Matos, que, para hablar del segundo período de su mando con un poco de extensión, hemos dejado adrede, para lo último. Como antes se ha dicho, este mando duró tres meses. Meses de pasión para el señor Matos. Durante este tiempo no tuvo un día tranquilo. E l problema catalanista estaba al rojo con motivo de la proyectada Asamblea de parlamentarios; un entres que se tiraba la Lliga, o anzuelo para pescar incautos en beneficio del partido regionalista, como más tarde quedó demostrado con el asalto de este partido al Poder. Entre estos incautos recuerdo a Castrovido, Melquíades Alvarez, Azzati, Santacruz y Pablo Iglesias. Pensaron que de la Asamblea surgiría la República, y lo que vino fué... la Lliga. La Veu echaba chispas, tocaba a rebato todos los días, y tuvo que ser suspendida. Apareció cavmfleada con el nombre de Gaceta de Siiges, y, suspendida también, poco después de su aparición, salió con el título de Costa de Ponent. E l nombre no hace a la cosa. L a actitud, l a intención, el brío fueron los mismos en los tres periódicos. Durante unos días tuvieron en tensión los nervios de Cataluña. E s de suponer que no menos excitados estarían los del señor Matos. Apenas tenía nadie a su lado. Personalmente se le consideraba y estimaba por su inteligencia, comprensión, buenos deseos y honradez; pero, como gobernador, como representante del Gobierno, se le hacía el vacío. P o r su gusto se hubiera ido, pero el Sr. Sánchez Guerra le tenía atado. Barcelona hervía; Cataluña estaba en pie, amenazaba y rugía; la expectación era grande en oda. España. E l Gobierno había declarad sediciosa la Asamblea. N o importaba. L a Lliga, con el apoyo incondicional de casi toda Cataluña, quería celebrarla, pasase lo que pasase. Y así llegamos al 19 de julio. Los parlamentarias (unos ochenta) burlando a los sabuesos policíacos, lograron reunirse facciosamente en uno de los palacios que el Ayuntamiento posee en el Parque de la Ciudadela. Delibera la Asamblea, bajo la presidencia del ilustre senador y hombre público D. Raimundo de Abacial. Apenas aprobadas las conclusiones por unanimidad, entra en el salón deliberante el inspector Sr. Bravo, y, de parte del gobernador, ruega a los reunidos que se disuelvan. E l Sr. Abacial, muy sereno y muy dign contesta: Representamos el país; no es aE 3 lir Mgtt jriBÉSfflÉuf A boa sexos, a c a r g o d e l p r o fesor R A M Ó N J C R E S W Í J P P O en su E S C U E L A- 4 ífcfc PRACTICA D E AVICULT U R A y c o n a r r e g l o a l p r o g r a m a oficial. P r á c t i c a s de i n c u b a c i ó n c r i a n z a caponaje, cebo, etc. Se a d m i t e n m a t r í c u l a s Hasta el d í a 15: P í d a n s e detalles a l s e ñ o r s e c r e t a r i o de l a E S C U E L A P R A C T I C A D E A V I C U L T U R A calle de A r t u r o S o r i a 523, j u n t o a l a c a r r e t e r a de A r a g ó n T e l e f o n o 51098. E n s e ñ a n z a p o r c o r r e s p o n d e n c i a todo el a ñ o P ara a l u m n o s de a m-