Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 8 D E MARZO D E 1930. EDICIÓN J E ANDALUCÍA. PAG 23 M U E R T E D E L CAPITÁN M E N E N D E Z PARADAS EN ACCIDENTE DE AVIACIÓN M a d r i d 7, 5 tarde. Esta mañana, poco después de las once, empezó a circular por M a d r i d la noticia de un trágico accidente de aviación, ocurrido en el aeródromo de Cuatro Vientos. Según las primeras noticias, bastante confusas, el accidente había costado la vida a los tripulantes del aparato. U n a información obtenida posteriormente en el lugar del suceso permitió tener interesantes detalles ele este. A las diez de la mañana, con objeto de realizar un vuelo de prueba se había elevado sobre el campo de aviación de Cuatro Vientos el aparato Havilland número 93; tripulado por el capitán de Artillería don José Menéndez Paradas, que llevaba como pasajero al soldado Fortunato de la Fuente Rodríguez. Cuando se hallaba el aparato a considerable altura, ocurrió una avería en el motor, y, a consecuencia de la parada de éste, inmediatamente el aparato se inclinó, entró en barrena y descendió vertiginosamente hasta chocar con gran violencia contra el suelo, donde fué pasto de las llamas en pocos instantes, pues; por efecto del choque, se había inflamado l a gasolina del depósito y el fuego se comunicó con gran celeridad a la armadura del aparato. A l iniciarse el accidente, el soldado F o r tunato recibió orden- de arrojarse al espacio provisto del paracaídas, y así lo hizo, con la mayor fortuna, pues de este modo pudo librarse de una muerte cierta. Cayó cerca de una vaquería, llamada G r a n j a Morales situada a poca distancia del campo de aviación, y su caída sólo tuvo por consecuencia unas lesiones de escasa consideración. N o así el capitán de Artillería D José Menéndez, quien continuó maniobrando con el fin de estabilizar el aparato, y sin tiempo para ponerse a salvo, como el soldado Fortunato, cayó a tierra. Parece ser, según nos ha informado un jefe del Aeródromo, que tuvo la mala fortuna de quedar debajo del aeroplano, por lo que no pudo salir de la carlinga, donde quedó aprisionado. Poco después las llamas, que incendiaron el aparato, le alcanzaron y murió a consecuencia de las extensas quemaduras recibidas. E n las proximidades del lugar del suceso se haya instalado el puesto de la Guardia C i v i l de L a s Piqueñas. Uno de los guardias civiles hizo un relato a uno de nuestros redactores de lo sucedido. Parece ser que toda la fuerza del mencionado puesto se hallaba a la puerta del cuartel, poco después de las diez de la mañana, cuando advirtió alguno un aeroplano que hacía maniobras, pero en cuyo vuelo se notaban ciertas anormalidades, hasta el punto que los guardias hicieron comentarios sobre la marcha irregular del aparato. De improviso vieron que éste se inclinaba, entraba en barrena y caía a gran velocidad. L o s guardias civiles corrieron inmediatamente al lugar en que había caído el aparato, pero al llegar las fuerzas, el aparato se hallaba ya completamente envuelto en llamas y era imposible acercarse a él. P a r a dominar el incendio los guardias civiles recurrieron a la arena, y de esa manera consiguieron sofocar las llamas y acercarse al armazón del aeroplano, de! cual pudieron extraer el cuerpo inanimado del capitán D José Menéndez Paradas. E l soldado, a quien también habían visto los guardias lanzarse al espacio con el paracaídas, había caído en la vaquería próxima a que antes nos referimos, y a la que se dirigieron los guardias civiles, con ob- jeto de prestarle auxilio. Cuando llegaron; fMéndez en el aparato donde ha- encontraáld el cabo comandante del puesto, D Felipes: la muerte. Hernández, con los guardias Máximo R a E l soldado Fortunato de la Fuente, que món, Rafael Rodríguez y José Sánchez, ¡viajaba, como observador, manifiesta que, no que fueron los primeros que intervinieron: había volado nunca con el capitán Sr. Ménen la extinción del incendio- del aeropla- dez, y que cuando estaba en el aire, el cano, se encontraron con que Fortunato déla, pitán se volvió para manifestarle que se le Fuente se estaba quitando el correaje que habían roto los mandos del aparato, y que le unía al paracaídas. Inmediatamente l e se arrojara con el paracaídas. trasladaron al botiquín del Aeródromo, P o r las investigaciones hechas, se deduce donde le fueron reconocidas algunas lesioque. el soldado maniobró con el paracaídas nes de pronóstico reservado. cuando aún se hallaba dentro del aparato, E l cadáver del infortunado capitán fué lo que dio origen a que al lanzarse al espacio trasladado al Depósito del Hospital M i l i quedara una de las cuerdas del paracaídas tar de Carabanchel, por donde a primera enganchada en el timón. Esto dificultaba hora de la tarde empezaron a desfilar tocomo es natural, el vuelo del aeroplano, y dos los jefes y oficiales del Cuerpo de ponía en gran exposición la vida del solAviación. dado. Parece ser que entonces el capitán, E l capitán de Artillería D José Menéncon el fin de que el soldado y su paracaídas dez Paradas tenía treinta y un años, y perse desprendieran del aparato, y pudieran tenecía a la promoción de 1926. Llevaba realizar el descenso, imprimió al aeroplano poco más de tres años en el destino de caun movimiento rápido, hasta hacerle dar pitán. una vuelta de campana. Esta evolución hizo E r a un experto y valiente piloto de que se desenganchara el paracaídas, pero Aviación, y fué uno de los primeros, o el motivó también el que el aparato entrara primero de los aviadores militares que hizo en barrena y descendiera vertiginosamente, experiencias con paracaídas, lanzándose produciéndose el incendio por efecto del siempre al espacio con el mayor éxito en choque contra el sucio. su empresa. Hace un año próximamente contrajo matrimonio. L a noticia en Palacio A l enterarse S. M el Rey esta mañana del desgraciado accidente de Aviación ocurrido en Cuatro Vientos, dispuso que su ayudante el aviador comandante Gallarza se trasladara al Aeródromo para enterarse de la forma en que se había desarrollado el trágico suceso. E l comandante Gallarza estuvo, en efecto, en Cuatro Vientos, y regresó a Palacio para dar cuenta a S. M A l abandonar el Alcázar, a primera hora de la tarde, dijo a los periodistas que tenía órdenes del Rey de completar el relato de lo ocurrido, que el Soberano había lamentado mucho. A juicio del comandante Gallarza, el accidente debió ocurrir por rotura del aparato en pleno vuelo, por lo que el avión entró en barrena. E l mecánico tuvo tiempo para salir del aparato, pero el capitán Méndez no lo abandonó, y halló la muerte. DEL H A L L A Z G O CADÁVERES EN TA Q DE EL Gabriel Chevaux vive con P a q u i ta D o m e n e c h en F i g u e r a s M a d r i d 8, 2 madrugada. Últimamente se habían verificado unas gestiones relacionadas con unas declaraciones hechas por una señora de Santander, que admitía la posibilidad de que el segundo de los cadáveres hallados en el Tajo fuera el de su marido, Gabriel Chevaux, por haber reconocido la rúbrica de éste en la tarjeta que fué encontrada entre las ropas del cadáver. Las primeras gestiones practicadas con este motivo dieron la impresión de que no se trataba de este individuo, pues no le habían reconocido sus familiares por los retratos del cadáver que le fueron presentados, y esta impresión se ha confirmado posteriormente; debido a unas gestiones de la Policía, se ha encontrado en el pueblo de Figueras al desaparecido Gabriel Chevaux, el cual se halla allí desde noviembre, ejerciendo su oficio de albañil y viviendo en compañía de la muchacha Paquita Domenech, y de la que se habló también en las informaciones que con motivo de esta pista se hicieron, por suponer que las palabras escritas en la tarjeta, P. Dome, correspondían al nombre y apellido de esta muchacha, que había sido borrado en la tarjeta por la acción de las aguas. M á s detaiJes del accidente M a d r i d 8, 1 madrugada. E l capitán señor Méndez Paradas era jefe de talleres, y sus subordinados le tenían en gran estima, por la bondad de su carácter. E l aparato donde ha ocurrido el accidente era un Havilland de reconocimiento 9- 99. L o había traído a Madrid, desde Logroño, el teniente Sr. Navarro. Dicho aparato se hallaba en la escuadrilla del Parque Regional que estaba destinada a Los, Alcázares. Hace poco, y con motivo de un accidente ocurrido en el Parque, el comandante señor Bellod dio orden para que los apai atos que vinieran de fuera se probaran en un vuelo. Cuando llegó el Havilland 9- 99, el Sr. Bellod ordenó a ios encargados de la escuadrilla, que eran el capitán Méndez y otro oficial, que probaran el aparato, y la primera prueba la realizaba hoy el señor E n n o v i e m b r e d e 3926 y a a p a r e c i ó u n c a d á v e r e n el m i s m o l u g a r Toledo 7, 6 tarde. N o hay nuevas noticias en este Juzgado, en el que se sigue trabajando sobre algunas pistas, especialmente por una denuncia del vecino de L a gartera I i i g i n i o Valero, el cual ha escrito al juez comunicándole que en octubre del año 1926 desapareció del pueblo inmediato de Gamonal su padre, llamado Sinforiano Valero, el que apareció al mes siguiente muerto sobre las aguas del Tajo, precisamente en, el mismo lugar en que han aparecido ahora los cadáveres. Entonces se hizo ia autopsia y sg dijo que se había suicidado, pero la familia no lo cree así, porque no aparecieron con el cadáver n i el dinero que llevaba, ni algunas escrituras de fincas. Se ha comunicado esto al juez, por si tuviera alguna relación con el suceso de ahora. Lotería 12 de mayo de 1930 Sorteo do a beneficio de Y
 // Cambio Nodo4-Sevilla