Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Formule J LES 0 UENDIEU MARAVILLOSA CREMA DE BELLEZA por casa en Madrid finca próxima río Duero, provincia Zamora, 1.700 fanegas, edific a c i o n e s 20.0 00 encinas; r e n t a 50.000 ptas. Precio, pesetas 750.000. E P Apartado 9.050. PERMUTARÍA A P R E N D A tro. por medio de) ALEI FflMO BfiFO FRANGES o EMOLES CURSOS P O R C O R R E S PONDENCIA E N ESPAÑOL, F R A N C É S E I N G L E S (Método I. C. S. Tenga usted la bondad de señalar con una C 1112 en el cupón inserto a l pie el folleto que le i n teresa, y se lo enviará gratuitamente el DE VENTA EN TODA ESPAÑA 5. A. ¿A REME DES CREMES PáRÍS FRANCE jjJLL i i 1 isfr Internacional de E tstÉiüsza Avenida del Conde de Peñalver, 17. Apartado 656, MADRID. CUPÓN es una industria de grandes beneficios, practicada con una instalación patentada P. de Gracia, grande o pequeña, perfecta, económica y dando aceites de excelente calidad y buena venta. José P de Gracia. P i y Margall, 9, M A D R I D m Precio: U N A peseta en toda España. DIESEL ECONÓMICOS Folleto de CURSOS D E ÍDIOMAS: Alemán. Francés, Inglés, etc. Folleto de CURSOS TÉCNICOS: M e c á n i c a Electricidad, Hidráulica, Vapor, A u tomovilismo, Motores. Ferrocarriles, Topografía, Dibujo, etc. Folleto de CURSOS D E C O M E R C I O Comercio, Propaganda, Contabilidad, Mecanografía, Taquigrafía, etc. Nombre Señas MOTO- BOMBAS Almirante. 15. Madrid 368 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO DE MADRIGAL 365 to se levante me rompe el alma, para que escarmiente y no lo vuelva a hacer. ¡Pues a le que las varas que gasta su señoría son amorosas! De acebo curado, muy acepilladitas y muy pintadas, que no parecen lo que son; pero que antes de romperse ellas rompen hueso. -Pues avísale y dile que es para cosa muy i m portante, y no tengas miedo de que te acaricie con 3 a vara. -Pues entra y que entre la abuela, que voy a cerrar la puerta, y esperaos aquí, que yo voy a sufrir la andanada que me va a echar el alcalde en cuanto le despierte. Entróse el corchete en un patio enorme, subió por unas anchísimas escaleras de piedra, adelantó por unos anchos corredores, llegó a una mampara que abrió con un llavín, atravesó una habitación obscura, abrió otra mampara y entró en una gran cámara en que apenas se rompía la sombra por la luz de una lámpara puesta sobre una mesa y cubierta por una pantalla. U n hombre alto y seco se paseaba por aquella cámara. ¡Señor! -dijo el alguacil con voz medrosa, porque temía ser muy mal recibido. ¿Q u é es eso? ¿Q u é hay? -dijo deteniéndose el hombre que paseaba, con acento brusco y soberbio. ¿E s t á vuestra señoría peor? -dijo con voz aduladora el alguacil. -S i Tribaldos, s í me estoy muriendo; no puedo estar en la cama; el estómago y! a cabeza... Pero yo no he llamado. P o r qué se me incomodas ¿Será menester que haga yo una de las mías? -Vuestra señoría me perdone- -dijo temblando T r i baldos- pero han venido a buscar a vuestra señoría. ¿Y quién, quién me busca? -L a moza de partido M a r i Galana. ¡Cuerpo del diablo! Agárrala, átala y llévala a ía cárcel. -Perdóneme vuestra señoría... ¡C ó m o l impacientando- Vete y no hablemos m á s te pro metí recibirte, y te he recibido; pero no te prometí tener amores contigo; la edad de los amores ha pasado ya para mí. ¡A h o r a sí que os aborrezco! -dijo la Galana tomando su manto y prendiéndosele con una mano violentamente trémula- i A h! Soy una pobre mujer, no puedo vengarme de vos, y por eso os reís de m í pero que Dios os dé tan mala suerte como cruel y mal hombre habéis sido conmigo; ¡permita Dios que un día parezcáis a las gentes m á s infame que y o! Gabriel palideció de cólera. -S i os irrita lo que os digo, mejor- -dijo la M a r i Galana- si me matáis, me hacéis un favor. ¡V e t e! -d i j o con toda su altiva dignidad Gabriel de Espinosa. L a Galana le miró con una dolorosa ansiedad. Luego se cubrió el rostro con las manos y salió llorando. ¡P o b r e mujer! -dijo conmovido Gabriel de E s pinosa- Pero esto era necesario; yo no podía ba- j a r hasta ella. -Bien- empleado te está- -dijo la tía Martina saIHendo con la Galana- dentro, de ocho días no te acordarás de él, como no te acuerdas de Corchuelos. -Te engañas, bruja de Satanás, porque voy a hacer tanto, que va a meter ruido; ¡le quiero! ¡le quiero! ¡le quiero! y ha de ser mío. -Pero ¿adonde vamos como alma que lleva el diablo, mujer? -decía la Martina siguiéndo, jadeante ya, por la calle a la Galana, que iba disparada. ¡Que se va a ir! -decía para sí misma la Galana- N o te irás, yo te lo aseguro, porque yo h a r é que no te vayas, aunque Juego tenga que lamer la tierra por ti y andar de rodillas hasta el fin del mundo, y aunque tenga que pasar más trabajos y m á s miserias que todos los miserables juntos. ¡A h señor pastelero! ¡O s amo yo con las entrañ a s abiertas, como no he querido a nadie, y vos me despreciáis! ¡Pues veremos si pedéis despreciar- me a m i! ¡Veremos si sois vos mejor que yo I Y la muchacha corría.
 // Cambio Nodo4-Sevilla