Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
para hermosear y; rejuvenecer el cutis, sin pintar, Ifl da en el acto una blancura, distinBH guida s ideal. Parecen naturales. Hermosean los ojos. 9, y en todas las perfumerías. R WI FU rústicas en toda España, compro. j. Alcalá, 94, Madrid. M Brit 0i por gasolina. Estufa, hornillos y lámparas de alumbrado, de 25 a. 750 bujías. Catálogo gratis. CASA I AORDEN. Puentes, 8. Madrid. ea usted todos los domingos regala la CASA SANTIVBRI, S. A. plaza Mayor, 24 (esquina a Siete Julio) Madrid, unas muestras de ricos postres dulces antidíabéticos, únicos garantizados y autorizados por la ley de Sanidad. Folletos gratis. A Ti eta en PEÍ Santo Rostro Para pinturas, mosaicos y dro guerías. Fábrica: Adarves Bajos, 22, JAÉN, F E R N A N D E Z ¡Y GONZÁLEZ -Pero ¿dónde estás, vieja del infierno? -dijo la Galana deteniéndose a la puerta de su casa. -Tú debes tener los diablos en el cuerpo, hija -contestó la Martina, a 5 íá, desde una legua. ¡Vamos, andad, que urge el tiempo y se me ya a escapar! ¿Y quién te se va a escapar, loca que eres, y, dejada de la mano de Dios? -dijo la vieja llegando y echando de fatiga, como suele decirse, los hígados por la boca. -Abrid presto, madre Martina, y encended luz. Abrió la vieja, subieron, se encendió la luz, y, la Galana arrojó el manto, se quitó, rompiéndolo para quitárselo pronto, su hermoso traje de raso blanco, se quitó las joyas falsas, los cintillos, y empezó a destrenzarse los luengos y maravillosos cabellos. ¡Pero, hija, tú estás loca- -dijo- la vieja- el ¡señor Gabriel de Espinosa ha debido de darte algo! ¡Volando! Los peines, el sayal de picos partíos, el pañuelo blanco y el manto azul- -dijo la Galana, que estaba fuertemente encendida, febril, con el semblante desencajado y los ojos ardientes coléricos, torvos. Algunos instantes después, Mari Galana estaba peinada y vestida con una estricta sujeción a las ordenanzas; como si dijéramos, con su traje de reglamento. -Conmigo a la calle- -dijo la Galana. V- -Pero hija, tú me vas a matar- -dijo la vieja. -Conmigo a la calle- -repitió la Galana- y no me repliques más, abuela, porque os sucede un trabajo. ¿Pero adonde vamos, hija, a estas horas; adónide vamos? -Adonde yo me sé. L a vieja salió llevada a remolque por la moza, que no paró de correr hasta que se detuvo en la ¡puerta de una gran casa situada enfrente de San Pablo. La puerta estaba cerrada. Mari Galana se asió al llamador y le sacudió con fuerza. Tardó algo en abrirse la puerta; pero al fin se abrió, y apareció un alguacil de los del género tremendo, con un par de bigotes que metían miedo. ¿Es ésta hora- -dijo con voz áspera y de po K EL P A S T E L E R O D E M A D R I G A L 1 cos amigos- -de venir a aporrear puertas y a despertar gente honrada? Ea, vayase la perdida o la agarro, y a la estantigua que la acompaña, y las meto en la cuadra hasta por la mañana, en que las meta en la cárcel. ¿Se te figura a ti que para hacer eso que tú dices basta cotí tener muchos bigotes, corchete? -dijo con desprecio la muchacha- ¿Sabes tú que a la Mari Galana no hay alguacil que le meta mano, tomo no lo mande un alcalde? ¡Ahí ¡La Mari Galana! ¡La hembra famosa! Eso es distinto- -dijo el corchete suavizando la voz- ¿Qué se ocurre, prenda de Rey? -D i a don Rodrigo que la moza de partido Mari; palana tiene que hablarle. -Ven otro día- -la- dijo en acento de buena inteligencia el alguacil- porque su señoría se l; a acostado temprano y tiene agarrado, como él dice, el perro al estómago; anda malucho y no es buena ocasión de verle. -Pues aunque se muera y aunque reviente, que se levante- -dijo la Mari Galana con imperio. -Pues río traes tú muchos fueros, princesa- -dijo ¡el alguacil- Te deben de tener muy mimada y muy mal criada, porque te se figura que un alcalde es así, como si dijéramos, un pelele, que se jtrae y se lleva como se quiere. -Cállate tú, necio, que yo bien sé lo que me digo, y porque es alcalde le busco; porque el Rey le ha dado la vara para que, aun muñéndose, haga justicia, y para eso le paga. -Vamos, a ti te ha dado alguien una paliza. ¡A mí! ¿Y quién, si no ha nacido el que me ha de poner la mano encima? Mira, lo que te digo es que, como no avises al alcalde, me pongo a dar gritos y a escandalizar hasta que el alcalde me oiga, y veremos a quién le pesa. ¡Pues buen rescoldo traigo yo en el cuerpo para entretenerme en, conyersaciones de puerta de bodegón con un don Nadie! -Vamos a ver si hablamos como Dios manda; y por último sepamos para qué se ha de incomodar a su señoría; porque te advierto, muchacha, que si es para una simpleza, te mete a ti en la cárcel, y a raí, por haberle incomodado, en cuan:
 // Cambio Nodo4-Sevilla