Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
COIMERA. BIBLIOTECA D E LA UNIVERSIDAD Y TÚMULO D E IX ALFONSO ESKIQUEZ, PRIMER R E Y D E PORTUGAL, E N LA IGLESIA DE SANTA CRUZ LA VIA LATINA, D E LA UNIVERSIDAD tro, amigo personal del marqués de Quintanar, lia tenido la atención de venir a buscarnos, y en su noble compañía emprendemos la visita a ¡a ciud- id. Engento de Castro resume en su talento el caudal lírico del vate, para quien la Naturaleza no tiene secretos, y la elegancia de estilo con que trabajaban los orfebres del Renacimiento. Es conjuntamente espontáneo y pulcro. Su musa no. es la lugareña que inspira al pastor, sino la gran dama que reúne la plenitud de la belleza y la gracia de las maneras. Ciertos poetas, y Eugenio de Castro es uno de ellos, no aparecen sino en la madurez de la civilización, cuando los grandes sentimientos que en la Humanidad primitiva se revelaban tumultuosamente han encontrado sus normas y pulimentos en la cultura. Estos poetas extraordinarios tienen la misma aptitud para expresar lo colectivo que lo personal, lo popular y lo intimo. Guiados por él, vamos callejeando por ¡a ciudad. L a gente que se cruza con nosotros se desribre ante su. gran poeta y nos mira con benévola atención. L o que da un carácter singular a estas calles de Coimbra es la presencia de los estudiantes. Sus airosos manteos y los distintivos de colores que los animan, publicando la especialidad de sus aficiones culturales, rompen la monotonía del indumento corriente, coman a todas las urbes. E n la Universidad nos recibe el rector, que es un señor que, sin haber cumplido aún los cuarenta años, goza de gran autoridad en la población estudiantil. Es sabio y modesto, discreto y deferente. L a Universidad es como la Acrópolis de Coimbra. Desde sus balcones se domina todo, y aquella posición del severo v elegante edificio adquiere un sentido tutelar, como si el prestigio de la Universidad alumbrase con sus gloriosos destellos a todo lo que la ro-