Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Primores del mundo físico. Sobre telepatía, visiones y otros prodigios E s posible que alguno de vosotros se pregunte si la existencia de las radiaciones humanas es real o puramente imaginativa, como otros entes de razón alumbrados por la malicia o la utilidad en las secretas manipulaciones del ocultismo. I a pregunta sería muy razonable cuando l a hicierais; nadie puede negar la prudencia de quien desea conocer si realmente existe tal causa como determinante de ciertos efectos. Imaginaos que yo niego la gravitación; explico los fenómenos de la mecánica celeste, no por atracción de los cuerpos entre sí, combinada con la fuerza centrífuga, sino en virtud de una mutua repulsión de las masas. P e r o antes de atribuir a la repulsión ese admirable movimiento de ios astros ocurre preguntar si existe dicha repulsión y cómo se prueba. L a pregunta es aquí tan pertinente como 3o seria en nuestro caso de las ondas humanas. L a verdad de estas radiaciones nos l a muestran varios experimentos y fotografías de excelente valor probatorio. E n un artículo anterior habéis visto sendas reproducciones de las manos de la señora Isaeff; en éste podéis examinar una muy notable de la mano derecha del doctor Bertholet Estas ondas poseen una virtud particularísima: l a de momificar parte de los seres organizados, y aun organismos completos, vegetales y animales; podéis comprobar esto mirando otras dos de las reproducciones fotográficas adjuntas. Pero el hombre puede llegar a dirigir la radiación electromagnética de sus manos de tal modo, que, regulando la distancia a que las pone de un objeto, modifica voluntariamente la intensidad de las ondas; y cuando ese objeto es una antena que transmite su ni vibración a un aparato provisto de una membrana sonora, la radiación de las manos p r o duce sonidos musicales de una armonía sorprendente. T a l maravilla la ha conseguido el profesor ruso León Teremín, el cual presentó su radioquirófono (aparato que suena por la radiación de las manos) en la E x p o sición de F r a n c f o r t de 1927, en donde dio un concierto sin más orquesta que sus manos, el radioquirófono y u n altavoz. Poco después, el alemán Jórs Máger inventaba él esferófono, productor de música electromagnética. E l péndulo radiocinético que sé mueve por radiaciones otra prueba concluyente de la existencia de las ondas humanas, es un péndulo ordinario, compuesto de un hilo de seda a cuyo extremo inferior lleva una bolita metálica y que se suspende de una varilla de celuloide sujeta a un bastidor de madera: Colocado el péndulo sobre la cabeza de una persona, a una distancia variable entre cinco y diez centímetros, empieza a desviarse con movimiento circular o elíptico, según que el individuo sometido al experimento ofrezca tales o cuales condiciones biológicas. EL SR. TERKMIN DANDO UN CONCIERTO MANOS ANTE E L RADIOQUIRÓFONO, Q U E F U N C I O N A C O N L A S R A D I A C I O N E S D E SUS FLORES que l a aguja del magnetómetro se moviera en un sentido determinado; he bajado las manos y puesto únicamente los ojos frente a la aguja; así he conseguido moverla en el Muchas burlas ha originado este péndulo, sentido propuesto, Forthuny nos habla, en que, en un principio, era sostenido con las la Reznie Mctapsychique, de una especie de propias manos por los investigadores; pero electrómetro, con que se puede medir la no debemos olvidar que muchos sabios sueenergía de- la mirada humana. Asimismo, la len ser, no ya incrédulos o burlones, sino radiación de algunas personas influye en el expresivos de un hondo desdén ante ciertas electroscopio de tal manera, que debe pencosas cuyo descubrimiento no se pueden sarse en la producción de un campo magellos a t r i b u i r actitud inicial de los hombres nético a quienes es costosísimo desprenderse de A lo cual añade el doctor Imoda en. los la carga de vanidad que los pega a la tieAúnales des sciences psychiques: H e pror r a con la tenacidad de una lapa a la roca. vocado experimentalmente un fenómeno que E n cuanto a la radiación ocular (mirada parece demostrar que de ciertas personas fluyen radiaciones semejantes a las del radio y ntagnética) dice Jounet; H e procurado a los rayos catódicos de u n tubo de Croóle es. E l fenómeno consiste en la d e s c a r g a instantánea de un electroscopio, sin contacto algiino L o s aparatos con que se estudian las ondas e m i t i d a s por nuestro organismo se describen en la obra, de Bonnayme, La forcé psychique, estudio sobre la acción mecánica de dichas radiaciones, en el cual se dan noticias completas del dinamómetro, del bioscopio de Coílongües, de los aparatos de Lafontaine y de Boirac, del magnetómetro de Fortín, del galvanómetro de P u y f o n t a i n e del estetómetro de Joire y de otros a p a r a t o s de Thore, de Crookes y de T r e m e l i n (M o n tarídon: Les radiations hmnaines. Taless son los hechos que nos convencen de la existencia de ondas emitidas por el cuerpo vivo y de la semejanza de ellas con otras ondas muy conocidas; fundamento que E S T E R I L I Z A D A S POR L A IMPOSICIÓN r E MANTOS D E L O S S R E S B R U N E T nos permite a t r i b u i r a las radiaciones h u LAS F L O R E S CONSERVAN SUS COLORES N A T U R A L E S
 // Cambio Nodo4-Sevilla