Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DRUGS- SODA ta de lo que había- -u n romanticismo efectivo. Allí el arrojo, la audacia, l a g e n e r o s i dad, el gallardo amor al peligro, el ániirio despierto y a g i l í s i m o p a r a s o r t e a r dificultades... L a caballerosa g a llardía, la v i t a l i d a d aventurera... E n el romanticismo de acción, en el mosqueterü- -no en el doliente- eran esas m i s mas cualidades las que componían su esencia y las que arrebataron las almas. Pero algo había c a m b i a d o el empaque, l o c e r e m o n i o s o l a aparatosidad... Y a no había capa, ni campada, ni p e n a c h o n i bigotes. E l romanticismo se afeitaba con Gillette, jugaba a l a pelota en mangas de c a m i s a y daba- -jovia l m e n t e- -volteretas... N o podremos decir precisamente que sean ejemplares estos hombres que brincan y hacen el ganso con tan d e s p r e o c u p a d a sans facón- falta, que d e cimos, de m a n e r a s- acaso e s t a s b u e n a s gentes no tengan ya, e n efecto, c o m p o s t u r a de haberla perdido N U E V A Y O R K H A R R Y M O R T O N M I E M I R O D E L A COIV 5 PANJA C O U N T E S S MARJTZA, PACA U N A A P U E S T A E L E C tanto y con tanta exaTORAL C R U Z A N D O SOBRE LAS MANOS E L B R O A P W A Y Y L A C A L L E 4 4 MIENTRAS D E T I E N E LA C I R C U L A C I Ó N geración. Pero ciertas composturas de algu (FOTO V I D A L) nos quisicosos de la vida que andan descompuestos hoy por hoy V i m o s hace algunos años una película la manera dmiglasiana de enamorar ya se tal vez dependan de eso: de compaginar las de Douglas, El último mosquetero. L a pesabe que es gimnástica; pero lo curioso cualidades positivas de un ideal caballeroso lícula era del día, de americana y a la ameera el título, El último mosquetero. Nada de otros tiempos con una alegre, y sana, y ricana: el galán estaba enamorado de una ocurría en la película que justificase la aluexpansiva vitalidad de cabriola. joven- na joven rubia y d e l i c a d a- h a sión al mosquetero; allí no había siquiera bía estado queriendo hallarse con la chica tono de capa y espada pero había, en a solas, frente a frente, y se lo habían cambio- -sí; el título hacía caer en l a cuenMANUEL A B R I L impedido una porción de peripecias c o n trarias. A l fin llega el momento, en l a cumbre de una montaña. E l galán, sin embargo, como siempre le acontece a los enamorados, se encuentra, en el momento decisivo, aquejado de timidez. D i s i m u l a su t u r bación primeramente (y ya es curioso que el modo de disimular -y de presumir- -de aquel galán consista, como consiste, en t i r a r piedras) pero, de repente, reacciona y ¿qué hace? D a r media voltereta y quedarse apoyado en las manos; -cabeza abajo, pies a r r i b a- -e n el borde mismo del talud que baja al precipicio. L a damita, al ver aquello, tiembla por é l pero él, de u n ágil brinco, se pone otra vez de pie y saluda a la joven, riendo. L a muchacha, repuesta de? susto, se encuentra conquistada- -no cabe l a menor d u d a- -p o r el arranque del joven. U n a vez que todo h a sido juego, siente satisfacción de verle sano y salvo y ver que, además, es guapo, u n hombre tan v a liente, tan ágil y ademas- -aquí está l o i m portante- -tan chiquillo. H a c e r u n volatín para conquistar a la novia implica tm concepto del amor opuesto en absoluto a l amor de los ojos en blanco. Está, en cambio, más cerca del amor que acaba andando a gatas por el suelo para que se monten a caballo los chiquillos sobre los lomos de papá. N o había en todo aquello nada nuevo: SALTIMBANQUIS AFICIONADOS. D E LOS ANGELES, EXSAYANTK) UNO D E SUS EJERCICIOS ESPECTACULARES PARA LA PRIMERA FIESTA ANUAL DE CIRCO OñtECIDA POR LAS C E LEBRIDADES D E LA PANTALLA E N BEVERILS H 1 L L S CALIFORNIA. (FOTO MARÍN)
 // Cambio Nodo4-Sevilla