Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ZARAGOZA NÁUTICA A ciudad del Pilar, la de los Sitios, la del Justicia, la Zaragoza inmortal... todos esos títulos van a quedar pronto eclipsados por el de Zaragoza Náutica. Porque, señor, Zaragoza y nosotros, los baturros, somos ansí: un poco tardos en la decisión; pero, una vez decididos... Y Zaragoza háse acordado, de pronto, de que tenia un río; y no un río cualquiera, sino un rio padre el Ebro; al que hasta ahora limitábase a echarle canticas jotas dicen los profanos- como los rondadores a las mozas, pero sin llegar a declaración, y, menos, a boda. Mas, al fin, Zaragoza y el Ebro se han desposado, y la ciudad hace al río un magnífico regalo de ornamentación- -rico pavimento, barandillas artísticas, quizá un nuevo puente frente al Pilar, que tanta falta hace- y el río ofrece a la ciudad hacerse digno de su grandeza, aumentando sus aguas con un préstamo del pantano de Reinosa. Y de esa coyunda va a nacer la Zaragoza Náutica, ya en. gestación. ¡Ni que decir tiene que madrina de esa boda ha sido la Virgen del Pilar! En calidad, por supuesto, de vecina del Ebro. L GRUPO D E PIRAGÜISTAS. A i FONDO, EL- TEMPLO D E L PILAR. bía contagiado su locura. ¡Y luego se lan- nes una playa espléndida, márgenes amplias, Sin metáforas: que hace pocos años cons- zaban de cabeza al río... ¡Y después se ten- aguas profundas, que surcan las galeras- pitruyóse una Sociedad naturista, con un ca- dían al sol... í ¡Locos de remate! raguas de los devotos de Helios! Con ellas, pital formidable- ¡quién es capaz de evaluarPero, como un loco hace ciento, cada diez los argonautas baturros han recorrido el lo! integrado por acciones... de aire, agua de aquéllos hicieron mil (o mienten las ma- Ebro en casi toda su extensión navegable; y sol; y con el antieconómico propósito de temáticas) y como los locos llegarían muy y, ¡oh, audacia! se proponen en lo futuro vivir, no de los intereses, como una indus- bien al centenar, cátate que hoy se zambu- conquistar todos los ríos accesibles a su emtria cualquiera, sino del capitaL Sólo del lle en el río media población de Zaragoza. presa, como el Duero, el Guadalquivir, el capital segura de que no ha de acabarse Se zambulle... y nada. Es decir, mucho; por- Tajo, hasta plantar los Señales de Aragón nunca. Y como las acciones de sol prepon- que nadando se desarrolla. Y el desarrollo de (la bandera del Reino) en Oporto, Sevilla derasen- -aunque allá les andaban las del población es hoy aspiración universal. Y y Lisboa... ¿Cómo? Con las armas que hoy aire- la Sociedad, en la que había un joven para tanta población fué preciso ampliar, proporciona Alemania: el bote plegable, que platónico- -es decir, conocedor del idioma de después de fundado, naturalmente, el Cen- -a ta manera del baturro, que unas veces Ratón- recibió el brillante nombre de He- tro naturista (Club le pusieron malamente montaba en su burro y otras el burro en lios. Y ellos, los chicos de la Sociedad, fueron aquellos baturros britanizados) que, con su él- -permite, movida la nao a pala doble, nallamados- ¿ustedes creerán que heliófilos gimnasio, su frontón, su chalet náutico, sus vegar a su bordo o plegarla y echársela al helionistas helioastas o, sencillamente, pistas de tennis, su pabellón- vestuario para hombro- ¡pesa 20 kilos! -cuando hay que solistas- -de sol- -que es su verdadero nom- ambos sexos (separados, i claro! para que hacer un desplazamiento. ¡Como se ve, es bre? pees fueron llamados Los locos de no pierdan el seso) y hasta su biblioteca, un bote anfibio t lá arboleda De la arboleda por haberse para probar lo de la mente sana... y no se ¡Con él, y ios fuertes brazos de nuestros instalado en la de Macanaz- -algo así como siga creyendo que están locos. baturros, brava hazaña va a ser la que prolaV Bombilla zaragozana- y locos porY vamos al río- -como decíase en aquel que se les veía correr, en traje semí adámico, nuestro archiverboso Parlamento- -aunque clame, por tierras de las Españas, las excepor aquel vasto soto, atravesado, eir toda sin- propósito de echarnos al agua. ¡Que lencias de la Zaragoza Náutica. 1 su longitud, por la calle del Doctor García- bien sabe Dios que no sabemos nadar y guarArista (beso a ustedes las manos) más dar la ropa! DOCTOR GARCÍA- ARISTA Y RIVERA loco es decir, más naturista que ellos, y ¡Ebro famoso, hoy émulo del Ródano, de quien sospechaban las gentes que les ha- del Rhin, del Danubio, que, como ellos, tie (Fotos Palacio. r f -r... MOMENTO INICIAL D E UNAS REGATAS UN BOTE PLEGABLE Y UNA PIRAGUA RÍGIDA
 // Cambio Nodo4-Sevilla