Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
m inEiit ¡n i ji irir: j: i ¡ii ii! f ni L e a u s t e d Icss díoaniís os ulucjrrrjjufirj urjii r IÍ: I: II ¡i nurri n H nij tT: ÍIH: HIIÍII: ÍI: i! ini i: i! i- ii: n ii! n; i: (iiiTiitímii! r iuiiin Aetsáalidadess Crónica gráfica de España y extranjero H i s t o r i e t a s cuentos infantiles tradas. hogar íj El Teatro, el Cine j y los Toros? Crónicas de la semana. Artículos varios ¡Gente denuda: Deportes; A m p l i a s informaciones ilusCasa: M o d a s labores. E l arte en el poesías, I La ji Mu P y Literatura: U n a novela corta en cada número o el semanal de una grande. C u e n t o s crónicas, fj pliego informaciones dencias Gran infundo: V i d a social. R e s i j aristocráticas Planas en color. IIIH e j e m p l a r e n S o d a Empana. f i i i ¡ii i MI 11 I ¡II i ti mi n i i i ii in i ni i i mi i mi ni i mi i mu i muí i ii mu muí i ni ii i mi i 11 nmiH B 7 d FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO D E MADRIGAL 371 y yo que me estoy muriendo... mi estómago- mi cabeza... y m i corazón: ¡Mi h i j a! ¡Y ese maldito monseñor 1 ¡Vamos, si Dios en su infinita misericordia no lo remedia, yo voy a volverme loco! E l alcalde dejó de murmurar porque sintió paisos, y calló. Poco después entró un paje con dos candelabros, en cada uno de los cuales había tres velas encendidas; los puso sobre una mesa y salió. Inmediatamente se sintieron unas rápidas pisadas, ¡fuertes, como las que produce al andar con energía toda buena moza, y la M a r i Galana se lanzó en la cámara y llegó con desenfado infinito al bortíe de l a mesa, al otro lado de la cual estaba sen ¡tado en su sillón el alcalde. L a s luces de las seis bujías iluminaban de lleno el descompuesto semblante de M a r i Galana. A l verla el alcalde se puso pálido como un difunto, se levantó rígido y miró Ide una manera terrible por el espanto que se veía ten su mirada a la joven. ¿Habéis visto al diablo, don Rodrigo- -dijo PVTari Galana. A l oír l a voz de la joven pasó un temblor ripíelo por el cuerpo del alcalde. ¡Sois moza de partido! -exclamó con la voz ¡ronca, terrible, espantosa. -S í y a lo veis; y no es ningún delito por el ique se prenda ni por el que nadie tenga que asustarse. ¿Cómo os llamáis F -Mari Galana. ¿D dónde L Í S? -D e l mundo. ¿No sabéis cuál es vuestra tierra? -Sí, l a que piso. ¿Tenéis padres? -A l a fuerza; porque a mí no me habrán sembrado. -Pero ¿quiénes son? -N i me lo han dicho ni me hace falta saberlo. E l alcalde se dejó caer desplomado, cadavérico, Sobre el sillón. -M e habían dicho que estabais enfermo; pero po creía, yo. que lo estuvieseis tanto. ¡Qué hemos de hacerle! Ello es preciso, y antes que todo es la justicia. ¿D e qué se trata? ¿A qué venís? -dijo haciendo un esfuerzo y con voz desmayada el alcalde, -A dar parte de un hurto. -Decid. -De un hurto de muy ricas alhajas. ¿Quién las ha hurtado? Estremecióse M a r i Galana. Arrepintióse de lo que hacía; pero ya era tarde; ya no podía retroceder. -U n hombre a quien yo conozco- -dijo con la voz mal segura- Esta noche he visto en su cuarto unas ricas alhajas que él no puede tener, porque es hombre de bajo oficio y de poca fortuna, y sospechando que las alhajas fuesen robadas y que a mí se me sacase culpa por el trato con ese hombre, he venido a daros parte. -Y o no os conozco; yo no os he visto nunca en mi casa. ¿Cómo sabíais que yo vivía aquí? -N o hay moza de partido que no sepa dónde vive el alcalde don Rodrigo de Santillana, por la cuenta que le tiene y para no alborotar de noche cuando se pase por la puerta de su casa. ¿Sois amiga de ese hombre? -dijo de una manera singular don Rodrigo, que no dejaba de mirar de hito en hito a M a r i Galana. -No, señor. -Y entonces, ¿por qué fuisteis a su casa? -P o r q u e estoy enamorada de él. -Y si estáis enamorada, ¿cómo le delatáis? -Porque si yo conociera a m i madre, y la creyera ladrona, la delataría. ¿Y quién es ese hombre? -Gabriel de Espinosa, pastelero de Madrigal. ¡A h 1- -exclamó el alcalde de una manera terrible- ¡Ese hombre misterioso... Y sus últimas palabras fueron tan roncas, que M a r i Galana no las entendió. -i Hola! -gritó el alcalde levantándose. Apareció un paje. -M i espada, mi vara y mi birrete. Una capa de Seda; pronto. Y siguió murmurando y dando vueltas maquiiialmente por la cámara. 1 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla