Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 11 D E M A R Z O D E 1 930, NUMERO 10 CTS. CERCANA A TETUAN, SEVILLA SUELTO DIARIO ILUSTRADO. A Ñ O VIGES 1 MOSEXTO N. 8.488 REDACCIÓN: PRADO DE SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES Y ANUNCIOS: MUÑOZ OLIVE, Parece caso escogido por la suerte el de conceder lugar modesto a quien desempeñó los m á s destacados. E l conocedor de los trances ocurridos en la vida pública espaEl Municipio madrileño ñola no necesita explicaciones de ningún g é Vuelve lo pasado y se repiten hechos que nero. L a realidad nutre cuantos pareceres El Pillo y yo salvamos a la nos conmovieron cuando teníamos juventud, le conviene saber, pero en verdad, lo mismo Virgen del Carmen ilusiones, esperanzas y fe, puesta en los e! conde de Romanones que las figuras prinhombres capaces, por reconocida superiori- cipales de la política, al retornar ahora a las Cansado de aspirar las frescas suavidadad, de dirigir y representar a quienes for- actividades que interrumpió la Dictadura, maban la masa consciente del pueblo. P o r modificaron de manera profunda su orien- des del Buen Retiro, una m a ñ a n a abrileña, eso conviene escudriñar lo pretérito; se ob- tación. L a huella de los seis años pasados se me ocurrió una idea, feliz para matar í tienen por tal medio enseñanzas eficaces y ha de advertirse con señales inequívocas. fastidio: pensé que el gran pintor D M a útiles advertencias, aunque, mirándolo bien, No se trata de mudanza de personas, sino nuel Domínguez era hombre mañanero, y a veces nos fascinan errores y, atraídos por de algo más trascendental y efectivo. E l que seguramente a aquellas horas estaria trael imán de condescendencias y debilidades, mundo progresa en realidad, y no puede bajando en su estudio de la. calle de Ayala, procedemos torcidamente, aun teniendo pro- satisfacerse mediante apariencias: requiere casa número 14, si no ando trascordado de pósito firme de acertar. Ahora soplan vien- mutaciones efectivas, de significación, ve- memoria. Salí del Retiro a buen paso; tomé el trantos renovadores y debemos pedir que lo sean, rificadas con los hechos, no conformándose vía del barrio, me apeé en la esquina de no con referencia a los. hombres, sino m i- con palabras. rando fijamente a las ideas. No pidamos ruidos estériles, perturbacio- Ayala, y, pian, piano, condición italiana con que si I B sano e loniano, di en breves insA l hablar de nuevos concejales, se cita al nes intranquilizadoras, procedimientos en- tantes con el hotelito construido por el traconde de Romanones. Bien mirado sea si, al marañados; renovemos realmente nuestra po- bajo y la privación del sublime autor de La entrar en el Consistorio municipal de M a- lítica, pensando en el bien general y procla- muerte de Séneca. drid, abandona en l a puerta del Ayunta- mando con hechos cómo al enmudecer lo haE l casamiento del titán y l a virgen había miento disposiciones enfadosas o, si mejor cíamos para escuchar mejor las lecciones Jase. quiere, nocivas. D i j érase que el conde das por la Dictadura. Pongamos nuestra erigido una pover v i l l a mero pretexto para empieza nuevamente su carrera, en la cual confianza en capacidades nuevas, auténtica- emplazar el estudio. E l portal estaba abierto; en las paredes del invirtió cuarenta años, apercibiéndose en mente flamantes, dispuestas a emprender caeste momento para emplear la experiencia minos no trillados, aguardando que la gene- atrio se admiraban, y se admiran, diosas y recogida en rectificaciones y cambios que se- ración de refresco, la requerida con ansia, ninfas semidesnudas, y damas vestidas con rán ejemplares por venir de quien pro- esté absolutamente libré de prejuicios, echan- damascos y encajes, sentadas sobre nubes. do a un lado cuanto signifique o pueda Dos gomecillos, dos niños de factura impeceden. E n efecto, l a vida pública de D Alvaro interpretarse como resurrección de lo des- cable, juegan, en primer término, con pitas discolores y lindos vasos etruscos. Figueroa y Torres empezó siendo concejal, aparecido. Subí los cinco peldaños que conducen al España vivió antes alejada de ideales y en el a ñ o 189- 1. P o r cierto que entonces se disputó entre dos proceres liberales el deca- de entusiasmos, y, sin embargo, los nece- vestíbulo, y como me sabía de coro los trunato del Colegio de Abogados de Madrid. sita; un ejemplo lo probará. Hace años, cos de la casa, empujé la cancela oscilante, U n o era D Germán Gamazo; el otro, don ayer como quien dice, las relaciones entre que oculta la escalera, y acometí con brío Joaquín López Puigcerver. A l lado del pri- América y España no constituían nada fun- ios treinta escalones que conducen al estudio. Manuel Domínguez, cuando entré, dormimero estaban Canalejas, Silvcla, Azcárate, damental, y hoy, afortunadamente, repreVillaverde, y junto ál segundo, Morct, A g u i- sentan algo importantísimo y característico. taba tumbado sobre una manta valenciana, lera y Ferraras. L a victoria í u é de Gama- Con ello demostramos cuál es la misión que entre verde, azul y roja, llena de madroños zo, si no flaquea mi memoria; pero véase nos corresponde: mirando a Europa estuvi- y caireles vario- pmtos; la cual cubría, de cómo siempre hubo propensión en los ele- mos todo el siglo x i x la manera de ser de largo a largo, negro, vetusto arcón de nomentos liberales a vivir inclinados a la dis- Francia, la admiración por Inglaterra, el gal tallado, siguiendo torpemente el dibujo cordia, cosa que explicaría muchas de las sometimiento, en cierto orden, a Alemania, las tracerías hoscas y adustas del siglo x v i llenaban por completo nuestra actividad. A os pies del arcón, haciendo rosca, con ¡a acaecidas en antiguas épocas. Fuimos pueblo resignado con nuestro admi- cabeza entre las manos, dormía a sus anchas F u é concejal- -y continúo con mis recuertido decaimiento; pasamos de la grandeza el Pillo, perro familiar, sin casta ni raza, el dos- -el conde de Romanones cuando ocupaantigua a la sumisión moderna absoluta. cual, por tener lanas abundantes, no carecía ba la Alcaldía presidencial D Alberto Boscli Pero surgió la guerra del 1914, llamada de sentido, ya que, según el refrán, Todo y Fustegueras, político conservador en quien grande no sabemos por qué, pues le corres- -perro lanudo es muy sesudo concurrieron varias v brillantes condiciones. pondería otro calificativo más apropiado: Entre él y D Alvaro Figueroa se produjo Domínguez me confesó alguna vez que en desastrosa, terrible, sangrienta, y al termiun incidente personal, resuelto mediante un el cuerpo del Pillo anidaba el alma de C o nar notamos la desaparición de elementos, lance, por fortuna sin consecuencias, pero rreggio; pero yo le hice saber que era enecíe fuerzas que creíamos invencibles y suque do carácter inmerecido al conde, pues i migo de la transmigración de almas caninas, premas. Tomamos entonces como resurgisiendo siempre afable, efusivo, contemporiy quedó meditabundo y triste. miento propio lo que fué, en suma, posezador. a veces ingenuo, ganó fama, aún viva, A l abrir la mampara, Domínguez probó a sión efectiva de nuestro verdadero papel, de político recio e impetuoso. Teniendo gran aplicándonos a cuanto nos conviene, ensal- incorporarse; pero, al reconocerme, dejóse posición social, con perspicacia, ingenio, taza y satisface. Hablando del momento ac- caer, en decúbito supino, sobre la manta lento, soltura, pronto ocupó lugar princit u a l modifiquemos nuestra manera de ser, multicolor, exclamando con displicencia: palísimo y fué alcalde inmediatamente desnuestra idiosincrasia, según expresión muy- -M e alegro de verte; estoy sin fuerzas; pués de ser concejal. Formaron entre los manoseada en el siglo pasado, y pongamos me caigo de aburrimiento. ediles de aquellos tiempos los republicanos ia esperanza en gentes nuevas, que seguraY sus vivos ojos azules, de reflejos acuodoctor Esqucrdo, Zuazo, Constantino Rodrímente iniciarán nuevos rumbos a nuestros sos, que herían como espadas, relampagueaguez. Ramón Chíes. -Ginard de la Rosa y procedimientos políticos. Eso significará ron sobre mí un instante. P o r fortuna, enlos monárquicos Gálvez Holguín, Luis Fecambio provechoso para el país, sin cuidar tornó los párpados para bostezar; fué el lipe Aguilera, Concha Alcalde, y citó solamucho lo que- se refiere a las personas dig- bostezo amplio y sosegado, desmesuradamenmente nombres borrados ya por la muerte. nísimas cuyos nombres se barajan corno las te abierto de labios, y tan desencajado d P o r segunda vez fué Romanones a dirigir tendencias de que son símbolo. -No se tra- mandíbulas, que, a querer, me hubiera side k Casa de la V i l l a v después, velozmente, ta de rótulos, sino de substancia, y ha de fácil registrar el estómago del ilustre pintor entró en los ministerios, desempeñó varios, prevalecer, como es debido, la impuesta por- -Conque aburrido, e h? Pues yo q u e r i i tuvo su presidencia en diferentes ocasiones el tiempo presente. y, en suma, conoce al dedillo cuanto preinvitarte a una macarronaii en los Italiano pondera, significa y vale la actuación poo a unos callos a la madrileña en cú la Conlítica. cha, 1 Qué prefieres c j, F R A N C O S R O D R Í G U E Z NUEVOS RUMBOS BROCHAZOS TEMPLE AL
 // Cambio Nodo4-Sevilla