Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S n DE M A R Z O DE 193 c. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 3 INFORMACIONES Y NOTICIAS Real Betís. Balompié, tres tantos; D e p o r t i v o de la Coruña, u n o R a c i n g de Santander, dos tantos; Real M a d r i d cero. E l Real U n i ó n y el. Athlétic de B i l b a o empatan a u n tanto. O t r o s partidos Rea! Betis Balompié, tres tantos; D e portivo de la Coruña, uno Un partido sin emoción. -El partido de campeonato de L i g a jugado el. domingo en el campo del Real Patronato, suponía para el Betis, caso de perderlo, la caída fatal en profunda de la tercera división. Los jugadores del equipo blanquiverde, dándose cuenta de la gran responsabilidad que sobre ellos pesaba, salieron al terreno dispuestos a asegurar la victoria desde los comienzos del encuentro, y así lo consiguieron, porque en estas luchas, como en todas, la voluntad de vencer es factor casi siempre decisivo. A los diez minutos de comenzado el juego, pesaba ya sobre ios coruñeses el tanteo de dos a cero, que en las proximidades del final del primer tiempo se elevó a tres. L a táctica fué sabia, porque el equipo de casa, a raíz del esfuerzo, fué descendiendo de juego paulatinamente para hacer una segunda mitad mala, en la que los coruñeses se apuntaron un goal y aún pudieron apuntarse dos, que hubiesen invertido los temimos de la victoria, si los héticos no la hubieran asegurado con tan elevado desnivel. De estos antecedentes se desprende que el partido no tuvo emoción, puesto que desde el principio no pudo haber el menor atisbo de que los nuestros pudieran ser derrotados, n i aún en los momentos de la segunda parte, en los que la delantera del equipo coruñés respondió con ataques resueltos a la desgana con oue se movían en el campo los jugadores que integran la hueste de Kinké. N o obstante, a lo largo de la contienda, hubo momentos en que el juego fué vistoso y entretenido, destacando dos enormes tiros seguidos De la H o z y Enrique, que Isidro paró magistralmente. L a síntesis del partido es: un primer tiempo en que el Balompié jugó excelentemente, salvando ciertos lunares, que oportunamente señalaremos, y un segundo en que el Betis se mostró agotado físicamente. E n ambos, el enemigo actuó mal en sus líneas media y de retaguardia, y medianamente en la de vanguardia, a- sar de formar en ella un H i l a r i o que merece especial mención. El valor de las individualidades. -He aquí un caso demostrativo de que, la individualidad, con serlo todo, para integrar la suma, en cantidades homogéneas, es poco menos que nada cuando se pretende adicionarla a valores heterogéneos. H i l a r i o el valor de más alto- -ponente que se movió en el campo el pasado domingo, confirmó con su actuación su fama de jugador excepcional. E n el pase, en el dribbling, en cuantos medios se conocen para burlar al contrario y crear la situación de peligro, se mostró más que suficiente, y a pesar de ello, su equipo hizo un mediano papel. Porque la jugada, clara y sabiamente concebida por el equipier genial, se malograba apenas salía el balón de sus pies. H i l a r i o nos regaló con la exhibición de su juego preciso y precioso, pero... sólo el extremo derecha, hubiese sido capaz de remediar las jugadas del gran interior izquierda, ¡y estaba tan lejos! Viene esto a querer demostrar que no es con un par de individualidades de alta categoría como se hacen equipos, sino buscando un conjunto discreto y homogéneo, que actúe por suma y continuidad de esfuerzos. Y ya que hablamos de individualidades, señalaremos virtudes y defectos de cada uno de los actuantes. De los forasteros, el guardameta, Isidro, tuvo una buena actuación, pese a los tres tantos que le hicieron, pues hay que tener tm H e r r e r a marcando el segundo tanto de un soberbio cabezazo. los pies, como de costumbre. Fué el mejor de todos, habiéndonos convencido su juego el domingo, y aún más nos ha de convencer cuando suprima esa vuelta que da a l rededor del balón cada vez que lo toma para avanzar. Enrique, siempre descolocado; Soler, apático, y De la H o z equivocando la jugada toda la tarde. Mientras no pueda cubrir ese puesto el t i tular, preferimos a Manolín con todos sus defectos. Con él, por lo menos, uno de los balones que inverosímilmente fué fuera, hubiese traspasado el marco y los centros los hubiese dado lo mismo. Los goales. -Invirtiendo el orden acostumbrado, hemos dejado hoy para último lugar la forma en que se produjeron los tantos. Y a hemos dicho que el Betis marcó los tres durante el primer tiempo. E l primero, provino de un pase de Herrera al extremo izquierda, que éste centró, rematando Soler, que se había corrido bien y a tiempo. E l segundo fué un balón que Jesusín bombeó a la puerta, tocándolo con la cabeza j- stamente Herrera para hacerle traspasar el marco. Isidro, tapado por un defensa, v i o la pelota cuando se había estrellado contra la red. Y el tercero fué un centro de De Lahoz, con mucho efecto, que entró solo también, por estar tapado el guardameta coruñés. E l Deportivo consiguió su único goal de penalty, que hizo Jesusín al detener con las manos un balón que iba adentro, estando ya batido Pedrosa. Consignemos, por último, que Hernández Intentando cortar u n avance bético. J 21 a r b i t r o j u g a n d o a l z u r r o que te v i en cuenta que la defensa jugó malísimamente, sobre todo en la primera mitad del encuentro. E n el segundo y tercer goal, Isidro fué tapado por los backs, y así no pudo hacer nada por detener el pelotón ambas veces. De la linea media, jugó fariñas, y a ratos el centro medio, más en el corte que en el servicio de balones. De la delantera, ya hemos señalado los dos mejores. Los demás, poco menos que medianos, y pecando de lentitud. Del Betis, Pedrosa se mostró inseguro en extremo, y menos mal que le chutaron en contadas veces. S i la delantera del Deportivo de la Coruña hubiese empujado en forma, el fracaso del guardameta bético hubiese sido ruidoso. Tondo, estando bien, se mostró fallón a ratos. Jesusín, casi siempre descolocado. E s preciso que se repriman las violencias de este jugador en las proximidades del área, defecto que puede costar más de tin partido a su club. jLa línea media justificó su nombre, pues hasta el mismo Kegueiro, que fué el mejor, no hizo tan buen partido como los pasados. De Ja delantera, los interiores no bajaron, como debieran, a tapar el defecto de sus Oselito. ¡A m í que no m e dig E n Í. T medios alas. Salvo esto, Altuna estuvo bien, s e g u n d o t i e m p o c a s i to l o s q u e s a l i e r o n y Herrera no se entretuvo con el balón en e r a n m á s c a r a v e s t í a de f u r b o l i s t a
 // Cambio Nodo4-Sevilla