Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BARCELONA. DESCUBRIMIENTO, E N LOS JARDINES UN HOMENAJE D E L DOCTOR FT Y M O I I S T D E L MANICOMIO DE SAN ANDRES, (FOTO TORRENTS) D E L BUSTO se, quedando el barco sin gobierno. ¡Y e n Y sin embargo, la situación era r. n poco qué instantes! ¡Iniciada ya la curva... Co- J crítica. Estábamos expuestos a darnos un rrió la voz, se dieron órdenes y sonaron pa- j remojón, o algo peor, si chocábamos contra sos presurosos debajo de nosotros... E l Rey la coraza del crucero en el caso de que la se percató en el acto, pero ni se inmutó ni curva tomada no tuviera el radio suficiente pestañeó siquiera. I para salvar la distancia que había hasta EL CONDE L A AGCION D E JORDANA, D E LA INAUGURACIÓN CONSULADO D E ESPAÑA D E L EDIFICIO EN MARRUECOS Y MILITARES, LOCAL FERRER) EN EL Y CIVIL CON LAS AUTORIDADES CIVILES ACTO D E INTERVENCIÓN (FOTO D E ESPAÑA, E N ALCAZARQUIVIR. más allá de su proa. L a avería en aquellos instantes no era cosa de broma. U n buque inglés, el Warspite, en la batalla de Jutlandia, padeció el mismo percance y tuvo que sufrir, sin gobierno y. parado como una boya, las recias andanadas de dos acorazados alemanes, que le cogieron como blanco de sus cañones. E n ancha mar, tiempo bonancible y libre de vecinos, no hubiera corrido riesgo alguno el Bustamante mientras ei accidente se remediaba; pero en aquel momento nuestro el asunto tenía feo aspecto. E l Rey decía muy tranquilo, sin moverse y mirando, fijamente al Invincible: N o pasará nada, ya verán ustedes. L o i m portante es que no se enteren los ingleses Y éste fué todo su empeño durante el apuro. N i Romanones ni yo chistamos. P o r dentro andaba la procesión. Debíamos pensar ambos en el Monarca y en el efecto que había de producir la noticia de nuestro desagradable encontronazo si éste llegaba a producirse. Y fuimos pasando con el alma en vilo y en abierta curva por delante de la banda de babor del Invincible. Caminábamos entre éste y el sol, que lo iluminaba de lleno, y veíamos a corta distancia todos sus detalles; el Jack inglés flotando a popa; los a l tos gallardetes; las cofas militares; el distintivo de las bandas claras en la parte superior de sus chimeneas; las antenas de la. wireless; los cañones asomando sus largos tubos por las torres acorazadas; las playas de popa y proa, extensas y despejadas, para dar juego a las baterías, y hasta la gente de a bordo movida ya por! a curiosidad. Todo iba desfilando como en la película de un cinematógrafo. Asidos a la baranda del puente, echábamos por delante la mirada ansiosa y medíamos la distancia que faltaba para rebasar la proa del crucero. A poder hacerlo, hubiéramos empujado al Bustamante con nuestra voluntad cien brazas m á s
 // Cambio Nodo4-Sevilla