Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 15 D E M A R Z O 1 D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. PAG. 28. E l Comité de la Exposición de la Paz y de la Sociedad de Naciones- -decía el texto del despacho dirigido por el presidente del mismo al Rey el 8 de febrero- -se permite respetuosamente testimoniar a Vuestra M a jestad su profunda gratitud por la preciosa colección de documentos que Vuestra M a jestad se ha dignado enviarnos, y ruega a Vuestra Majestad acepte la expresión de su agradecimiento sincero y sus sentimientos de respetuosa admiración por la obra realizada por Vuestra Majestad durante l a guerra. L a Exposición ha sido visitadísima, aumentando cada dia el número de visitantes. E n la instalación de E s p a ñ a veíase el mensaje que todos los alcaldes de la nación elevaron a S. M el Rey, y en el que aparecen sus firmas, sin distinción de ideas. También se exhibían al público muestras de los modelos de ficheros y clasificadores, utilizados en la oficina montada por Su Majestad en el Real Palacio, a expensas suyas; diversos testimonios de gratitud, como uno, en pergamino, que aparece abierto, y otro de artistas franceses: la famosa carta de Edmond Rostand, algunas fotografías de grupos de funcionarios españoles, médicos y oficiales del Ejército, personal diplomático y consular, que se dedicaron a visitar los campamentos de prisioneros en varios de los países a donde se extendía la acción bienhechora del Monarca, por estar España encargada de determinados intereses; vistas de campamentos, hospitales, etc. una acuarela con las banderas de Bélgica, Estados U n i dos y España, y dedicada a ensalzar nuestra labor humanitaria, y cuadros estadísticos y listas, como la de indultos de pena de muerte obtenidos por Su Majestad con tanto éxito que su cifra pasa de cien. LA EXPOSICIÓN D E LA j PAZ Y D E L A S O C I E- DAD DE NACIONES I El concurso d e E s p a ñ a Recientemente ha sido clausurada congran solemnidad, en E l Haya, la interesantísima Exposición de la Paz y de la Sociedad de Naciones, que se había inaugurado el 8 de febrero. Ha tenido España en esa Exposición una participación muy honrosa. Por este concurso español cuantas personas visitaron la Exposición se han dado perfecta cuenta- -hoy, que, para dicha de todos, reina la paz entre las naciones, y predominan en las conversaciones internacionales las tendencias de orientación francamente pacifista- -de la gran labor realizada durante la pasada contienda mundial por nuestro país, al amparo de su neutralidad, y siguiendo la iniciativa generosa y humanitaria de S. M el Rey D Alfonso X I I I tan hábilmente secundada por sus Gobiernos. Con motivo de la apertura de la Exposición se publicaron el mes pasado en los periódicos españoles algunas noticias, que acusaban la trascendencia de la misma. A l acto inaugural asistieron el jefe del Gobierno holandés, con los ministros, el Cuerpo diplomático y muchos senadores y diputados. E l profesor A Anema, presidente del Comité de la Exposición y de la Asociación para la Paz y la Sociedad de Naciones, que encomió la nobilísima acción del Rey de España, expuso el objeto del Certamen. Este era hacer resaltar un movimiento pacifista, acrecentado a raíz de la gran guerra. Es la más hermosa de las revistas; su ya larga colección constantemente constituye l a ejecutoria de una historia de arte y buen gusto, mantenida, y en todo mo- ¡mento acrecentada. Ante reiterados requerimientos, mandó ¡Su Majestad algunos documentos de los arj chivos que. se conservan en Palacio. Para todos ha sido grato, al cabo de va ¡rios años, recordar nuestra actuación, rememorando gestos piadosos y humanitarios de un país, cuya hidalguía es tradicional. Quienes lucharon bajo banderas que, por desgracia, fueron un día enemigas, han que ¡rido ahora destacar precisamente esa obra benéfica, realizada por el Rey D Alfon so X I I I en la gran guerra, exhibiéndola con j intentos generosos, en el marco de una na; ción que fué neutral como la nuestra. I Los. nombres de España y de su Rey han ¡vuelto a estar en labios de todos, como lo estaban hace años, en los días luctuosos de í la contienda. España ha de complacerse mucho de que, después de los años transcurridos, se recuerde su labor con este afecto y estos sentímientos de agradecimiento. E l nuevo embajador de Francia en M a drid, M Charles Corbin, en su discurso de presentación de credenciales en Palacio, destacaba las virtudes caballerosas y l a generosidad del Monarca español, y hablaba de la gratitud de todos los corazones frani ceses. I! I i j ¡j T 1 M 1 mi