Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 20 D E M A R Z O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 19. a la marquesa de Vista Alegre, condesa de Santa María de Sisla, señores de Moreno Carbonero, Cortezo, Jordán, Abad, Dánvila, Ortiz de la Torre, hermanos Alvarez Quintero, Peláez, Gómez Roldan, Orueta, Rodríguez de Julián, Blanco, Milá y Camps, Doval, Aristizábal, Cierva, Sanjurjo y M i láns del Bosch, condes de la Cimera, de la Quinta de la Enj arada y de las Infantas, marqueses de Guerra y de Villa Sierra. A l llegar el fúnebre cortejo, el público irrumpió hacia el armón que conducía al cadáver, costando trabajo separarle de allí. Se dieron vivas a Primo de Rivera. E l infante D. Alfonso de Orleáns y otros oficiales de diferentes Armas llevaron a hombros la caja, conduciéndola a la capilla del cementerio, donde se cantó un responso. Conducido de nuevo a hombros por D. A l fonso y varios oficiales, se le trasladó a la sepultura. Ovaciones a la familia Real. Dos escuadrillas de aeroplanos, evolucionan Cuando la presidencia de la comitiva llegó, en el paseo de la Virgen del Puerto, hasta el pabellón del Campo del Moro, se hallaban en éste el iníante D. Jaime, las infantas doña Beatriz de Orleáns, doña María Luisa y otras personalidades. E l público advirtió la presencia de Sus Altezas y rompió en aplausos entusiastas y en vítores. Los infantes y su acompañamiento se retiraron de aquel lugar, y la comitiva, que se había detenido unos instantes, reanudó la marcha. A poco de emprenderse ésta, por el paseo de la Virgen del Puerto apareció una escuadrilla de sexquiplanos, de la escuadra 31, de Getafe, que evolucionó sobre la comitiva; poco después otra escuadrilla, de aeroplanos efectuó también evoluciones, y ya los aparatos no abandonaron el cortejo en todo el trayecto. También el publicó se aglomeraba en los andenes de esta vía y ganaba las verjas y los salientes de las fachadas. E l armón y su acompañamiento desfilaron aquí ante el silencio respetuoso ele la multitud, que se descubría al paso del cadáver. exceso de público, se pudo organizar nuevamente el cortejo, que se puso en marcha por el puente de loledo, con dirección al Cementerio. Durante este segundo trayecto el armón fué rodeado por el público, al que seguían las representaciones de todas las Armas. E l recorrido lo hicieron los acompañantes aceleradamente, no sólo porque ya el tránsito era más fácil, sino por la lluvia, que en aquel momento empezó a caer sobre Madrid. A las dos menos diez minutos llegó el féretro a la puerta del Cementerio. La campana de la capilla tañía lentamente, y la multitud, descubierta bajo la lluvia. lanzó los últimos vivas al general Primo de R i vera. En el cementerio de San 1 sidro Desde las primeras horas de la mañana las cercanías del Cementerio de San Isidro estaban atestadas de- gente. Constante- mente iban llegando automóviles, ocupados preferentemente por señoras. A las doce la afluencia de público era enorme. Allí vimos, entre otras personas, Ante la sepultura. Habla el general Martínez Anido La llegada del cadáver fué un momento de indescriptible emoción. Los hijos del marqués de Estella, don José Antonio y D. Miguel, se colocaron al lado de los generales Sanjurjo y Losada. Todo el público se disputaba las violetas que iban sobre la caja. Los vivas a Primo de Rivera, al salvador de España, al gran español, se sucedieron con frecuencia. Por fin, y costando gran trabajo, impone silencio el general Martínez Anido y dirige brevemente la palabra al público, en nombre de sus compañeros del anterior Gobierno y de la familia del muerto. Dio las gracias a todos, haciéndolas extensivas a España entera, ya que en todos lados se habían dado pruebas constantes del sentimiento que la muerte ha causatío, v terminó diciendo: E l general, desde el cielo, velará por España, dándole días felices, como los que transcurrieron en los seis años que él rigió sus destinos. Por fin se dio tierra al cuerpo. E l general Sanjurjo, que llevaba un ramo de violetas, lo besó, depositándolo en la caja. Todo el público, electrizado por la misma emoción, prorrumpió en llanto. El hijo del marqués de Estella D. Miguel sufrió una congoja, pero no quiso retirarse de allí hasta ver enterrado el cuerpo de su padre. A las dos y media de la tarde terminó la fúnebre ceremonia, saliendo de allí los presentes hondamente conmovidos, ya que presenciamos un espectáculo que supera en intensidad de emoción a todo lo que pudiéramos expresar. En la calle de Segovia. lina multitud imponente La comitiva entró en la calle de Segovia, en la que se veían muchos balcones con crespones y colgaduras. E l público en esta vía se apelotonaba y era contenido a duras penas per las fuerzas de Seguridad y las tropas que cubrían la carrera. En la Cuesta de Jabalquinto, que domina la calle de Segovia, el espectáculo era imponente. Toda la Cuesta y las alturas próximas de las Vistillas estaban llenas de público, que se apiñaba sin dejar espacio libre. Era un enorme plano inclinado de cabezas, que constituía un conjunto extraordinario. Por los huecos de una casa en construcción cercana, asomaban también los curiosos, que, faltos de apoyo, y echándose unos sobre otros, presenciaban el desfile con grave riesgo de caer a la calle. E l cortejo siguió por la ronda de Segovia y paseo Imperial hasta la glorieta de las Pirámides, donde había de despedirse el duelo. También hubo en los primeros momentos alguna confusión, que hizo necesaria la intervención de las fuerzas de Seguridad, debido a la aglomeración de público, pero pronto se impuso el orden, y el armón fué colocado en un lado de la plaza, mientras Jas. tropas se disponían al desfile. RÁPIDO SEVILLA- JEREZ- ALGECERAS PASAJEROS Y MERCANCÍAS con magnífico ómnibus BUSSING PULLMAN en combinación con los correos de Ceuta, Tánger y Gibraltar. Salida, 7 mañana: Gran Capitán, 12. Teléfono 22690. Algeciras: Marina, 3. Teléfono 183. El sepelio LA R E P Ú B L I C A D E V E N E Z U E L A E N LA EXPOSICIÓN I B E R O A M E RICANA El señor delegado de la Comisión de Venezuela en ¡a Exposición Iberoamericana nos informa de las resoluciones del Jurado Superior de Recompensas, por lo que respecta a los expositores de su país, que, en conjunto, han obtenido diez Grandes Premios, 20 Diplomas de Honor, 81 Medallas de Oro, 116 Medallas de Plata y 103 Medallas de Bronce. Los Grandes Premios han sido asignados a dos firmas productoras y exportadoras de café de las más importantes de Venezuela, como son las fincas del general Juan V. Gómez, por sus cafés marca E l Trompillo, y a la conocida casa Kolster de Puerto Cabello. También obtienen Gran Premio la mantequilla Maracay, poderosa industria del país; el cacao Caracas, conocido como el mejor del mundo; el ponche crema González P. las cervezas de Maracaibo, los chocolates de la fábrica La India, la Litografía del Comercio, por su magnífica exhibición de trabajos litografieos; el Dr. Tulio Febres Cordero, por su original invento, recompensado repetidas veces con las más señaladas distinciones, y, finalmente, los Petróleos Venezolanos, en cuya industria ha alcanzado la República de Venezuela el segundo lugar entre los países productores de este artículo en el mundo. Felicitamos calurosamente a la Comisión de Venezuela en la Exposición Iberoamericana por el brillante resultado que sus representados han conseguido en el Certamen. La presidencia del duelo se colocó a. un lado del armón y, seguidamente, el resto del acompañamiento. L a afluencia de público era tal que no se le podía contener en los andenes e invadió la calzada para presenciar el desfile. Desfilaron primeramente los Alarbaderos y después el regimiento de Saboya. Pasados unos minutos desfilaron el escuadrón de la Escolta Real y Húsares de la Princesa, fuerzas de los regimientos del Rey, León, Asturias, Covadonga, Wad- Rás, Brigada Obrera Topográfica, Intendencia, Sanidad, Ingenieros. Centro Electrotécnico, Telégrafos, Guardia Civil, Artillería, Húsares de Pavía y Caballería. Seguidamente se retiró el clero, que durante el trayecto había cantado tres responsos y poco después la multitud rodeó el armón, dando vivas a España y a Primo de Rivera. Luego retiráronse el Gobierno y las auto ridades, y, con gran dificultad, debido al Despedida del duelo. Desfile de tropas Otras informaciones El Casino de Clases del Ejército y Armada, de Sevilla La Junta Directiva, con motivo de la muerte del excelentísimo seffbr don Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, teniente general y presidente honorario de este Casino, ha tomado los siguientes acuerdos: Hacer constar en acta su sentimiento por la muerte de dicho señor. Enviar un sentidísimo telegrama de pésame a los hijos del finado. Entornar las puertas y ventanas en señal de duelo. Izar la bandera a media asta. Colocar un crespón negro en la fotografía que de dicho general y con autógrafo suyo se encuentra colocada en el salón de actos. Enviar uña corona con una sentirla dedicatoria y hacerse representar en el acto del entierro por la Junta Directiva del Casino de Clases de Madrid,
 // Cambio Nodo4-Sevilla