Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Al; J UKE E; 20 D E Já g P A G 31. M A E S T R O RODRÍGUEZ MARIN Su labor cervantina r L a labor literaria, del Sr. Rodríguez M a rín, director de la: Biblioteca Nacional, y académico, ha sido ciertamente sustanciosa y fecunda. Ciento veinte obras distintas, de varia interesante y muy estimada erudición, lleva publicadas, desde que en 1,875 dio a l a estampa el tomo de poesías titulado Suspiros. E l bachiller Francisco de Osuna ha tenido tiempo y fuerzas para componer monografías de primer, orden, resultado de i n vestigaciones concienzudas sobre escritores tales como Barahona de Soto, Pedro E s p i nosa, Baltasar del Alcázar, Mateo. Alemán y otros; para recoger, ordenar y estudiar variados y dispersos elementos del folk- lore español, especialmente en cuanto a cantares y refranes se refiere; para componer sonetos y madrigales bellísimos, digno reflejo de las poesías de Cetina, de A r g u i j o o de R i o j a para recrearnos con varias colecciones de cuentos y anécdotas, de singular amenidad y humorismo, y para dar a conocer otros estudios filológicos. E n esta verdadera biblioteca, que honra á quien supo crearla, impulsado por el amor a la España gloriosa de otros días, se destaca el grupo, nada pequeño, de libros referentes a Cervantes y sus obras: El Loaysa de El celoso extremeño, Rinconete y cortadillo, edición crítica premiada por la Real Academia Española; ediciones anotadas de La ilustre fregona, El casamiento engañoso, y El coloquio de los perros; Cervantes y la Universidad de Osuna, Cervantes estudió en Sevilla, Cervantes y la ciudad de Córdoba, Una joyita de Cervantes, Glosa del Discurso de las armas y las letras, del Quijote; El andalucismo y el cordobesismo de Cervantes, El doctor Juan Blanco de Paz, Las supersticiones en el Quijote, etc. E L TÍO E N L O S ANTÍPODAS -i CUÁNDO T E EMBARCAS? TENERLE CONTENTO HE DADO SIETE VECES LA VUELTA AL ¡N U N C A! ¡S E ACABÓ! P A R A MUNDO, Y A H O R A M E E S C R I B E DICIENDO Q U E NO L E DÉ VUELTAS, QUE NO HEREDO. que la génesis de la obra, y aclare todos los rasgos de costumbres, todas las alusiones literarias, toda la vida t a n animada y compleja que Cervantes refleja en sus libros. Esas notas, jugosas y adecuadas, no han brotado espontáneamente y por completo en un instante, como Minerva salió armada de l a cabeza de Júpiter; por el contrario, son el fecundo resultado de larga preparación y labor: el escoliasta pone a contribución para ello la abundante: cosecha recogida de múlDigna coronación de este magno edificio tiples sondeos en archivos andaluces, mancervantino son las tres ediciones del Quijote chegos y madrileños, con noticias de p r i publicadas y anotadas por Rodríguez Marín mera mano; sus investigaciones acerca de en I9 rr- i3 (Clásicos castellanos, 8 tomos) Barahona de Soto, el divino Herrera, B a l en 1916- 17 (edición crítica y anotada, en 6 tasar del Alcázar, Lope de Vega, Ruiz de tomos) y en 1927- 28, nueva edición crítica Alarcón, Vélez de Guevara, Suárez de F i y anotada, en 7 volúmenes, que representa gueroa, Mateo Alemán y otros escritores evidente progreso, respecto de las anteriocontemporáneos de Cervantes, algunos de res, cuyas ilustraciones- completa y perfecellos conocidos o amigos de éste; sus varios y concienzudos trabajos acerca del saciona. ber popular español, y especialmente anEsta nueva edición crítica, en cuanto a daluz de tan ricos reflejos en el Quijote; condiciones tipográficas, papel, tamaño, caconocimiento suficiente de los libros de carácter de letra, etc. es tan bella y cómoda ballerías, alguno de ellos desconocido para como puede apetecer el bibliófilo más exilos eruditos modernos, ya que el ambiente gente. Y el texto se presenta limpio de erracaballeresco es uno de los aspectos de la tas y errores, antiguos y nuevos, y se toma inmortal novela, parodia magistral de esta como base el texto de las primeras edicioclase de obras; abundante y variada lecnes, o sea, las impresas en vida de Certura y estudio de los libros que leyó seguvantes. ra o probablemente Cervantes, lector perE n notas sobrias, precisas y oportunas, petuo de cuanto tuvo a mano; completánnunca excesivas, el erudito expositor nos dose todo ello con un conocimiento profunda la verdadera interpretación de voces, do de la historia interna de España en la frases y modismos olvidados, y de usos y segunda mitad del siglo x v i y en los pricostumbres de l a época cervantina, descomeros años del siguiente, o sea en la época nocidos hoy; aclara o puntualiza alusiones de Cervantes, beneficiando con frecuencia del libro inmortal que debieron de ser el expositor, aparte de los veneros indicatransparentes para los lectores de la época dos, los que representan muchos libros de de Felipe I I I pero que ahora son oscuras la España antigua, olvidados hoy, riquísimos en materia de lengua, especialmente en o enigmáticas. P o r ello son convenientes y cuanto al habla popular (de tan singular renecesarias las notas: los mejores libros que lieve en el Quijote) v. gr. fray Juan de P i ha producido el ingenio humano, además de ne da, cuya Agricultura cristiana, leída con la Biblia, han sido anotados y se leen y peasiduidad por el comentarista, ha servido netran mejor con estas explanaciones; así, para aclarar más de un pasaje del libro i n casi toda la literatura clásica griega y lamortal, o para ilustrar tal o cual costumbre tina, y las obras de Dante, Ariosto, Milton, de aquel tiempo; lo mismo se podía decir Goethe, Shakespeare, Chancer, Rabelais, etde algunos sermonarios antiguos, hoy racétera. P o r último, sobre esto, la opirísimosT- y de no pocos libros que han produnión de Menéndez y Pelayo, la primera cido los moralistas de distintas religiones y, autoridad en materia de literatura español: y d e crítica literaria, es terminante- L u z I en primer término, los franciscanos, orden más luz es lo que esos libros inmortales eminentemente popular, y nuizás más en requieren; luz que comience por esclarecer j contacto que ninguna otra con los modelos vivos de las creaciones cervantinas. los arcanos gramaticales, y no deje palabra ni frase sin interpretación segura, y expli- 1 Todo ello se completa con noticias, de p r i mera mano, acerca de personajes interesantes, como el licenciado Márquez Torces, aprobante de la segunda parte del Quijote, que por las frases entusiastas que emptea en su laudatoria censura, merece la consideración, no de un empleado administrativo de más o menos valía (y fué hombrede conciencia y de carácter, como lo acreditó siendo capellán real en Granada) sino el cervantista más antiguo; había sido maestro de los pajes del cardenal arzobispo de T o ledo D. Bernardo de Sandoval y Rojas, protector de Cervantes. E l Quijote no tiene una sola faceta, sino muchas, dicho sea sin echar mano de sentidos ocultos y esotéricos, que con razón no admite Rodríguez Marín, como no los admitieron tampoco Valera, Asensio, Menéndez Pelayo ni el D r Thebussem; por esta v a riedad y riqueza de aspectos, y por el natural progreso de los estudios, resultan hoy insuficientes, no obstante su mérito (extraordinario en su época) las notas de Bowle, de Pellicer y de Clemencín. Y téngase en cuenta que el expositor de hoy ha llevado a buen término su trabajo, sin exclusivismos, y con la amenidad que es habitual en sus obras. E l tomo V I I y último de la nueva edición crítica contiene 40 notas amplias sobre otros tantos pasajes del Quijote, notas que por su extensión no tienen buen acomodo tipográfico en su lugar respectivo; un R e gistro de los autores citados en las notasi y apéndices (mucho más rico que el simi lar que aparece en la primera edición crítica y anotada por Rodríguez Marín) y un valioso y oportunísimo índice alfabético de materias tratadas en el Quijote; de este modo se dan en la nueva edición las ventajas de un Diccionario, y no se echa de menos el índice de Bradford (hoy muy raro) a las notas de Clemencín. Y termino, después de felicitar al autor (que ha sabido unir en su trabajo la solidez científica con la amenidad y las sales andaluzas) indicando los títulos de algunas de estas notas extensas, que son, en verdad, otras tantas monografías: Dedicatorias y Mecenas, La cárcel en que se engendró el Quijote, La. lectura de los libros de Caballerías, La Celestina, ...de cuyo nombre no. auiero acordarme... Duelos v Quebrantos.
 // Cambio Nodo4-Sevilla