Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 21 D E M A R Z O D E 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAG. 6 Inglaterra sale a nuestro encuentro en seguida. Pero recuérdese lo que constituye la base sólida y admirable del parlamentarismo inglés en sus mejores tiempos; al instante se nos presentará la gran maquinaria constitucional inglesa como un organismo compuesto de dos firmes agrupaciones preparadas para el mando; el partido liberal a un lado; el partido conservador al otro; ambos grupos poseen fuerzas equilibradas, y fuera de ellos no existen fracciones que merezcan apreciarse; luchan las dos fuerzas por el logro del Poder, y cuando vence una se entiende que adquiere el mando en su totalidad Es decir, que mientras dura, la eficacia de su fuerza o el término legal de su Gobierno, el grupo vencedor manda con autoridad absoluta y no tiene que temer al azar o la malicia de las votaciones. Se apoya sobre! a firmeza inconmovible de una mayoría. Está ejerciendo, en realidad, una dictadura. Tal es, bien mirada, la Edad de Oro de la doctrina parlamentaria. Y todo esto, como demasiado claramente podemos observar en el vasto mundo, quiebra o se halla en trance de quebrar. Sería insensato suponer que los pueblos, con el aumento de ilustración, se hayan hecho peores y más estúpidos; que, a fuerza de practicar los deberes ciudadanos, la gente muestre mayor torpeza cada día. No; los pueblos saben más y acaso también son mejores, y el constitucionalismo se practica más diestra, más integralmente. Pero precisamente por eso... Es decir, que los. ciudadanos hacen mejor uso de su derecho a opinar, y opinan, en efecto, tan libremente, que ahí está en Francia el resultado: existen en el Parlamento francés algo así como veinte partidos políticos y treinta fracciones de. partido, con deseo todos ellos de alcanzar el Poder o con la intención, si el Poder no es posible, de prestarse a todas las confabulaciones posibles. De este modo. el Poder queda indefenso y a merced del azar. Ya no se apoya en una inquebrantable mayoría. Ya no puede mandar dictatorialmente. Quitadle, pues, al parlamentarismo su poder dictatorial y lo habréis disgregado, inutilizado, corrompido lo habréis convertido en anarquía. ¿Qué fué primero: la anarquía o la domesticidad? A l principio debió de ser el hombre un ser tan cdoso. de su libertad, tan inclinado a pensar por su propia cuenta y a hacer su propio gusto, que andaría probablemente suelto, como el león, como el tigre, como. el águila; la necesidad le induciría después a reunirse en manada, como los lobos; más tarde, conducido de la mano por la inteligencia, ingresaría en el orden de los seres asociados, como las. abejas y las hormigas. E l espíritu de libertad es lo primero que nace en el hombre y la virtud o el anhelo que más hondo cala en- su ser. Pero la necesidad es muchas veces la peor contradictora ele las virtudes y los instintos naturales. La necesidad ha obligado siempre a los hombres a renunciar a la mitad por lo menos de sus. derechos individuales, para conseguir los grandes beneficios que procura la asociación. De este modo, el parlamentarismo es una gran cosa, pero a condición de que se sepa mantenerlo en un estado semiconvencional; llevando el parlamentarismo hasta sus últimas consecuencias, hasta un grado extremo de pureza o legitimidad, conduce a lo que todos estamos contemplando. ¿Y cómo se consigue sostenerse en ese estado medio de prudencia y de tácita conven- ción? He ahí. lo arduo, ciertamente. Y de ahí precisamente proviene la universal inquietud y perplejidad en que vivimos. Todo en nuestra edad parece estar llegando a sus últimas consecuencias, a su resolución extrema. E l uso y la crítica de todos los sistemas, de todas las ideas, produce ahora como el fenómeno de una liquidación. Le ha llegado la vez al parlamentarismo... ¡Cualquiera se atreve a encarar el problema! Pero he dicho mal, porque se atreven muchos. Para muchos compañeros de la pluma y para los políticos profesionales, todos estos problemas deben resultarles sencillísimos por la desenvoltura con que tratan de ellos. Que los dioses perseveren en iluminarlos! JOSÉ M S A L A V E R R I A DE L A ACCIÓN CATÓLICA E N E L M U N D O El deber de España frente a Ja persecución religiosa en Rusia Otra vez la Iglesia acomete la empresa de salvar la civilización occidental. Los derechos inalienables de la Humanidad, fe en Dios, creencia en el orden moral, el matrimonio, la familia, la propiedad; los grandes pilares que sostienen firme el edificio social, sufren ah ora la amenaza de la barbarie rusa. No se trata de una cuestión nacional. E l problema planteado en el llamamiento del Papa afecta. e interesa al mundo entero. Es problema de vida o muerte. La marea revo- un plato, es el último toque en una obra maestra. Si el aceite que se emplea es inferior, todo el esmero se anula, tornando incomestibles los manjares. El único que asegura gusto exquisito y selecto, es el Purísimo de olivas escogidas y resguardado por la marca de garantía. Solo se expende en bidones decorados. HIJOS DE LUCA DE TENA SEVILLA- MADRID
 // Cambio Nodo4-Sevilla