Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FINCAS r ú s t i c a s en toda España -c o m p r ó J M Brlto, A l c a l á 94, Madrid, P O L L U E L O S de un día y huevos para incubar, de P r a t teghorn, Castellana, Rhode y Wyandotte, ofrece AVÍCOLA C A M P I L L O Apt. 1, Beas de Segura (Ja- éii) La granja que mejor selecciona. Pida hoy mismo c a t á l o g o gratis Persona experta e n la venta de maquinaria a g r í cola se desea, para despacho y viaje. Ofertas al Apartado 197, Barcelona. CAZADORES P N D E K W O O D ú l t i m o modelo, garantizadas, 82 5 pesetas. M á q u i n a s R O Y A L R E M I X G T O N C O R O N A y otras, a precios a ú n m á s bajos. Visite esta I Casa. E l mayor surtido en m á q u i n a s nuevas y reconstruidas. Alquiler y r e p a r a c i ó n de m á q u i n a s de todas marcas. E N R I Q U E L Ó P E Z P U E R T A D E L SOL, 6, Madrid. Escopetas garantizadas desde 15 pesetas al mes. H a m- merles finísimas de gran alcance y plomeo. Además, al contado, desde 180 pesetas en adelan. te. Regalo 12 uten 400 silios por valor de 20 pesetas. Modelos e c o n ó m i c o s de gatillos a la vista, fjQO 500 te r 300 65, 90 y 125 ptas. D e scuentos espe- i- c í a l e s a los Ínter- í íj U mediarlos. J o s é Cruz Mugica, Eibar. Curación científica, SIN O P E R A R por el Dr. Moreno Martí. Honorarios m ó d i c o s D E S P U É S del alta. S A G A S T A 4, M A D R I D de 5 a 7. T e l é f o n o 17900. desde 25, 40, 55, OKfí GASTAN P O C O Y RINDEN SVSyCHO MADRID Inyección Cubas. Farms. M A R Q U E S D E CUBAS, 8 I ea u s t e d Ulastc y legí 1 412 FERNANDEZ Y G O N Z Á L E Z EL PASTELERO DE MADRIGAL 409 de retirando los papeles del alcance de la mano de María, y no debemos hacer trabajar inútilmente al señor Pedralva. Eres mi hija, y es justo que yo te reconozca; el estado en que te encuentro es tristísimo, pero no tienes tú la culpa; la culpa es mía; desdioha es el castigo merecido de mi falta; castigo que te ha alcanzado sin culpa, porque Dios, juez de jueces, juez inexorable, castiga a los padres en los hijos y transmite a los hijos la culpa de los padres; hay que resignarse con la voluntad y con la justicia de D i o s pero a pesar del castigo, yo tengo que dar gracias a Dios por su misericordia; hasta hace un mes yo no sabía que existías t ú tu madre no me lo había dicho; tu madre no se atrevió, sin duda, a decírmelo, porque no podía decirme al mismo tiempo: Esta es tu h i j a porque, cuando pudo decírmelo, ya estabas tú perdida para ella; ya habías sido robada; pues bien: desde que supe qué existías, yo no he vivido; yo he sufrido un tormento insoportable; el estómago, la cabeza, el corazón, todo me dolía; mi lecho ha sido para mí un tormento, no un lugar de descanso. Y ahora... ahora, a pesar de todo, tengo el alma llena de alegría; me parece que acabo de nacer; mi vida es joven, porque te amo, María, te amo infinitamente más que a m é a tu madre, aunque la amé mucho; y este amor es para mí un bálsamo de consuelo, una bendición de Dios. ¡A h! Yo no sabía, no lo podía saber, cómo se ama a los hijos, cómo sé goza con su amor. i t Poco después Pedralva entraba en la cámara y, se detenía asombrado, poco menos que escandalizado, al ver en la cámara del severísimo don R o drigo una joven tan hermosa como María. -2 Pero estáis seguro, señor- -dijo M a r í a- de que no os engañáis, de que yo soy vuestra hija? -No, no me e n g a ñ o yo no me puedo e n g a ñ a r eri tí vive tu madre. Cuando anoche apareciste ante mí por primera vez, me a t e r r é creí que se me aparecía tu madre, Gabriela Prósperi, que se había levantado de la tumba, hermosa como cuando yo la conocí. ¡A h! ¡N o no! L a duda es imposible; te estoy viendo y la veo a ella; lloras, y me Tecuerdas el momento en que me separé de tu madre, que lloraba, para no volverla a ver hasta pasados diez añas. ¡Ñ o es posible l a duda! Tienes sus cabellos, su frente, su mirada, su hermosura, su ser entero. ¡Pero estoy deshonrada, perdida soy una irra- NO ABBAIS D E T A L H A N E K A PEDEALBA. LOS OJOS T L A BOCA, SEÑ 03 -N o abráis de tal manera los ojos y la boca, señor Pedralva- -dijo un tanto amostazado el alcalde- porque 03 advieejp que vais a ver mucha m á s de lo que estáis v í r e l o