Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r B C. S Á B A D O 22 D É M A R Z O D E 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G fi fusión, por haber, crédula y tontamente, aceptado tu falso testimonio? ¿A llorar? i No, por cierto! Dejemos en paz la esperanza perdida. Tal vez ha sido necesaria hojarasca para templar el rigor del verano. Caiga en buen hora amarilla y manida, y púdrase en tierra. Como el sol de otoño ya no ha de encender ardores desatinados, bien pedemos, de aquí en adelante, caminar con l a frente desnuda. Después de todo, el corazón nos duele, cansado de esperar... ¿D e s cansemos? ¡A y de qué grave peso se despoja el hombre al. perder la esperanza! N o m á s jadear, no mas palpitar insensatamente, queriendo acelerar la insobornable isocronía de la espiral que mide la hora... Ir despacio. T a l vez inconsciente astucia para alejar el fin... Ir al paso de lo que va a diario acaeciendo. A l paso... H a y como un eco sordo aterciopelado, acariciante, que resuena acorde con nuestras pisadas... ¿Quién marcha a nuestro lado, quién lleva ritmo isócrono con nuestro caminar? T a l vez la vida, que ahora ya no queremos alcanzar ni esperar, nos viene acompasilenciosa, lenta y seguranando, am mente... G. M A R T Í N E Z S I E R R A LA CULTURA ARTISTA DE UN Técnica e inspiración genial Ideas, sentimientos e imágenes no se. convierten en obra de arte hasta que adoptan una vestidura material: es preciso representarlas concreta y materialmente. L a Historia ofrece un campo vastísimo de observación donde estudiar este problema de cultura. Recordemos la génesis y desarrollo de un arte cualquiera: ta escultura griega, la pintura moderna desde Giotto, la música compuesta por aquellos genios que nos son más familiares: Haycln, Mozart; después, Bcethoven, Schubert, Schumann, Chopin, Wagner; detengámonos en éste, ya consagrado, e intencionadamente no mencionemos a Debussy, Ravel, Strauss o Strawinsky, E n esa larga observación histórica registraremos siempre tres períodos perfectamente típicos. Uno. en el que la realización o materialización de ideas, sentimientos o imágenes estéticas es torpe y pobre, en tal magnitud, que el fondo estético de la obra de arte apenas si se exterioriza. Se emprende, entonces, una lucha titánica para conquistar los medies de expresión, y va formándose una técnica cada vez más rica. También, a medida que ésta progresa, el fondo estético parece adquirir un mayor desarrollo. Compárense los Apolos del siglo- v i (a. C. con la estatuaria partenoniana, y luego, con las obras del siglo i v las pinturas de Giotto con las de Massaccio; éstas, con las de Verrochio; las de fray Angélico, con las de Sandro Botticeili o las de Rafael Santi- Iremos observando cómo se produce un fenómeno artístico digno del más serio estudio. Cuanto m á s amplia y perfecta resulta la técnica, mejor puede exteriorizar su creación el artista. Sólo podremos conocer el firme temperamento de un artista por, el conducto de sus obras. Se registra otro fenómeno, casi abandonado por la critica usual: el desarrollo mismo de la técnica produce una fuerza creadora (o, cuando menos, excitante) de las Meas, sentimientos o imágenes estéticas. Juzgo así la explicación de este fenómeno: las ideas, sentimientos e imágenes- sólo tienen valor artístico; es decir, sólo poseen l a virtualidad de crear una obra de arte cuan- do nacen en el fondo del alma del artista? en formas concretas e individualizadas. Cuando no se producen de este modo, que- dan reservadas en el mundo de la inteligencia como materia científica. Por muchos recursos materiales que pueda poner el artista en juego para la realización de sus ideas, sentimientos o imágenes, muchos m á s podrá suministrarle siempre la Naturaleza y la vida, que son elementos primarios para la obra de arte. L a técnica tiene mucho de científico, v la adquisición de sus conocimientos será hermana de aquellos que pueda recoger el sabio. Suponed a un hombre ignorante de los seres y cosas comprendidos en la Naturaleza, solitario en medio del campo, en las montañas o el mar... y el tesoro inagotable de elementos vitales que pisen sus pies o abarque su mirada sólo existirá en ínfima cantidad para él- Así, el hombre con temperamento de artista, pobre de recursos técnicos, no sólo balbuceará a sus semejantes el contenido de su alma y la visión de sus ojos, sino que con dificultad y miserablemente podrá convertir en imágenes artísticas el tesoro inmenso de la Naturaleza y de la vida. Y volvamos al campo de la Historia. E n contraremos nuevos fenómenos de gran expresión demostrativa. A un período de grandes soluciones técnicas corresponde la más rica floración del genio; las obras de arte son, entonces, más perfectas en su vestidura material, y las ideas, sentimientos o imágenes que las crearon son más elevadas y. PASTIMEL al Arquea, ennegrece y da grosor a! as pestañas. 3,50. No, produce nunca escozor. Caja, con espejo y cepülito: AGIR A T O E E M B E L L E Z C A R Á P I D A M E N T E S U S O J O S con ILÍ- A- P ICES D e g r a a u m t a o s i d a d y. c o n s i s t e n c i a ftlod e j a n e m p a s l e s i A B a s e v e g e t a l (le i n o c u i d a d a b s o l u t a ES k 5- le! os elegantes. M a n tici: ia c o r r e c c i ó n del peinado Precio: 1 peseta y Fabricados por 1,25. C N R T D rvo Y O TA OO CONTRA T R O O VIENTO. ío contiene grasa. Trecio: 2 pías. 2,50, 3,40 y 5 píos. PERF Madrid ERiA FL O S. A. Méjico
 // Cambio Nodo4-Sevilla