Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cen l a estadística o de fechas en las cuales ésta no se hallaba establecida en aquellos otros países que hoy la tienen: Años. 1650 I075 1700 3 750 1800 1850 1900 1950 2100 Millones de habitantes. 410 415 426 480 700 I.030 I.500 1.820 2.026 L o curioso es que las ecuaciones de P e a r l le permiten afirmar que el año 2100 la población de h i t i e r r a llegará a su límite máximo de expansión cuantitativa; el número de h a- UNA FAMILIA D E PATAGONES parte de la cola) en poder del enemigo que los tiene aprisionados. N o es, pues, de extrañar que entre los habitantes de la tundra, tribus que se mantienen de la caza y de la pesca, abunden Ios ¿éjemplos de exterminio o abandono de las ¿rsonasTiiiútiles para el trabajo (ancianor. enfermos, niños) el objeto es reducir el número de los que consumen sin compensación. M u c h a s tribus negras coinciden también en ía práctica de estas crueles supresiones de semejantes, cuando l a debilidad o l a ser UKT MUCHACHO PAPUA (TIPO OCEÁNICO) Oka 1 UN AINO TÍPICO nectud obligan a éstos a una existencia p a r a sitaria. ¿Entran estas mermas en las ecuaciones de P e a r l? S i n duda alguna. L a fórmula es expresión de una ley general, en opinión de quien l a propone. A h o r a reduciendo dicha fórmula al lenguaje común, resultan los s i guientes números (aproximados) de habitantes de l a tierra a partir de mediados del s i glo xvtr, y huelga decir que el cálculo de probabilidades ha venido a resolver la cuestión cuando se trata de pueblos que no cono- hitantes será de 2.02 Ó millones, pero no pasará de ahí. E n t r e los cálculos del doctor hay algunos comprobados con experimentos i n teresantísimos, los cuales inducen a creer que el crecimiento de l a población es análogo al del individuo, es decir, que se mantiene entre límites concretos; pues en los distintos Estados de su país el número de nacimientos disminuye en razón inversa del de h a b i tantes contenidos en un kilómetro cuadrado de territorio. N o es prudente generalizar la fórmula de Pearl, precisamente porque su aplicación exige condiciones que no siempre se c u m plen en todos los grupos humanos; mas podemos acallar el temor de que l a especie carezca de habitación holgada o de alimento para continuar arrastrando l a cadena de la vida. Aunque l a ley de la pr. jgresión fuera exacta, los hombres ya se cuidarían de su p r o p i a destrucción en proporciones satisfactorias para la fácil ocupación de lugar entre los supervivientes. H o y se trabaja mucho para descubrir u n medio formidable de a n i quilamiento de l a raza para la próxima guer r a Y las naciones m i r a n con interés, a l gunas con agrado, la labor de esos investigadores d e L e x t e r m i n i o cuya actividad por la perfección de l a carnicería bélica debiera premiarse con la medalla de trabajos forzados. Salvo mejor opinión. PELAYO V I Z U E T S UJÍ AUSTRALIANO TÍPICO