Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VISTA G E N E R A L D E L TAJO Y D E L PARTERRE Jardines españoles. R A N J U E Z RANJUEZ es magnífico siempre: lo mismo en las verbenas corboles y torres. Altos, muy altos, agrúpanse los millares de árboles, tesanas que en l a placidez de los años que pasan... Junto a que forman bosques. L a r g a s hileras de ellos trazan las calles de los árboies enhiestos ábrense los macizos de la Reina, Confesores, T i l o s M o r e r a s y Lemus. Y variadas flores. E n t r e los zócalos de boj se des en la enramada, centenares de pájaros entonan cubre una estatua de mármol. B a j o uri f r o n un cántico que hace olvidar históricos sudoso arco de ramaje, la fontana séculacesos. S i n embargo, habla todo en A r a n esparce su agua al caer del surtidor juez. A l cabo de los años, en la noche a l a t a z a de granito. Jardines de tranquila, parece que por los j a r d i cuentos de hadas, jardines de poenes revolotea el espíritu de Clío. sía, l a poesía de España. U n día Y el río, con su canción sempiy otro, u n siglo y otro siglo. E n terna, dice a A r a n j u e z el seA r a n j u e z brotan las flores creto de las cosas que fueron... tempranas, y cantan c o n más U n a noche cálida y venturomelodías los pájaros, y hay sa del siglo X V I I I entre las en el ambiente u n sinfín de alamedas pasaban las granbellezas. N a d a más deliciodes carrozas. Detrás de los so que los j a r d i n e s d e jarrones cuajados de claA r a n j u e z H a y en ellos veles sonaban los violines. u n parterre maravilloso, E l T a j o se poblaba de pefresco, verde y sombreaqueñas embarcaciones. A do, por donde atraviesa lo largo de la ribera l u el señorial camino que cía l a iluminación. E n el lleva a l a Isla dei Prínciembarcadero se serví R l a pe. L a proximidad del T a cena sobre mesas primojo hace que la vegetación rosamente adornadas. L a sea exuberante. P o r eso, fachada posterior de P a l a todos cuantos visitan este cio hallábase cuajada de l u r e c i n t o quedan encantados ces. Bajo el puente percidel paisaje. Dentro del partebíanse también iluminadas las rre existe una fontana con su falúas. D e los árboies colgataza de mármol, que supo refleban farolillos; y en las orillas jar el cielo, las rosas y los roshabía colocados u n sinfín de mortros de bellas y proceres mujeres. teretes. E l ambiente se cargaba de! V a c í a está la taza y en silencio el aroma dulzón de las magnolias. L a s surtidor. E l motín de A r a n j u e z segó clamas respetables paseaban por el la v i d a de esta fuente, como cortó las jardín de la Isla, en torno de l a fuente frases galantes de unos versos divinos, que de la E s p i n a se veía a las más jóvenes senhacían olvidar las calamidades mundanas. C o tadas bajo los templetes que decoran la plazorre el T a j o hacia otra p a t r i a de vez en cuanleta los galanes, en pie, departían con ellas; do se detiene junto a los jardines y caseríos PABELLONES D E LA RÍA, E N los jovencitos jugaban como chicuelos y se acopara reflejar en sus aguas l a esbeltez de árE L JARDÍN D E L PSISCIPE metían con brazados de flores; los elevados A
 // Cambio Nodo4-Sevilla