Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GRAN PRÉCfOSJ- lMITESTEuéF. s aop- sa. 3 ss SURTIDO f R E P A R A C I O N E S SAÍRANTIZADAS D E C U B I E R T A S V CÁMARAS GOYA. 85 GOYA E S Q U I N A G E N E R A! PQRLIER MADRID j Preparación, programas y contestaciones para Judicatura, Re gistros, Notarlas, abogados del E, Jurídico, Secretarios de Ayuntamiento y Judiciales, etc. en el INSTITUTO REUS PRECIADOS, 23, Madrid. l í o tenemos Apartado en Correos. Regalamos prospecto. En dichas oposiciones hemos obtenido varias veces el numero 1 y centenares de plazas. Tenemos Residencia Internado. 66 BOVER MAQUINARIA ELÉCTRICA ñv. Conde Peñalver, 21 y 23. MADRID POLLUELOS U 6, rusticas en toda España, compro. J. M. Brito, Alcalá, 34, Madrid. s i n rival Pan almendra Sorribas. Arenal, 2; Cruz, 6, M a drid. -T e t u á n 2 0; O DonnelI, 7; Santa Ana, 8; Córdoba, 4, Sevilla. Gratis catálogo alimentos para diabéticos. Sorribas, Lauria, 62, Barcelona. IMITES E is í! 5 i PROPAGANDA PRAT- LE 0 NÁDA 18 C Bflárantizamos envíos ¿provfncroá. l i PEDIR INTERESANTES DETALLES FOLIETOS ECT. g Único en fspoña 8I CICU 10 aumento cambio. ARDID. GENOVA, 4 MADRID Exportación provincias. Lea usteü Blanco y Heyro para diabéticos, obesos, artríticos, etc. Casa Santiveri, S. A, plaza Mayor, 24 (esquina Siete Julio) AVÍCOLA C A T A L A N A! I CAtABRIA 87. TELEr. 307 a BARCELOMA %2 Z F E R N A N D E Z Y GONZÁLEZ L PASTELERO D E MADRIGAL 1 421 2o que sin duda tenéis que preguntarme? -dijo Gabriel con desdeñosa impaciencia. -Guiad al encierro alto de la torre de Santiago -dijo al alcaide don Rodrigo. ¡Ah! -dijo Gabriel de Espinosa- Vamos de ¡extremo a extremo; de lo más bajo a lo más alto. Don Rodrigo no contestó, y ni él, ni Gabriel de Espinosa, ni el alcaide, hablaron una sola palabra, hasta que, atravesando pasadizos y subiendo escaleras, llegaron a lo alto de una torre y a una puerta fuerte, maciza y forrada de hierro como la del calabozo subterráneo. Cuando se abrió aquella puerta entraron en un calabozo ancho y perfectamente seco y ventilado por; idos estrechas rejas, situadas muy alto, junto a la bóveda. -Salid, cerrad y esperad a que yo os llame- -dijo don Rodrigo al alcaide, que salió y cerró. -Os agradezco sinceramente el que me hayáis traído aquí; allá abajo hace un frío tal, que Dios me perdone, pero creo que me iba helando el alma. -Para criminales como vos todo. es poco- -dijo don Rodrigo. ¿Y quién os ha dicho que yo sea criminal? ¿Qué Veis en mi semblante que os haga conocer al ladrón ¡p al villano? Aquí se deja hacer a los alcaldes lo que quieren, el Rey cierra los ojos u todo, y Dios se lo perdone, que no lo debía hacer. ¿Y quién sois vos, don perdido, para atreveros a calificar lo que hace o lo que no hace el Rey nuestro señor? i. ¿Sabéis que me parece una cosa, don Rodrigo? F- ¡Qué! í -Que me tenéis miedo y que hacéis de tripas corazón. ¡Yo! i por qué he deteneros yo miedo? -Porque 3 ro soy mucho preso para vos, y vos muy í oco alcalde para mí. No parecía sino que Gabriel de Espinosa se había propuesto que el alcalde perdiese el miedo y le irritaba. Para el alcalde, aquel hombre, con quien ya sabemos había tenido una larga entrevista en Madrigal ¡Gabriel de Espinosa, era un hombre extraordinario. ¡No lo veía claro; tenía, como sabemos, la sospe- instante para el bien; mirad que Dios os ve, y que es vuestro juez, al mismo tiempo que vos sois juez de Gabriel de Espinosa. E l alcalde se separó en silencio de los brazos de María, se ciñó su espada, tomó su vara y su bonete, se puso su capa de tercianela, volvió junto á María, la estrechó estremecido de amor entre sus brazos, la besó en la frente y dijo: -Libre quedas en mi casa; mi casa es tuya; aquí, desde este momento, no hay más señora que tu. Adiós. Y salió. ¡Oh, Señor, Señor! -exclamó María arrojándose, apenas salió don Rodrigo, a los pies de un crucifijo que había en un reclinatorio en la cámara del alcalde- Acepta como un cruento sacrificio mi vergonzoso, mi tristísimo recuerdo de mi vida pasada; acepta el voto de castidad, de penitencia, de expiación, que solemnemente te hago, y salva por él a mi padre del crimen de injusticia; si ese hombre es el Rey don Sebastián, vuélvele a su Trono, por el dolor de tu Santa Madre y por tu martirio en la cruz. CAPITULO X X don Rodrigo de Santularia, rápido, rígido, tropezando con todo el mundo, sin ver a nadie, con la mirada vuelta a su pensamiento, en dirección a la cárcel, las calles de V a lladolíd, llevando tras sí a Tribaldos, que corría y sudaba, para que su alcalde no le dejase atrás. Llegó, al fin, a la cárcel y dijo al alcaide: -Llevadme al encierro de Gabriel de Espinosa. ¿Qué diablos habrá hecho ese hombre- -dijo para si el alcaide- que tan demudado y tan hosco viene a verle el alcalde Santillana? jDios tenga piedad de él! Y el alcaide, que, según aparecía de compasivo, debía hacer poco tiempo que era alcaide de cárcel, apenas oyó la orden de don Rodrigo, partió delante de el, y, por escaleras y por pasadizos lóbregos llegó TRAVESABA A