Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BARCELONA. EjN EL A Y U N T A M I E X T O EL ALCALDE (x) PRONUNCIANDO DEL U N DISCURSO E N LA RECEPCIÓN CELEBRADA EN EL SALÓN. DE CIEVrn VOTO RRAN C- ur. l) C OV MCniVO H O M E N A J E A LA I N T E L E C T U A L I D A D C A S T E L L A N A sus primeros términos, xos hombres públicos, anticipando la realización del dogma cristiano, que reconoce a la carne el p r i v i legio de la resurrección, se han puesto de pie; uno de ellos con más prestigio que nunca, y los demás, dispuestos- a servir de quinta rueda al carro del Estado. Las clientelas de los partidos empiezan a respirar. E l general Berenguer, que es, a m á s de hombre de buena voluntad, un temperamento de humorista, los ha ido visitando a todos para dar a su cortesía el. aspecto de la curiosidad por hechos y problemas que él conoce de sobra, y todos, empezando por el señor conde de Romanones, para quien, en política, la mañana empieza con las primeras claridades del alba, todos le han ofrecido su apoyo. ¡Qué formidable garantía para el porvenir del Gobierno actual ha recibido- el señor presidente del Consejo de ministros l Puede haber nada tan patético como el ver al banquero Morgan solicitar para un empréstito de mil millones de dólares el concurso del pequeño ahorro? L o malo es que, poniendo aparte al Sr- Sánchez Guerra, jefe nato de todo el frente liberal del país, todas las demás respetables personalidades que han departido con el señor conde de Xauen muestran, por los vaivenes de la c i r- culación, tan borroso el relieve del cuño, que, a semejanza de lo que nos ocurre con las monedas antiguas extraídas de las excavaciones, pocos acertamos a discernir con exactitud las imágenes. Julio César- y V i t e lio alcanzan, por un error visual del momento, iguales homenajes. H a y en el artículo de Dumont Wilden un reproche dirigido a la Dictadura, al cual, más conocedor de nuestras costumbres poli- ticas, hubiera dado el ilustre escritor belga efecto retroactivo. E l despego del régimen caído de la intelectualidad. Excepción hecha de Cánovas y de Canalejas, que vivían en constante comunicación cen la población pen- BARCELONA. E N E L HOTEL E L DOCTOR M A R A N O N DIRIGIENDO RITZ LA PALABRA AL PUBLICO C O N MOTIVO D E L H O- MENAJE A LO? INTELECTUALES CASTELLANOS. (POTO TORRENTS)