Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OFERTA DIRECTA DE FABRICA AL CONSUMIDO R DE A Q U IN A Al ESCRIBIR C o n t e c l a d o tiniversaS y t o d o s l o s a d e l a n t o s m o d e r n o s Visibilidad absoluta. MOVSSIMO MODELO E l c a r r o d e i a e i a ñ o m a y o r q u e t o d a s l a s mácguinas p o r t á t i l e s PRECIO SIN C O M P E T E N C I A También hay modelos plegables de 450 pesetas. Colores: negro, verde, azul, rojo, marrón, crema, malva. Al contado y a plazos. UN MILLÓN DE MAQUINAS VENDIDAS La CORONA es la portátil más antigua y mejor que se fabrica. PIDA UNA DEMOSTRACIÓN A LOS AGENTES QUE TENEMOS EN TODAS LAS PROVINCIAS Boletín a recortar (franquéese con 2 cts. SOCIEDAD HISPANO- AMERICANA G A S T O NORGE, C. A. -Sevilla, 16. -MADRID. Remítame catálogo D y condiciones, al contado y a plazos, de la máquina CORONA modelo Nombre Calle de núm Población i A C f l I E l AQ Preparación en las clases y por correspondencia, programas y contestaciones en el anJ I Q b d í E w U y E n b M V tiguo y acreditado INSTITUTO REUS PRECIADOS, 23, MADRID. Casi todos los opositores aprobados han estudiado por nuestras inmejorables contestaciones Tenemos internado. Regalamos prospecto. EÜ. Lotería 5 San Bernardo, 18. Madrid. Apartado 8.057 Manolita le Pable K e m i t o billetes p a r a todos los sorteos, d e s d e u n décimo e n adelante, a provincias y extranjero. T i e n e b i l l e t e s p a r a e l g r a n s o r t e o d e l a C i u d a d SJniversitaria, a l O O pts. d é c i m o y m i l pts. ¡billete. 426 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO D E MADRIGAL 427 -S i fiáis en los papeles que traéis y en la bula del Papa, en los amores de esa Reina o princesa, o cosa que no sabemos qué sea, de que me hablasteis en M a drigal, os equivocáis tanto que tengo a obligación y a c a r i d a d el decíroslo, -porque antes que juez soy cristiano, y noble, y caballero, y porque os tengo a vos en mucho más que a un hombre vulgar, os aviso. -Vamos claro: ¿y cómo entendéis vos que yo no soy un hombre bajo y común? -dijo Gabriel de Espinosa con aquel acento que a un tiempo irritaba la bilis del alcalde y le ponía espanto. -V o s sois un hombre misterioso- -dijo Santillana. -Protesto- -dijo con cierto gracejo Gabriel de E s pinosa- porque por tan misterioso podéis tenerme, que sin otro delito que el que vos no comprendáis lo que yo soy, porque os empeñéis en no comprenderme, me llevéis a la horca; lo cual, os lo aseguro, no me parecería bien. Voy a deciros otra vez, aunque creo que no hayáis olvidado! o que yo soy. Se me tiene por hijo de Juan de Espinosa y de su mujer Mari P é r e z pero yo no puedo probar esto ni aun para mí mismo, porque mi partida de bautismo no parece. Dicen otros que soy expósito, y que mis padres me encontraron una mañana, recién nacido, en el cajón de la iglesia mayor de Santa María de Toledo. Noble soy si soy Espinosa, y noble si soy expósito, por hijo adoptivo del R e y por consecuencia, obedeciendo las leyes, tratarme debéis como noble, y no cargarme de hierros, ni tenerme sin lecho y sin silla, ni permitir que el alcaide me maltrate; continuando en lo que yo soy, voy a repetiros lo que ya os he dicho Crecí al abrigo de los que se llaman mis padres, o lo eran, y cuando pude trabajar, me pusieron a tejedor de terciopelo; pero como yo siempre he tenido el natural altivo que en mí veis, y que os hace creerme principal v misterioso, me indispuse con el telar v con la lanzadera, y metíme a soldado. Tantas tierras he corrido, y tantas aventuras han pasado por mí, y yo por ellas, que con su relato, si se escribiera, se llenaría un grueso volumen; hablo cuatro idiomas, casi cinco. ¿Y qué idiomas habláis, señor Gabriel de Espinosa? -dijo Santillana, a cuyos ojos se hacía a cada momento más temible Gabriel. -E l castellano, como veis; el italiano, como vais ver. Y Gabriel de Espinosa dijo en italiano el Credo. -E l dialecto que habláis, aunque no bien, es el veneciano- -dijo Santillana, hablando bastante bien en aquel dialecto- pero os dejáis entender a las mil maravillas. -Hablo, además, el francés- -dijo Gabriel de E s pinosa- como podéis juzgar. Y dijo en francés la Salve. -No comprendo el francés- -dijo Santillana- pero me parece que le habláis bien. -Pues ved cómo hablo el árabe. Y Gabriel de Espinosa soltó en árabe correcto la profesión de fe de los musulmanes, contenida en el Koran. Habláis el árabe! -exclamó con intención don Rodrigo de Santillana- Y decidme: ¿por ventura, habláis también el portugués? ¿Q u i é n os lo ha dicho, que habéis acertado? -dijo Gabriel de Espinosa con la mayor naturalidad- Pues sabed que le hablo como si hubiera nacido en Lisboa. Él alcalde se estremeció y se revolvió m á s poderosa en su cabeza la idea de que aquel hombre era el Rey don Sebastián. Aturdíale, sin embargo, el ver que Gabriel de Espinosa representaba m á s de cincuenta años, y que parecía m á s viejo que cuando le habló la primera f vez en Madrigal. Entonces Gabriel de Espinosa tenía el cabello rubio, con algunas canas, y la barba rubia también, y las cejas sin cana alguna. E n el momento en que le estaba mirando, la barba y las cejas eran rubias, s í pero en su nacimiento completamente blancas, y el cabello completamente entrecano. Recordaba también el alcalde que cuando le prendió la noche anterior no se veían aquellas señales de vejez en Gabriel de Espinosa, y se aturdía y se embrollaba, porque Gabriel, si era el Rey don Sebastián, no podía tener más que treinta y nueve años, y el alcalde le veía con la apariencia de mucho m á s de cincuentaa Y tan atentamente miraba a Gabriel de Espinosa, gue éste le d i j a
 // Cambio Nodo4-Sevilla