Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 27 DE MARZO DE 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 18. tadas- todas las clases sociales, sin distinción, viéndose entre los concurrentes buen número de obreros. Ofició D. Francisco Romero de la Quintana, cantándose primeramente la vigilia, entonándose a continuación la misa de Calahorra, ejecutada por una nutrida capilla. Después de celebrados los actos religiosos, fueron cursados los siguientes telegramas: José Antonio Primo de Rivera. -Madrid. A l terminarse solemnes funerales por el alma de su padre, organizados por sus amigos y colaboradores de su obra en Sevilla y su provincia, le reiteran, así como a su familia, la expresión de nuestro profundo pesar, exteriorizado por numerosísima concurrencia, que ha rendido así un sentido homenaje postumo a la obra salvadora que tanto favoreció a Sevilla. -José María Ybarra. -Nicolás Días Molero. -Pedro Parias. General Martínez A n i d o -M a d r i d Celebrados solemnes funerales por el alma del marqués de Estella, organizados por amigos y colaboradores de su obra en Sevilla y provincia, con numerosísima concurrencia, que demostró hondo sentimiento pesar, renovamos a V E expresión de nuestro sentido pésame. -José María Ybarra. -Nicoás Días Molero. -Pedro Parias. LOS F U N E R A L E S POR PRIMO D E RIVERA E n San Francisco el G r a n d e Madrid 26, 3 tarde. Esta mañana, a las once, se celebraron en San Francisco el Grande los solemnes funerales oficiales por el alma del general Primo de Rivera. L a religiosa ceremonia fué presidida por S. M el Rey, que llegó al templo en un coche de París a la federica, con uniforme de capitán general, la banda del Mérito M i litar roja y la insignia del Toisón de Oro, acompañado del infante D. Jaime, que iba de maestrante de Sevilla, con el Toisón y la banda del collar de Carlos I I I E n tres landos, precedían al Soberano y al infante, el duque de Miranda, conde de Maceda, grande de España de guardia, don Carlos Muñoz Roca Tallada; los generales Ponte y García Lavaggi, mayordomo señor Creus y ayudante de servicio. De caballerizo figuraba en la comitiva el Sr. Dorado, cerrando aquélla una sección de la Escolta. E n la explanada- de la iglesia recibieron a Su Majestad los infantes D. Fernando, de general, con banda del Mérito Naval; D. Luis Alfonso, de teniente de Ingenieros, con la banda de Carlos I I L y D. Alfonso de Orleáns, de aviador, también con la banda de Carlos I I I el presidente del Consejo y las autoridades. Acompañado del capitán general, el Soberano revistó la compañía dé León, encargada de rendir honores con un zaguanete de Alabarderos. Una batería de Artillería, situada en las Vistillas, hizo las salvas de ordenanza. E l público que llenaba las calles de los alrededores y los balcones de los edificios ovacionó a Su Majestad. E n el templo, el Monarca ocupó el trono, a la derecha del altar mayor. Enfrente se colocaron los infantes, Junto al túmulo, al que daban guardia los Alabarderos, se pusieron, a un lado, los embajadores y m i nistros extranjeros, con el personal de las Embajadas y Legaciones; y el gobernador civil, y al otro, el Gobierno en pleno, de uniforme, con la sola excepción del duque de Alba, y el capitán general. Ocupando los sitios previamente señalados se hallaban, en el de la familia del finado, el hijo del marqués de Estella D José Anonio, que vestía uniforme de gentilhombre, y en los restantes, el nuncio, capitán general de la Armada, generales Martínez Anido, Ardanaz, Sanjurjo, Millán- Astray, Corneo, Marvá, Saro, Kindelán y otros muchos; Sres. Calvo Sotelo, conde de Guadalhorce, Yanguas, Castedo, Callejo, Cierva, Palacios, Maeztu, marqués de Santa Cruz, Ortega Morejón, Salcedo Bermejillo y otros, acompañados muchos de ellos de sus- espectivas señoras Figuraban en la numerosa concurrencia representaciones de todas las clases de etiqueta, ministerios y demás centros oficiales, Supremo de Guerra y Marina, Ordenes m i liares, Cuerpos, de la guarnición, etc. Ofició en la ceremonia el padre superior de la casa, D. Manuel Fabregat, con los capellanes capitulares de San Francisco y los padres de la residencia. Dijo el responso y dio la bendición el cardenal Segura. Asistió también el obispo de Sión, no pudiendo hacerlo el de Madrid- Alcalá por hallarse enfermo. L a parte musical, integrada por la casi totalidad de la Orquesta Sinfónica y cuarenta voces pertenecientes a la Asociación Musical, fué dirigida por el maestro Busca. Se ejecutó la gran misa a cuatro voces de Perosi. A l abandonar S. M el Rey el templo, terminados ya los funerales, se reprodujeron las ovaciones al Soberano por parte del pú- blico que había acudido al religioso acto y el que llenaba los alrededores de San Francisco el Grande. L o s funerales ofrendados p o r los c o l a b o r a d o r e s de su obra en Sevilla Ayer, a las once de la mañana, en la parroquia del Salvador, se celebraron. solemnes funerales por el eterno descanso del alma del ilustre general D. Miguel Primo de Rivera, marqués de ¿stella, que, entre otros títulos, tenía, el de alcalde honorario de Se- villa. Las honras fúnebres fueron ofrendadas pollos colaboradores de su obra en Sevilla, ex asambleístas, ex diputados provinciales, ex concejales y amigos particulares del finado. E n el presbiterio tomaron asiento, presidiendo el piadoso acto, D. Cayetano Sánchez Pineda, en representación del alcalde, a la sazón ausente; D. Jerónimo Montilla, representando al gobernador civil por enfermedad de éste, y el párroco del Salvador, don Francisco Lasso. E n el duelo figuraban también los señores D. José María Ybarra, ex alcalde D. Nicolás Díaz Molero, ex presidente de la Diputación provincial D. Pedro Parias, ex munícipes D. Pedro Fernández Palacios, don Carlos Delgado Brackenbury, D. José Pemartín, D. Baldomero Sampedro, D. Alfonso Zbikowsky y D. Samuel Cardona, y los señores Ruiz Martínez, marqués de la Gomera, D. Pedro Solís y el familiar del ilustre fallecido D. Sancho Dávila, hijo del conde de Villafuente Bermeja. E l templo estaba materialmente lleno de público, destacando por su elevado número las damas. Entre las personalidades que asistieron figuraban el comisario regio de la Exposición y ex ministro, D. Carlos Cañal; los señores Díaz de Urmeneta, Traver, Vázquez Armero, marqués de Tablantes, general Tavira, D. Juan Antonio León, conde de Campo Rey, D. José Huesca, D. Santiago Martínez, D. José Rico Cejudo, D. Javier Parladé, doctor Galnares, coronel González, comandante Bustillo, D. Francisco Aguilar Galindo, D. Domingo Tejera, comandante Redondo, D. Manuel González Parejo, conde de Bustillo, D. Manuel Borrero y la directiva del Casino de Clases del Ejército, integrada por los suboficiales D. Nicolás Lozano, D. Alfonso Chamorro y D. Joaquín de Celis. Puede. decirse que estuvieron represen- E n otras provincias Cádiz 26, 7 tarde. E n la iglesia de San Agustín se celebraron solemnes funerales en sufragio del marqués de Estella, organizados por la Asociación Agustiniana, la de Esposas y Madres Cristianas y la Asociación de Santa Rita e hijas de Nuestra Señora del Buen Consejo. Asistió enorme concurrencia. Valencia 26, 3 tarde. U n público heterogéneo y condolido ha llenado hasta rebosar la anchurosa iglesia de los Padres dominicos de la calle d e C i r i l o Amorós, en la que se han celebrado funerales por el marqués de Estella, costeados por esta Junta provincial de Unión Patriótica. Presidió el marqués de Sotelo, al que acompañaban todas las autoridades. E n el presbiterio tomó asiento, bajo dosel, el arzobispo. Asistieron también los jefes de todos los Cuerpos y los jefes y oficiales francos de cervicio. Después- de la misa de Réquiem, cantada por la capilla, el canónigo magistral Sr. C h i llida, pronunció elocuentísima oración fúnebre, en la que elogió fervorosamente el españolismo y el patriotismo del marqués de Estella y sus grandes virtudes cívicas y militares. Comparó tres momentos culminantes de su vida con otros de Isabel la Católica, e hizo un parangón entre la política anterior a la Dictadura v la del marqués de E s tella. Terminados los funerales, el marqués de Sotelo se remiró por la sacristía, para evitar manifestaciones; pero un grupo numerosísimo de personas, entre ellas muchas mujeres, le buscó a la salida y le tributó una gran ovación, dándose vivas al alcalde perpetuo de Valencia y al marqués de Estella. E l marqués de Sotelo tomó un- auómóvil, esquivando la manifestación. f Jerez de la Frontera 26, 8 noche. Dedicados por el Ayuntamiento y Cabildo eclesiástico, se han Celebrado funerales por el general Primo de Rivera, en la Colegiata. Ofició de pontifical el cardenal Iluníláin, rezándose al final un responso. L a oración fúnebre fué pronunciada por el abad, D. Teodomiro Molina. Presidieron, el alcalde, Sr. Lozano; los gobernadores civil y militar de Cádiz y las autoridades locales, Asistió enorme concurrencia. Después de la ceremonia religiosa se formó una manifestación, en la que figuraban muchos obreros, que depositó coronas en el monumento dedicado al marqués de E s tella.
 // Cambio Nodo4-Sevilla