Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Las figuras de la Pasión en O b e r a m m e i B IEN ajenos estaban los r o manos ai tender su c a l zada militar por el A m mergau que aquella ruta i b a a desempeñar un papel tan i m portante en la- historia de Ober a m m e r g a u P e r o no podían impedir que aquellos magníficos caminos de sus legiones no fuesen aprovechados d e s p u é s por la E d a d M e d i a para vías comerciales. Y l a que pasaba por Oberammergau era excelente. Traía a A l e m a n i a los productos de Italia y del O r i e n te, y daba salida a las tallas de madera que, amorosa y pacientemente, recortaban ios habitantes del A l t o A m m e r H e r mosas tallas, que y a en el s i glo x v n i eran c o n o c i d a s en Holanda, en Inglaterra, en E s candinavia, en R u s i a y en Es paña. fácil el camino. A veces, en nombre de la Filosofía racionalista o por razones cultural e s se prohibían las represen- taciones. L a Pasión de Oberammergau arranca de los misterios de la E d a d M e d i a Pero ya no es u n o de aquellos misterios, gérmenes religiosos; alegóricos e i n f o r mes de nuestro teatro. P r i m e r o se presente vestida dé! solemne ropaje del alejandrino, y luego, a principios dei 19. un eclesiástico de Ettal, Ottmar Weiss, escribió, fiel a i a narración bíblica, u n nuevo texto con certero instinto dramático. U n maestro de Oberammergau, Dedler, compuso para él una música aprendida en Aípzart y. en H a y d n L a Pasión iba cobrando fama y llamando a Oberammergau a E u r o p a entera. A q u e l voto cristiano, h e c h o e n 1633, i b a a cumplirse y a a l a faz del mundo. Decíamos antes que Oberammergau v i v e de l a Pasión. Podemos añadir que Oberammergau v i v e dentro de la Pasión. D e los 2.300 habitantes, casi la tercera parte interviene en ella como apóstol, sacerdote, romano, nazareno, etc. L l e g a r a desempeñar una de las figuras principales de! drama del Gólgota supone la realización de u n sueño fuertemente, mezclado de sentimiento religioso. P o r que esto es precisamente lo que hace que la Pasión de Oberammergau no haya p e r d i d o su fuerza sobre las almas: la religiosidad con que se la interpreta. Y es que los moradores están convertidos en personajes bíblicos. Muchos meses antes de la Pasión se dejan crecer el pelo y la barba. U n edicL E C H E S (ANAS) to del Ayuntamiento- prohibe Jas caras rasuradas y l a cabellera corta eu la mujer. E n la mesa de trabajo y en los mesones se sientan apóstoles y altos sacerdotes. P o r las calles cruzan galileos y ángeles. E l pueblo empieza a- v i v i r su gran misión. E l momento más difícil es e! la elección de los personajes. Todos- aspiran a un papel, y hay que tener en cuenta que tres siglos de tradición han engendrado grandes actores. -Mo es por eso de envidiar esa Junta de 22 individuos de la Ma- nicipalidad. c. o otros ciudadanos de reconocida capacidad artística, que tienen que decidirse: por una sola María o por tm solo Judas. Muchos de ellos, para substraerse a toda sugestión, evitan durante muchas semanas todo trato. P a r a la Pasión de 1930 ¡a elección ú ¡Cristo no ha sido difícil. E l ceramista A m i V L a n g el Cristo de las tres últimas Pasiones, no puede soportar ya con sus cincocr. y cinco años el esfuerzo corporal- que e p a pel requiere. L e substituir; Alois L a n g lejano- pariente suyo, hombre de treinta o: v. o años, tipo fuerte y moreno, que dará u 1 ¡figura del Salvador todo el matiz poétic. A l o i s L a n g el Nathaniel de 3 a Pasión an. terior. qut tantos Cristos talló e. i nacer encarnara, por fin. ia figura tanto tien soñada er, ios ocios que su profesión deja entre las. colmenas de su i- archr, O b e r a m m e r g a u vive de la Pasión. V i v e del arte de la P a sión. P r i m e r o durante muchos siglos, dé la Pasión hecha escultura. Después, a fuerza de v i v i r dentro de las magníficas tallas ¡de sus apóstoles, de sus Cristos, dé sus Magdalenas, de sus Marías, sintió el deseo de hacerlas v i v i r al modo de los monjes de Augsburgo en sus misterios, de l a misma manera que antes había tallado al modo de los monjes de Rottenbuch. Y así, lo que en otras partes era simple confesión, en Oberamriiergau devino p r o f e s i ó n Después, cuando la guerra de treinta años despoblaba la comarca con su cortejo de pestes, Oberammergau hizo u n voto si Dios la libraba de aquel azote: el de representar la Pasión cada diez años. D e esta manera la Pasión de Cristo se convirtió para Oberammergau en repertorio eterno. N o siempre tuvo HANSI PREISINGER (M A M A MAGDALENA) Y ANTÓN JESÚS ESTARÁ REPRESENTADO POR EX ESCULTOR ALOIS LANG
 // Cambio Nodo4-Sevilla