Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S i DE ABRIL D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 33. N F O R M A C 1 O NES MILITARES Llegada del jefe de las fuerzas aéreas de Marruecos E n el expreso de ayer llegó si teniente corone) D P i ó Mulero, jefe de las fuerzas aireas de Marruecos, uicn hoy continuará su viaje por vía aerea para incorporarse a su destino. H a tomado posesión de la jefatura de la Comandancia de Carabineros de Sevilla el teniente coronel D Enrique Crespo Salinas. de Loreto. a quienes el p ú b l i c o a s o c i ó al mismo cordial homenaje. U n é x i t o en fin, de apoteosis. Como diría Amalia, de furo 1 N F O R M A C I O N E S MUSICALES Carmen Aznar de Bas Todo profesor de piano, digno de tal nombre, y son contados los que lo merecen, debe estar en continuo desdoblamiento de su propia personalidad, la que va trasmitiendo a sus d i s c í p u l o s d í a tras d í a y momento tras momento. Las cualidades y defectos del profesor í n t e g r a m e n t e van pasando a los alumnos, que son sus hijos a r t í s t i c o s y continuadores de su personalidad. Carlos Vidiella, el mayor prestigio de C a t a l u ñ a en la e n s e ñ a n z a del piano, en sus largos a ñ o s de apostolado, f o r m ó l e g i ó n de excelentes artistas, que honraron a su patria y a su maestro; basta citar a Granados y Malats. Hombre de profundos conocimientos t é c n i c o s y de una honradez a r t í s t i c a extremada, nada dejaba pasar, que pudiera ser causa de defectos t é c n i c o s para el porvenir, y de a h í que cuantos por sus manos pasaron posean una t é c n i c a p u r í s i m a una, limpieza en el fraseo, una seguridad en el ataque y un sentido tan exacto de la sonoridad, que nos hacen recordar inmediatamente al maestro de quien recibieron los sabios consejos. Lo que no pudo hacer Vidiella ni p o d r á conseguir n i n g ú n maestro, a s í sea el m á s eminente, es formar la personalidad del alumno al u n í s o n o con la suya, o sea, infundir en su alma el alma propia para sentir, comprender o interpretar como él, sienta, comprenda o interprete; eso no e s t á a, su alcance; puede aconsejar sabiamente, señ a l a r orientaciones, encauzar poco a poco las facultades propias de los encomendados a su d i r e c c i ó n mas siempre é s t o s interp r e t a r á n s e g ú n el propio sentir, ya que esto es algo innato y propio, nunca sujeto a reglas y normas fijas; es la personalidad que se revela. Naturalmente, tiene que ser así, pues de lo contrario no e x i s t i r í a m á s que una sola manera de comprender- y sentir a un autor, y una sola y uniforme interp r e t a c i ó n lo que. s e r í a la completa, anulac i ó n del artista. Estas observaciones se nos iban ocurriendo anoche durante el recital que la s e ñ o r a Aznar de Bas dio en el s a l ó n de actos del Ateneo, lleno por completo de selecto y distinguido p ú b l i c o condiciones t é c n i c a s de primer orden posee esta distinguida pianista; seguridad, p u l s a c i ó n adecuada, s e g ú n las necesidades del pasaje; dominio absoluto de los pedales, y una perfecta p o s i c i ó n que no descompone j a m á s Y repetimos que se o c u r r í a n las anteriores observaciones al notar c ó m o la concertista pasaba de un autor a otro; Bach, equilibrado, grave, con libertad de ritmo propia de su estilo; Sinding en Murmullos de primavera encuadrado, sereno, con la gracia n o s t á l g i c a propia de la m ú s i c a noruega, los argentinos R o d r í g u e z y Wiliams. en sus dos bocetos de fina gracia y elegante factura, y Raehmaninoff, en el conocido preludio, fueron interpretados con justeza, arte y sentimiento. Y llegó el escollo, en el que tropiezan la m a y o r í a de los pianistas. C h o p í n Es lamentable lo que pasa con este tan admirable como despiadadamente tratado maestro; él, que f u é un adorador del ritmo en sus m á s diversas manifestaciones, p o d r á desde lo alto ver c ó m o es destrozado hasta dejarlo desconocido; n o t a r á t a m b i é n con profunda pena c ó m o el ruba. fo que tanto i n t e r é s presta a la l í n e a melódica, es boy convertido en movimiento e p i l é c t i c o que desfiguran por completo dicha linca, y c ó m o los tiempos, tan meticulosamente metronomizados por él, son olvidados y cambiados a capricho. E s un mal general que introdujo un genial pianista, y que ha contagiado a toda, una g e n e r a c i ó n Lo mismo sucede con A l liéniz, cuyas obras son llevadas con una rapidez tan grande, que hace desaparecer por completo el sentimiento, que tan- hondo late en sus p á g i n a s N ó basta, repetimos, un perfecto mecanismo pava ser un idea. 1 i n t é r p r e t e esto, dentro de ser una gran c u a lidad, no es m á s que una cosa accesoria y accidenta, pues de ser así, t e n d r í a m o s centenares les grandes concertistas, cosa, que, por fortuna, a ú n no ha llegado p. ser realidad. -E. Cartelera madrileña Zarzuela. Noche de verbena L a fiesta de San A n t ó n y L a revoltosa Pontalba. Los claveles y Los naranja, es Español. (Compañía Guerrero- Mendoza. Los tres mosqueteros y Peleles Comedia. ¡Contente, Clemente! C a l d e r ó n E l cabo primero E l d ú o de la Africana y L a rosa del a z a f r á n Lara. Ma. nos de plata Infanta Isabel. La condesa e s t á triste... Reina Victoria. (C o m p a ñ í a Díaz- Artigas. E l monje blanco Eslava. (Celia G á m e z Amparito Navarro. Lino R o d r í g u e z L a bomba Las c a r i ñ o s a s y Las castigadoras A l k á z a r (C o m p a ñ í a B o n a f é L a educ a c i ó n de los padres C ó m i c o (C o m p a ñ í a Loreto- Chicote. 13... ¡L a g a r t o lagarto! y L a real gana Fuencarral. (C o m p a ñ í a de Luis Calvo. E l d ú o de la Africana Los d é A r a g ó n y L a picarona M a r t í n M o t e t e s y b u l e r í a s Cha- Cachft L a Melitona y E l gallo R o m e a ¡P o r si las moscas! Maravillas. (C o m p a ñ í a Manrique Gil. ¡M á l a g a tiene la fama! y Calvarios ignotos P a v ó n (C o m p a ñ í a Carlos M Baena. Córdoba, la Sultana Infanta Beatriz. (C o m p a ñ í a Catalina Barcena. M a r í q u i l l a Terremoto Eldorarlo. San Juan de Luz Los pirandones y Aquí hacen falta tres hombres Gran Metropolitano. (C o m p a ñ í a R a m bal, de grandes e s p e c t á c u l o s Veinte mil leguas de viaje submarino Price. (C o m p a ñ í a Anita Adamuz. E l alma de la copla IJ l l l i l lililí lililí lili I I1II II I N F OR M AC 3 O N ES TEATRALES E n S evilla D e s p e d i d a de M a r í a G á m e z E n la función del domingo, por la noche, Doniendo en. escena, la. divertida comedia Un millón de D. Pedro Maños. Seca, term i n ó su breve, campana en el teatro de la, e x p o s i c i ó n la notable: actriz María G á n- ie a. la cuá t. como a sus c o m p a ñ e r o s despidió el p ú b l i c o con muy cordiales aplausos. 1 T e a t r o de la E x p o s i c i ó n T e m p o r a d a de primavera. A b o n o A partir do cala fecha quedan abiertos en la c o n t a d u r í a del teatro de San Fernando los abonos para la temporada, de primavera, que e m p e z a r á n el s á b a d o 19 de abril. Cartelera sevillana E x p o s i c i ó n (C o m p a ñ í a de comedias. A las diez y cuarto, ¡A t r é v e t e Susana estreno. r. jDuaue. -A las siete y tres cuartos, E i santo de la isidra A. las nueve en punto, Él sobre verde A las diez y tres cuartos, ¡P o r ajgo s e r á- P l a n t a c i ó n cabaret americano. (Parque de H a r í a Luisa. -Desde las once a la madrugada, dancing, atracciones, orquesta y c o t i l l ó n C o n s u m i c i ó n m í n i m a 3 pesetas. Bar Fivc o d o c k tea, meriendas, m ú s i c a Frontón Betis, -Cinco y media tarde, Ol aso y TJrresti, contra Olalde y Arrate, y hermanos Ooenaga, contra M ti pica y Solo; ábal. Diez y cuarto noche, Andrinua y P cbevern a. contra Isidoro y Guernica (debut) y Leeube I y Egui, contra E c h á n i z y AlÉalei. IWW. CRISTALES C R Ü K S interceptan las radiaciones perjudiciales a la vista, absorbiendo los rayos ultravioletas. C r e e n Ó p t i c o V e l á z q u c z S. S e r v i c i o d i a r i o cié a u i o m ó y í l e s UiOTlXTO- NER VA- SEVILLA Desde el 6 ie octubre, hasta uuevo aviso. De Riotinto: Por la m a ñ a n a a las 7; por la tarde, a las 2 y media. De Nerva: Por la m a ñ a n a a las 7 y media; por la tarde, a las 3. De Sevilla: Por la m a ñ a n a a las 8; por, la tarde, a las 3. Oficinas en Sevilla: A L B O E R A 7. T E L E F O N O 25479. En Madrid E n el C ó m i c o A m a l i a M o l i n a Amalia Molina, la grande, la de la solera, vuelve como se f u é y a ú n d i r í a m o s que m e j ó E n lo físico parece una chavaia. La naturaleza, que no suele ser p r ó d i g a en ciertos dones, le ha concedido un suplemento de ilimitada juventud. E n lo castizo dé su arte, Amalia no tiene fin. E l l a es la germina r e p r e s e n t a c i ó n de la gracia y de la- espontaneidad: toda sangre y nervio; Sevilla por donde quiera que se la mira, cantando, bailando y hasta impi- ovisando discursos, como el que e s p e t ó salerosa, para agradecer aquella catarata de aplausos con que f u é recibida. Durante su espaciada ausencia, el puesto de Amalia estuvo vacante: Nadie de las nuevas c o n s i g u i ó borrar su recuerdo. Por eso, al presentarse en el C ó m i c o su inconfundible estilo, lleno de gracia y de gracejo pinturero y garboso, p a r e c í a una cosa nueva. Y esta es la originalidad ineopiable de Amalia, que, con deslumbrador boato, un d i n e r á l u c i ó sus galas a n d a l u z a s- -a ú n mejores- -al son de c u p l é s de bailes y de b u l e r í a s gitanas, armando un terremoto de ovaciones, que no; t e n í a n punto de acabar. Por algo es M a riquilla Terremoto, y los aplausos volvieron a resonar c á l i d a m e n t e cuando Amalia sal i ó l a escena a c o m p a ñ a d a de los Quintero y L í n e a de la Sierra ÓMNIBUS SAURER. Sevilla- Aracena- Cortegana- Rosal SERVICIOS DIARIOS Oficinas: M a r q u é s de Paradas, 37. T e l é f o n o 25339 L í n e a s de Sevilla a A l c a l á y de Sevilla a Carmona ÓMNIBUS D E DIQN BOUTON Salidas: Puerta de Jerez, jardines de Cristina Oficinas: Almirante Lobo. 1 S. T e l é f o n o 22680 E M P R E S A D E AUTOMÓVILES Servicio diario de a u t o m ó v i l e s de Sevilla a Herrera y Puente Genil, por Puebla de Cazalla y Osuna. Salida de Sevilla, a las siet de la m a ñ a na (Puerta de la Carne) Llegada a Puente Genil, a las once y cuarenta y cinco minutos. Salida de Puente Genil, a las tres y treinta de la tarde. Llegada a Sevilla, a las ocho de la noche.