Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JOYERÍA LA ESMERALDA 39, CARRETAS, 39 Lea usted Blanco y Negro Actualidades Crónica gráfica e EspaJ ña y extranjero. locomotoras, via un metro, vende y alquila Jorge Behrendt. Apartado 289, Madrid. MES ff N. 10. -Sortija brillantes y agua marina sintética. 650 ptas. N. 11. -Sortija brillantes, platino y agua marina sintética. S 50 ptas. El Teatro, el Cine y los Toros Crónicas de la semana. Artículos varios. Gente Menuda Historietas, cuentos Infantiles. ACOTES DE i! $Il ÍEMH E gL ALTA CALIDAD- ECONOMÍA Deportes Amplias informaciones Ilustradas. N. 12. -Sortija brillanN. 13. -Sortija platites, platino y agua marino, brillantes y agua mana sintética. 900 ptas. rina sintética. 1.250 ptas. Antes de comprar, vean surtía o y precios de esta Casa La Mujer y la Casa Modas. Labores. El arte en el hogar. LA ESMERALDA. Carretas, 39 Madrid. Literatura Una novela corta en cada numero o el pliego semanal de nna grande. Cuentos, crónicas, poesías, Informaciones. La mejor como alumbrado supletorio y para casas de campo. Lámparas ininflamables, cocinas, hornillos, etc. Catálogo gratis. CASA LAOROEN. Fuentes. 9, Madrid. LUZ POR GASOLINA FINCAS rústicas en toda España, compro. J. M. Brito, Alcalá, 94, Madrid. UNA pta. ejempiar. Lyon Más baratos que los eléctricos. Las yores existencias de Éspaiía. Condicicr vendedores. Facilidades. C. H E R R E R A BARQTJILIX) MOTORES A GASOLINA USO FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO DE MADRIGAL 5 r Espinosa es el Rey don Sebastián, y envolviéndola en una traición contra mí, de lo que me pesa harto. F r a y Miguel de los Santos es el fautor de todo esto, y todo esto lo hace en provecho de don A n tonio de Portugal, no del Rey don Sebastián, que sabe él muy bien que m u r i ó como que predicó en ías honras del Rey don Sebastián, en la iglesia de Belén, en Lisboa. Que Gabriel de Espinosa sepa grandes cosas de Estado, lo creo muy bien; y hasta lo que yo hablé con el Rey don Sebastián en Guadalupe, porque don Sebastián era un tanto hablador, y fray Miguel de los Santos, muy su favorito y a quien nada tenía oculto; y como Gabriel de E s pinosa está aleccionado por fray Miguel de los Santos, he aquí que ese hombre, bajo y rebelde, puede decir cosas que maravillen y asombren. -Siempre queda a Vuestra Majestad su propio testimonio. Gabriel de Espinosa desea ardientemente que Vuestra Majestad le permita venir a su presencia. -M i s jueces, mis jueces bastan- -dijo el Rey- no puede la majestad real descender hasta los audaces. S i es un impostor, mis jueces lo v e r á n y si, por un- milagro, que de otra manera no puede ser, fuese el Rey don Sebastián, yo me contentaría mucho de ello y le daría de muy buena voluntad su reino; porque Dios me libre, no ya de retener, pero ni a ú n de codiciar lo que no es mío. -A h o r a bien, señor- -dijo Aben- Shariar levantándose dejemos de hablar de Gabriel de Espinosa o del Rey don Sebastián, y permítame Vuestra M a jestad le hable en nombre de Venecia de otra persona. -Os escucho, señor senador; escucho en vos a Venecia. -L a esposa de Gabriel de Espinosa, que ha venido con un nombre supuesto, con el supuesto empleo de nodriza de una hija del pastelero de Madrigal, está presa en la cárcel de aquella villa. -Dicen que esa que se llama Clara es una alta persona, que, seducida y engañada, no puede ser de otro modo, por Gabriel de Espinosa, le ha seguido en sus aventuras. E s cierto que esa mujer o esa dama es legítimamente esposa deJí pastelero? -S í señor; esposa legítima: -Decían que Gabriel de Espinosa había sido se- cretamente casado por fray Miguel de los Santos con doña A n a de Austria- -observó el Rey, deslizando, por decirlo así, estas palabras. -N o no, señor- -respondió Aben- Shariar- en- MIS JUECES, MIS JUECES BASTAN DIJO EC RE? tre doña A n a de Austria y Gabriel de Espinosa sólo media una promesa de casamiento que no ss realizará j a m á s ¡Jamás! -dijo el Rey de una manera singular,