Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
si compra un billete para el gran sorteo del 12 D E MAYO (100 ptas. el décimo) en la afortunada Administración de Loterías de la calle del Barquillo, 8, Madrid. Su administrador, D. E X R I Q ü E MURCIANO, sirve a provincias cuantos pedidos le hagan. USTED SERA MILLONARIO GRAN OCASIÓN Por haber reformado sus talleres y adquirido maquinaria de mayor producción, se vende, todo junto o por separado, máquina rotativa con todo el servicio de estereotipia, y cuatro máquinas d e componer T I P O GHAPH en perfecto estado de funcionamiento, del diario DA VOZ D E ARAGÓN de Zaragoza, en inmejorables condiciones y facilidades de pago. Para detalles, dirigirse a la Administración de dicho periódico, Costa, 2, Zaragoza. FALTAN REPRESENTANTES relacionados en accesorios para autos p a r a confiarles u n producto n u e v o de gran venta. Escribid con detalles al Apartado 541, Barcelona. MAQUINAS PARA ESCRIBIR UNDERWOOD, último modelo, garantizadas, 625 pesetas. Máquinas ROYAL, REMINGTON, CORONA y otras, a precios aun más bajos. Visite esta Casa. El mayor surtido en máquinas nuevas y reconstruidas. Alquiler y reparación de máquinas de todas marcas. ENRIQUE LÓPEZ, PUERTA D E L SOL, 6, Madrid M A T E R I A L Y PRODUCTOS Incubadoras, criadoras y demás material avícola moderno. PRINCESA, 38. -BARCELONA AVICULTURA PARA LA A L U M B R A D O DE FINCAS Grupos electrógenos, último Invento, alumbrado espléndido, absolutamente garantidos, a 1.700 ptas. plazos largos. Motores. Bombas. Tractores. C. H E R R E R A BARQUILLO, 18, MADRID Lea usted POLLITOS BLANCO Y NEGRO U N A peseta ejemplar. obtendrá usted empleando las incubadoras CHAMPION do Hearson, que son las mejores. Cesionarios de W. Foley, Arrieta, 12, Madrid, y Avenida de Alfonso XII, 16. VALLADO LID. HERMOSÍSIMOS Aguas subterráneas Investigación y aumento garantizados. A. Moran, Campomanes, 9, Madrid. obesos, anémicos, no comprar productos sin antes visitar la Casa Santiveri, S. A. única especializada para régimen; os regalará un libro de orientaciones. Plaza Mayor, 24 (esquina Siete de Julio, Madrid) DIABÉTICOS FINCAS rústicas en toda España, compro. J. M. Brito, Alcalá, 94, Madrid. 458 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO D E MADRIGAL 459 hombre, ese perro infiel ha levantado frente a m i su cabeza, se ha atrevido a mí, y yo no le he hecho pedazos... Y es que mi poder se quebranta dividiüo en una y otra parte... Guerra aquí, guerra allá, guerra al otro lado de los mares, guerra contra el mundo entero... ¡Y los ingleses se me ríen escondidos entre sus rocas, y la indomable Mandes mantiene contra mí una guerra, y Enrique... el hugonote, el falso convertido, me acecha, y Portugal muerde rebramando su cadena, y el África duerme frente a mí tranquila... Y aquí, en el corazón de mi España, un hombre misterioso, un hombre que hace temblar a mis jueces, se levanta delante de mí pidiéndome el Trono de Portugal... ¡N o! ¡N o por Dios v i v o! ¡Portugal, n o! Antes que perder un solo pedazo de Portugal perdería el corazón. ¡A h! ¡A h! Y no es tan fácil arrancar el corazón al Rey don Felipe. Pues bien; que se cumpla la voluntad de D i o s que mientras Dios me ayude, no ha de jentrar en mi corazón el miedo, ni en mi pensamiento l a duda. ¡Santoyo! Poco después apareció el ayuda de cámara del Rey. Santoyo vio, por las señales que quedaban en el rostro del Rey, que por él había pasado una recia tormenta; pero prudente siempre, no dio muestras ni aun de haberlo notado. -Q u e preparen al momento las postas, Sebastián; quiero marchar esta misma tarde. -I Adonde, señor? -A Medina del Campo. Después de esto el Rey volvió la espalda a Santoyo y salió de la cámara por una puertecilla. CAPITULO T 8 EINTA XXII horas después de la partida del Rey, I es decir, a la media noche del siguiente día, JL don Rodrigo de Santularia, que reposaba como podía, física y moralmente, en su posada, en la i n mensa villa de Medina del Campo, sintió que llamaban a grandes golpes a la puerta de la calle. Como los sobresaltos no cesaban para Santillana desde que había empezado el terrible proceso de ¡Gabriel de Espinosa, a los primeros golpes empezó a vestirse apresuradamente, y poco después llamaron a la puerta de su cuarto. Abrióla Santillana y se presentó Tribaldos, que le dijo entregándole un pliego: -D e l Rey nuestro señor. Santillana se acercó a la lámpara de noche, abrió precipitadamente el pliego y leyó lo siguiente: E l R e y -E n el momento que recibáis esta o r den saldréis de vuestra casa; cerca de ella encontraréis un hombre embozado; llevad a aquel hombre al encierro de Gabriel de Espinosa sin preguntarle quién es, sin hablar con él, sin pretender averiguar quién sea. U n a vez solo este hombre con Espinosa, le encerraréis con él y esperaréis a distancia, hasta que oigáis tres golpes en la puerta del calabozo, a cuya señal acudiréis, saldréis con aquel hombre de la cárcel y, una vez fuera de ella, os volveréis a vuestra casa. A ese hombre acompañarán otros cuatro embozados. N o procuréis saber quiénes sean, y que nada de esto conste en el proceso; cuando hubiereis leído esta nuestra Real orden, quemadla. E n nuestro Palacio de Madrid, a ocho del mes de octubre de m i l quinientos noventa y cuatro. El Rey. A don Rodrigo de Santillana, alcalde de casa y corte de la Real Cnancillería de Valladolid. Cinco minutos después, el alcalde, después de haber quemado la orden, estaba en la calle y se acercaba a un bulto que se veía entre la sombra, a pocos pasos de ella. Santillana pasó junto a aquel bulto sin decirle una palabra y siguió adelante, camino de la cárcel. E l bulto se puso en marcha, pegándose a Santillana y guardando el más profundo silencio. Santillana notaba los pasos de otros cuatro hombres que iban a cierta distancia. Cuando llegaron a la cárcel el alcalde llamó, y se hizo abrir pronunciando su nombre. -Llevadnos al encierro de. Gabriel de Espinosa. E l alcaide echó a andar adelante. A la luz qu el alcaide llevaba, Santillana v i o que quien le había acompañado hasta allí, o más bien, quien le había seguido hasta allí, era un fraile completamente ves-