Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A E C. M A R T E S 8 DE ABRIL DE igso. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 20. Opina que debe pedirse al Gobierno la denuncia del tratado comercial con F r a n cia, que nos envía mucho y nos acepta poco. Don Demófilo de Buen, para mostrarse conforme con unas manifestaciones hechas por el marqués de Torrenueva, sobre el uso de la propiedad y agregar que si sus teorías hubieran tenido realidad en la práctica, sobrarían estas reuniones de fuerzas vivas. También se mostró de acuerdo con el marqués de Torrenueva, en que los problemas de los pueblos no pueden n i deben ser resueltos solamente por el poder público, sino por el esfuerzo colectivo. Negó que sus palabras las inspiraran móviles políticos; dijo que político era el acto de afirmación monárquica que se pretendía sacar de la reunión que se celebraba, y que lo que se debía pedir al Rey era que se cumpla l a Constitución. E l Sr. Blasco Garzón intervino para dec i r que el momento exigía de todos colocarse en l a realidad, y que ésta era que los concejales se encontraban en posesión de sus cargos por respeto al deber que les impone las leyes y por el interés de la ciudad; que el alcalde, conde de Halcón, se encontró con numerosos problemas: los de l a dársena, los de las relaciones de la E x posición con el Ayuntamiento, el de la terminación de las obras de la nueva cárcel, y con su buena voluntad, y con estos elementos, ha venido aquí, no para pedir que se haga una afirmación monárquica, sino que para la ciudad que vive y palpita vaya a pedir oportunamente al Gobierno y al Rey la resolución de tan importantes problemas, que tienen una naturaleza administrativa, no política. E l señor Cañal, interviene Habló el Sr. Cañal diciendo que no había tenido el propósito de hacerlo, pero que era necesario puntualizar algunos extremos de cuanto se había dicho, debiendo empezarse porque no podía negarse la eficacia de la reunión que se celebraba. Aquí- -agregó- -están representadas todas las fuerzas vivas de la población, que con cualquier política tendrían la misma consi- deración y merecerían el mismo respeto. Esta Asamblea tiene plena autoridad para solicitar de los Poderes públicos la resolución de los problemas que afectan a la ciudad. Tenemos el ejemplo de que en Zaragoza han sido también convocadas las representaciones de las clases vivas, y sin discrepancia ninguna, y sin diferencias de matices políticos, han ido a M a d r i d a gestionar cuanto era necesario para el interés de l a ciudad. P o r encima de todas las políticas está l a inmanencia de la representación social. H a dicho el Sr. de Buen que al Rey no se le puede pedir ni él conceder subsidios. Nadie ha dicho eso; pero hay consignaciones globales en los presupuestos generales del país, con las que pueden atenderse a ciertas necesidades de los publos. Cuando el Rey actúa indicando a su Gobierno la conveniencia de la resolución de problemas i n teresantes para el país o para cualquier ciudad, es justo que los interesados se muestren agradecidos y respetuosos. quien dijo qué INAUGURACIÓN D E último el ministro de Trabajo, lo ha formado el juicio sobre el Sr. Dato L A E S T A T U A A D A T O ya la Historia, considerándole hombre ecuánime, justo, caballeroso y amante de los h u mildes terminó pidiendo gloria eterna p a r a EN BARCELONA los que con su bondad son los legisladores; Barcelona 7, 11 mañana. Se celebradel porvenir. ron ayer mañana los actos organizados por Los familiares del Sr. Dato arrojaron la quinta de salud La Alianza, con motiluego flores sobre el monumento, dándose vo de la inauguración del Palacio de l a M u el acto por terminado. tualidad, que es uri nuevo pabellón levantaMás tarde, en el amplio salón de fiestas do junto al edificio social, y en uno de los del palacio de Bellas Artes se celebró e l jardines de éste, de la estatuta levantada a banquete ofrecido al ministro de Trabajo, la memoria del ilustre sociólogo D Eduarocupando la mesa unos 500 comensales. P r e do Dato, que, en vida, fué presidente hosidió el señor Sangro y Ros de Olano, que norario de esta Institución. sentó a su derecha a la duquesa de Dato, a l gobernador civil, al presidente de l a Q u i n t a E n uno de los amplios salones del pabede Salud La Alianza, al gobernador m i llón, engalanado con colgaduras y flores, se litar, al alcalde accidental, al rector de l a ha celebrado la sesión inaugural, bajo l a Universidad y al representante del. obispo, presidencia del ministro de Trabajo y P r e al niete del Sr. Dato, D Eugenio Espinovisión, Sr. Sangro y Ros de Olano; el i n sa al delegado regional del Trabajo, y a fante D. Carlos- -al que al llegar a la quinsu izquierda, a las señoras de Dato, de E s p i ta de la sociedad La Alianza rindió hononosa, vizcondesa de E z a presidente de lá res una compañía de Infantería con banDiputación, Sr. Maluquer, y presidente de dera y música- -la duquesa y condesa de la Audiencia, marqués de Salvador, y otras Dato y otras personas de la familia del sepersonalidades. ñor D a t o el vizconde de E z a y todas las autoridades de Barcelona. Ofreció el banquete el Sr. Pujadas, de la directiva de la Quinta de Salud La AlianEntre el distinguido público que llenaza, y seguidamente el señor Torner agradeba el salón se veían muchas señoras y seció la distinción de que le había hecho obñoritas y distinguidas personas de la buejeto S. M el Rey y el Gobierno al concena sociedad de Barcelona. Asistió también derle la Medalla del Trabajo. Habló, por úlla Junta y gran número de protectores y timo, el ministro, quien dijo que espera y socios de La Alianza. Abierta la sesión, desea que su paso por el Gobierno sea breleyó la memoria el secretario de La Alianve, porque ello significará que el Gobierno za, y seguidamente eb presidente, Sr. F o r ha cumplido su misión de normalizar la vida nes, explicó la significación de los actos que constitucional de España, y terminó levanse celebran y tuvo palabras de elogio para tando su copa por el Rey y por la prospeel ilustre político que ofrendó su vida por ridad de la nación. Todos fueron muv aplaula Patria. E n parecidos términos hablaron a continuación los señores Noguer y Co- didos. Por la noche, en el segundo expreso, samet, de la Internacional de Mutualidades; 1 5 para M a d r i d el ministro de Trabajo, desel Sr. Torrero, presidente de la Federación pidiéndole én el apeaderp del Paseo de G r a de Socorros; D Inocencio Jiménez, del Inscia todas las autoridades, el delegado retituto Nacional de Previsión; Sr. Serra gional del Trabajo, la Junta de la Quinta Moret, en nombre de los socios honorarios de Salud La Alianza y otras muchas y; de La Alianza; el Sr. Moragas, por la C a distinguidas personas. j a de Pensiones para la Vejez y A h o r r o el doctor Fuster, por los socros protectores; el vizconde de Eza, el Sr. Mas Yelba, en nombre de l a Diputación Provincial, y el CURSO D E MEDICINA ministro de Trabajo y Previsión. 1 Palabras finales del alcalde -P o r último, volvió a hablar el alcalde, jconde de Halcón, requiriendo a los monárquicos a que cumplan con su deber el día en que lleguen el Rey y el Gobierno a Sevilla y a los no monárquicos a que realicen un acto, no de acatamiento al Rey, sino de respetuoso recibimiento al jefe del Estado. También expresó sus deseos de que acuda a la estación el pueblo, para hacer al Monarca el afectuoso recibimiento que merece, como últimamente se lo han hecho Valencia y Barcelona, donde tantos republicanos existen. E l Sr. Sangro y Ros de Olano dice que viene representando al Gobierno, que hubiera venido íntegramente si la ardua l a bor que realiza no le detuviese en Madrid. Se refiere a la quinta de salud La Alianza, suma de los esfuerzos de hombres activos y filantrópicos, que empezaron con un caudal de 427 pesetas y poseen hoy edificios que valen millones. Mientras llega la hora del restablecimiento de los poderes del Estado no hago nada sin consultar con el Gobierno y con el. Rey, pues discrepo de los que creen que los ministros pueden disponer de la Gaceta. E l hacerlo de otro modo ha s i do una desgracia para el porvenir social de España. Termina elogiando l a obra de Dato y rindiendo un homenaje de respeto a la familia. Hablaron también el señor Alcántara Colomet, y, seguidamente, el nieto, de don Eduardo Dato, quien recordó la impresión que en sus días infantiles le produjo la pérdida de su abuelo, y agradeció la demostración que se realizaba en honor de aquél, testimoniando también su agradecimiento al infante D Carlos y al Gobierno, tan dignamente representado en el acto. H a bló a continuación D E m i l i o Junoy y por DEL TRABAIO E s l a m a s h e r m o s a de las r e v i s t a s su ya l a r g a colección constituye l a ejecutor i a de u n a h i s t o r i a de a r t e y b u e n g u s t o constantemente mantenida y en todo m o mento acrecentada. E n Madrid, desde el 21 del mes actual hasta el 11 de mayo próximo, se celebrará en el Instituto de Reeducación Profesional, bajo la dirección del D r Oller, un curso práctico de Medicina del Trabajo, sólo para ¡médicos. E l 15 del corriente quedará cerrado el plazo para las inscripciones, que pueden efectuarse en el mencionado Instituto y en la secretaría de la Facultad de Medicina de Madrid. Complementará el curso una serie de conferencias con sujeción al siguiente programa: 21 de abril, doctor Olíer, Patología de la electricidad 22, doctor Azpeitia, Incapacidades consecutivas a las infecciones de la mano 23, doctor Bordona, I n capacidades consecutivas a las lesiones articulares del hombro 25, doctor L de l a Garma, Interpretación de las radiografías de la extremidad superior 26, doctor C a sanova, Patología del b r a z o 28, doctor García Triviño, Enfermedades profesionales del apai- ato respiratorio 29, doctor Granda, Enfermedades profesionales del aparato digestivo 30, doctor Bilbao, L a sangre en las intoxicaciones profesionales 3 de mayo, doctor Turnes, Investigación del arsénico en las intoxicaciones profesionales 6, doctor Ger. main, L a fatiga i n dustrial 6, doctor Melián, E l medio i n dustrial 7, señorita Mercedes Rodrigo, L a psicotecnia en la prevención de. accidentes 9, Sr. Mallart L a formación profesional en la prevención de accidentes y 10 de mayo, Sr. Madariaga, V a l o r económicosocial de la higiene industrial