Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A 1 B C. M A R T E S 8 DE A B R I E D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G a 3 INAUGURACIÓN DE LA PRENSA, ción de la Prensa. Llegan los Reyes. D E LA CASA EN MADRID E l acto inaugural. Discursos Llegada de periodistas hispanoamericanos. Recepción en la A s o c i a del señor F r a n c o s R o d r í g u e z y d e l jefe d e l G o b i e r n o -Con toda solemnidad se celebró ayer el acto de inaugurar el espléndido Palacio que la Prensa de Madrid ha erigido en la parte más moderna de la capital de España, en el centro de la bella y suntuosa Gran Vía, por donde circula la riada humana y se entrechocan los vibrantes hechos de la vida actual, cada ves más densa y vertiginosa. El esfuerzo realizado por un grupo de trabajadores de la inteligencia, tuvo ayer tarde su máxima recompensa, al ver coronada la obra tan ardientemente anhelada. Los periodistas gozaron la satisfacción de contemplar terminada su casa social y de abrir las puertas de ésta para recibir la visita de la Real familia, que ha querido unirse a este día de fiesta para unos hombres modestos y abnegados, que poseen por todo instrumento de faena una pluma y unas cuartillas. Y si grande y noble regocijo fué para la Asociación de la Prensa la presencia del Monarca y del Gobierno en sus salones, también y muy profunda complacencia significa para ta colectividad el hecho de que, respondiendo gentilmente a su llamada, hayan venido para tomar parte en el grato acontecimiento los compañeros americanos, los hermanos de profesión que aUá al otro lado del mar laboran por el engrandecimiento de sus respectivos países, por el progreso universal y por el estrechamiento del abrazo cordial que con ellos nos une. Como en la fiesta se dijo, este acercamiento personal de los periodistas de América ha de servir para que ellos y nosotros nos conozcamos mejor y más íntimamente. Puede, en efecto, asegurarse, que, a partir de la fecha de ayer, los lazos hispanoamericanos serán más fuertes, más irrompibles, como deseamos cuantos para expresar nuestras impresiones, nuestros afectos y nuestros afanes empleamos el inmortal idioma en que Cervantes plasmó para siempre su libro maravilloso. Las banderas de las Repúblicas americanas, al flamear en los balcones de la nueva Casa de la Prensa, cobijando en el centro la enseña española, serán la afirmación de que entre este viejo solar y sus hijas juveniles han de afirmarse cada vez más, la comprensión, la simpatía y el cariño. Llegada de periodistas hispanoamericanos Madrid 8, 1 madrugada. E n el rápido de Andalucía llegaron el domingo a Madrid los ilustres periodistas hispanoamericanos, que representan a sus países respectivos en la inauguración del Palacio de la Prensa. E n la estación se hallaban el presidente de la Asociación de la Prensa, Sr. Francos R o dríguez los vicepresidentes, señores C a maño y Verdugo; el secretario, Sr. Palacio Valdés; el tesorero, Sr. García L a r a y los vocales D, Francisco Luis Díaz y señores San Germán, Morayta (D Alfonso) y don Santiago Vinardell: También acudieron a recibirlos amigos particulares y representantes de distintas Legaciones y Embajadas hispanoamericanas. Ayer mañana llegaron otros periodistas que quedaron en Sevilla para presenciar la corrida de toros. Todos ellos vienen muy satisfechos de su estancia en la capital andaluza y de las bellezas que encierra, singularmente de su magnífica Exposición. Con los viajeros llegaron los periodistas españoles señores Asenjo y Herrero, que les acompañaron en su excursión por A n dalucía y Marruecos. Recepción en la Asociación de la Prensa Madrid 8, I madrugada. A las once de la mañana de ayer los periodistas españoles y extranjeros llegados a Madrid, fueron recibidos en la Asociación de la Prensa, donde se encontraba gran número de compañeros de Madrid. E n el salón de juntas se reunieron más de 200 periodistas de toda Esípaña con sus colegas extranjeros, y esto d i o lugar al primer acto de entusiasta confraternidad. Con tal motivo se reunieron en la Asociación de la Prensa periodistas alejados por causas distintas durante varios anos de la vida de la profesión, o de los periódicos de M a d r i d fueron muchos los compañeros que al saludarse nuevamente reflejaban la gran alegría del encuentro. E l acto de esta mañana reunió a periodistas dispersos que efectuaron juntos trabajos de resonancia en la guerra, como la información periodística de la campaña de Marruecos de 1909. E n tre ellos se encontraban los señores Bejarano, Alfonso, Goñi, Campúa, Zegri, R i t t i vaben, Mata y otros. Entre los otros muchos antiguos periodistas se hallaban también los señores Aguilar (D Blas) V e r a (don Vicente) Romero (D. Tomás) y Pérez Zúñiga. magnífico realce con l a presencia de los Soberanos, que han querido testimoniar, una vez más, el afecto que sienten por l a clase periodística y l a consideración que les merece la Prensa. E l público se ha sumado muy significadamente al acto, y desde una hora antes: de comenzar éste aglomerábase frente al; edificio de la Gran V í a y calles adyacentes, a pesar del frío reinante. L a fachada de la ¡Asociación aparecía engalanada con reposteros y banderas. A lo largo de los baleo- nes del piso principal, donde está instala- do el lujoso salón de fiestas del círculo, pendían las enseñas de las veinte Repúbli- i cas hispanoamericanas y sobre ellas, de tre- l cho en trecho, se destacaban banderas espa- j ñolas. A las cinco y media, el piso entresuelo: y el piso destinado al Círculo, y el segundo, en el que tiene sus oficinas la Asociación, estaban ya llenos de invitados. L a agióme- ración era grande. E l acceso a los salones, se verificaba por la escalera de honor: de l a Asociación, magníficamente adornada. A l pie de ella, los porteros de la enti- dad exigían, rigurosamente, la presenta- ción de los carnets de invitados a l a inauguración. L a s señoras eran portadoras de unos preciosos tarjeteros, obsequio de l a Asociación de l a Prensa. Harto difícil citar los nombres de larj personas que llenaban la sala. E n la imposi- ¿lidad de publicarlos todos, insertaremos aquí únicamente algunos: general Sanjurjo, don Serafín y D. Joaquín Alvarez Quintero, conde de Vallellano, general Millán- Astray Muñoz Seca, Pérez Ayala, conde de Jimeno Blanco, Lázaro Galdeano, Pichardo, Martí- i nez Kleiser, Ruiz Jiménez, Rivas (D Nata- lio) Luca de Tena (D Fernando) y seño- r a Moya, Fagalde, Fernández Flórez, Fer nández Arbós; Ramírez Tomé, Aguilar (donj Blas) Serrano (D. Arturo) Medina Togo- res, vizconde de Casa Aguilar, Atienza, Pico, López Montenegro, conde de Bailen, jefe de Relaciones culturales del ministerio de Estado; doctor Mejías, y puede decirse que todos los periodistas madrileños, sin excepción de periódicos y a gencias, inclusq algunos que desde hace tiempo no. laboral en la protesión. Ocupaban también lugar preferente en L- j sala los representantes de las Asociacionei de provincias. L a presencia de las damas ponía una notíj altamente simpática y atractiva en la c e remonta. Llegan los Reyes. E J recibimiento A Jas seis en punto de la tarde llegaron al edificio, en automóvil, Sus Majestades los Reyes. Vestía el Rey de paisano y llevaba la Rema traje negro, con abrigo del mismo color, y un elegante collar de perlas. Componían el séquito de Sus Majestades el mayordomo mayor, duque de Miranda, y la camarera mayor de Palacio, duquesa de San Carlos. E n el zaguán se encontraban ya la infanta doña Isabel, el infante D. Fernando, que disculpó la ausencia de su egregia esposa; el presidente del Consejo y todos los ministros, el subsecretario de la Presidencia, el delegado del Gobierno para la inauguración del Palacio de la Prensa, diplomático Sr. O l i v a n capitán general de la región, general Berenguer (D Federico) obispo de M a drid- Alcalá, gobernadores civil y militar, a l calde, vicepresidente de la Diputación provincial, D Hilario Crespo; presidente de la Audiencia, director general de Seguridad, jefe superior de Policía, el presidente de la Asociación de la Prensa, Sr. Francos R o dríguez; un miembro de l a Junta directiva, oficial mayor D. Antonio López del Oro. L a señora de Francos Rodríguez y ¡as de los vicepresidentes, Caamaño (D. Carlos) y Verdugo, hicieron entrega a la Reina y a la infanta doña Isabel de unos ra- Telegramas recibidos Madrid 8, 1 madrugada. Durante todo el día del domingo y el de a 3 er se recibieron en la Asociado: -d la Prensa multitud de telegramas de saludo y adhesión de periódicos, asociaciones profesionales, empresas y periodistas de muchos puntos de España y del extranjero. Entre ellos figura uno muy expresivo del Círculo de la Prensa de Buenos Aires y del Sr. Sojo, director de La Razón, de Buenos Aires. También telegrafió desde Montevideo al señor Francos Rodríguez el ex embajador de la República Argentina en España, hoy embajador en Uruguay, Sr. Estrada, quien le felicitó cordialmente, así como a la Prensa española, por la inauguración de la nueva casa. E l arquitecto señor Palacios envió el siguiente telegrama: Felicito al presidente de la Asociación por el magnífico edificio, gala de Madrid, rogándole que lo haga exteriorizar al ilustre arquitecto Muguruza, honra de E s paña. El salón en el acto i n a u g u r a l A n t e s de la ceremonia Ayer, a las seis de la tarde, se verificó la solemne inauguración oficial del Palacio de la Prensa. Como estaba anunciado, asistieron al acto Sus Majestades el Rey y la Reina, el Gobierno en pleno, el Cuerpo d i plomático, las autoridades, los periodistas americanos llegados expresamente a E s paña con este objeto, y puede decirse que casi todos los periodistas de Madrid, acompañados de sus familias, además de otros muchos invitados. L a brillantez extraordinaria de la ceremonia, el entusiasmo de los concurrentes y la incomparable belleza de los salones de la Asociación, tuvieron
 // Cambio Nodo4-Sevilla