Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 1 8 DE ABRIL 1 D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 35, INFORMACIONES Igual que el año pasado... Y NOTICIAS L a novillada de los peros U n nuevo Novilladas. arrancó a h e r i r tres veces, l a última después de haber intentado el descabello. P o r lo demás, bien poca c o s a o p o r t u n i dad en u n quite del segundo toro y unos lances y u n quite por c h i c u e l i n a en el ter u u a n d o florecen los a l m e n d r o s A l m e n d r o en u n g r a n p a r a l sexto. por caprichos de l a suerte, quedó a r r i b a mató s i n p u n t i l l a N i lanceando al escarabajo salido en s e x to l u g a r- -q u e motivó u n a airadísima r e p u l s a- n i en l a l i d i a del b i c h o sustituto, q u é llegó a l final acostándose- -porque era t a r d e- -d e l asta derecha, h i z o R o d r í g u e z c o s í l o a b b salvo algún aislado pase de p e c h o m o v i m i e n t o despego, unos pinchazos, unos; descabellos, y a l a bendita c a l l e L o s pitos de toda l a c o r r i d a sumarían urí v e n d a v a l bastante decente. E l ganado, de D F l o r e n t i n o S o t o m a y o r terciado y de presentación desigual. E l p r i mero estaba algo e s m i r r i a d o y los demás- -s i n g u l a r m e n t e el segundo- -cebados c o n h a r t u r a E l r e t i r a d o al c o r r a l- -q u e h i r i ó gravemente a u n i n f e l i z a f i c i o n a d i l l o- -n o era de recibo, por flaco y chico. P a r a los caballos, el p r i m e r o bueno, superiores ios dos, siguientes, tardo el cuarto y poco c o d i ciosos los restantes. Sólo el segundo dé triunfo de N o a i n T o r o s en Barcelona, Ceuta y L i m a E n otras plazas. EN SEVILLA Igual que el año pasado... N i en C á d i z n i en S e v i l l a n i el niño, n i los h o m b r e s E s t á v i s t o que el acercarse o n o a los toros no es cuestión de aires n i de e d a d L a c o r r i d a i n a u g u r a l del presente curso sevillano discurrió por los derroteros u s u a les en el pasado, en el otro y en el de más allá. G h i c u e l o y C a g a n c h o e m u l a r o n a l o l a r g o de l a fiesta, con l a v i r t u d de l a p e r severancia, en l a dulce tarea dé encocorar a l buen público, que s i- -a l e c c i o n a d o por l a r g a e x p e r i e n c i a- -n o llenaba, n i m u c h o m e nos, el c i r c o del B a r a t i l l o era lo bastante numeroso, de u n a parte, p a r a p r o b a r que l a b u e n a fe es planta que no se agosta, y de o t r a p a r a merecer de aquellos artistas m e j o r trato y más gentiles deferencias. C h i c u e l o s i g u e por donde i b a ¿L a cog i d a de B a r c e l o n a ¿E l dulce j eso, en el corazón, del h o g a r t r a n q u i l o? ü l lo sabrá. Y no se le ocultará tampoco que con su t r a z a de t o r e r o prescrito, o l v i d a d o de su h i s t o r i a y de su arte, no es prudente c o n t i n u a r en el ruedo. S u c o m i e n z o e n l a función de ayer no estuvo m a l A d v e r t i d o de que el t o r o a c h u c h a b a con el pitón derecho, el diestro, p r e caviéndose por aquel lado, dio por el otro unos lances a pies juntos, ceñidos, a i r o sos y bonitos que remató con p r i m o r a l a m e d i a verónica. L o s aplausos ganados c o n ello bastaron a su comedida ambición, y y a n o h i z o más en t o d a l a tarde. P a s e- -y y a es p a s a r- -q u e no se confiase a l torear de m u leta a aquel b i c h o a l que habría podido a h o r m a r con sólo u n poco de v a l e n t í a pero es que tampoco se a r r i m ó en los otros, que n i achuchaban n i adolecían de defectos que los hiciesen peligrosos. Y así t r a n s c u r r i e r o n las tres faenas, exentas de garbo, a r r o j o y buenos deseos, en tanto que crecía en el t e n dido e i b a haciéndose cada vez más ostensible el m a l h u m o r de l a gente. A l menos, en el que abrió plaza, tuvo l a suerte de a c a b a r p r o n t o u n a estocada algo caída, c u a r teando, y u n descabello a l a s e g u n d a pero en el tercero, después de cuatro entradas y entre unos cuantos descabellos, le llegó u n aviso. E n el quinto, s i n apretarse nunca, 1 L o s famosos gancho. corredores C h i c u e l o y C a- cero, todo tan triste y tan apagado, que daba g r i m a T a l fué l a actuación de M a n u e l Jiménez, o l v i d a d o de los deberes que le impone su c a l i d a d de testimonio v i v o de aquella época i n o l v i d a b l e en que, gracias a l a s i n g u l a r i dad de u n arte que h o y parece caduco, supo g a n a r aplausos y faina al lado de Joselito y Belmente. C o m o él, C a g a n c h o empezó m u y bien. A l v o l v e r de su e x i l i o el U n a m u n o de l a plaza de l a M a e s t r a n z a no le r e c i b i e r o n v í tores n i parabienes, sino el ceño rencoroso de l a m u l t i t u d P e r o Joaquín parecía d i s puesto a u n cuidadoso lavado de sus culpas, y en su p r i m e r quite dibujó u n a verónica admirable, solemne como u n a buenaventura, majestuosa, pausada, haciendo doblar a la res de u n modo t a n maestro y pegándose al costillar con tanto denuedo, que aquel solo l i n c e arrancó u n a g r a n ovación, repet i d a a l a v i s t a de m e d i a verónica insuperable. E r a v e r d a d C a g a n c h o sabía torear. P o r si aún quedaban dudas, repitió aquel alarde de g r a n torero al lancear con t e m ple y apostura soberanos al segundo toro. O t r a ovación clamorosa y l a r g a y quedó visto cuanto había que ver en l a abominable corrida. P o r q u e si en aquel bicho que, e x c e s i v a mente gordo, se había aplomado en seguida, el genial gitano consumó algún muletazo de buena clase, el conjunto del trasteo, f r a g mentado y abundante en mistificadas demostraciones de recelo, fué bastante malo. H a s t a seis veces pinchó el torero, sin llegar poco n i mucho, y descabelló a l a tercera. E n el cuarto comenzó de cerca, pasándolo de pitón a pitón con más v o l u n t a d que eficacia. E l bicho, descompuesto, resabiado y con m u c h a fuerza en los remos, le a c h u chó, persiguiéndole, un par de veces, haciéndole caer a l suelo en l a p r i m e r a L a c u a d r i l l a acudió pronto al a l i v i o y nuestro hombre desistió de c o n t i n u a r el muleteo, rec u r r i e n d o a l a r m a mortífera, con l a cual pinchó cinco veces, de m u y m a l a m a n e r a hasta l o g r a r finalmente u n a estocada que, O s e l i t o -E n er furtió hay m a l o s remato. ¡Conforme! P e r o aquí, m a l o s de r e m a t a na ma. C a g a n c h o ofreció a l torero dificultades senas. Y como lo que resta esté a tono c o n l o visto, vamos a d i s f r u t a r en g r a n d e -Juan M. Vázquez. E N MADRID L a novillada de Jos peros E l p r i m e r toro a l m o r i r ¡E s t o a o se h a c e n i con los g a t o s ¡Cogerlo a uno descuidao p a m a t a r l o! C o n u n a buena entrada y u n frío máá que regular, se verificó l a n o v i l l a d a del domingo, que pudiéramos calificar de los p e r o s E l cartel anunciaba tres reses de don A r g i m i r o P é r e z y tres del marqués de A l b a y d a p e r o lo cierto fué que se l i d i a r o n u n a de D A r g i m i r o tres del marqués- -se- gunda, tercera y sexta- u n a de Q u i r ó s l a cuarta, y u n a de D A l i p i o P é r e z T Saachón, l a q u i n t a También salió e a cuarto
 // Cambio Nodo4-Sevilla