Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CAligEHlA son de absol Esta Casa ofrece a sus clientes eS más extenso surtido en pijamas, camisas, corbatas y demás artículos NOVEDADES- Teléfono 11837 de camisería. Todos sus géneros novedad, pues han sido recientemente adquiridos. IOS DE APERTURA ALUMBRADO DE FINCAS Grupos electrógenos, último invento, alumbrado espléndido, absolutamente garantidos, a 1.700 ptas, plazos largos. Motores. Bombas. Tractores. C. H E R R E R A BARQUILLO, 18, MADRID BROWN BOVERI MAQUINARIA ELÉCTRICA Av. Conde Peñalver, 21 y 23, MADRID ÓPTICOS Príncipe, 10, Madrid. Especialidad en el montaje de prescripciones oculísticas. Cristales Punktal Zeiss. HINCAS rústicas en toda España, compro. J. M Brito, Alcalá, 94, Madrid. 470 (FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL 1 PASTELERO D E MADRIGAL 471 E r a la noche del mismo dia en que la sentencia de Gabriel de Espinosa había sido firmada por Santillan a esto es, una de las noches del mes de julio de 1595. Santillana sufría visiblemente. Su semblante pálido tenía algo de horrible. Parecía que el monstruo del remordimiento devoraba sus entrañas. Porque era el caso que Santillana no sabía qué pensar n i a qué atenerse. Parecíale unas veces que Gabriel de Espinosa era el Rey don Sebastián y otras, que, si no lo era, debía ser un personaje, misterioso; pero nunca que fuese Gabriel de Espinosa, el expósito de Toledo, el tejedor, el soldado, el pastelero. Había tratado demasiadamente a Gabriel de Espinosa, y había comprendido en él tanta grandeza, que no podía creer fuese un hombre bajo y obscuro. Pero si no era un hombre bajo y miserable, ¿quién era Gabriel de Espinosa? ¿Por qué el Rey habiendo manifestado tantas veces Gabriel de Espinosa que el Rey le conocía, no había querido nunca que G a briel de Espinosa le fuese presentado? Recordaba Santillana aquel fraile misterioso que una noche en Medina del Campo había entrado en el calabozo de Gabriel, y no podía Santillana desechar de sí l a idea de que Felipe I I disfrazado fuese el que aquella noche estuvo largo rato a solas y encerrado hablando con Espinosa. Recordaba Santillana que, inmediatamente después de la entrevista del fraile con Gabriel, las instrucciones que del Rey recibía acerca del proceso eran más extensas, más minuciosas que antes; que había en su fondo algo de terrible. Recordaba que el Rey le había mandado le enviase cerradas cuantas cartas d i r i gidas a Gabriel de Espinosa se cogiesen, y que cuando pidió al Rey algunas cartas que se habían enviado con un mensajero secreto, para incluirlas en el proceso, el Rey le había contestado que bastaba con que él conociese el contenido de aquellas cartas, puesto que el proceso, para la aprobación de la sentencia, debía serle remitido. Este era un misterio que pesaba sobre la conciencia del alcalde y que pesaba aún sobre l a memoria de Felipe I I Porque ¿quién sabe si el contenido de aquellas cartas esclarecían la verdad? i Quién sabe si días probaban que el pagtelerq de Madrigal era el Rey don Sebastián? Santillana, pues, a l firmar la sentencia de muerte y de infamia de Gabriel de Espinosa, había rasgado con su pluma su conciencia. Había sido un servil instrumento del ¡Rey, con el nombre especioso de juez. Y por esto don Rodrigo tenía ios ojos lúcidos, asombrados; el semblante desencajado y pálido, y los labios lívidos. Por eso se estremecía de tiempo en tiempo en un temblor convulsivo. P o r eso le dolía el estómago de una manera horrible y sentía en su cabeza un peso insoportable. Aquello era un remordimiento anticipado. Aquello era el terror de l a justicia de Dios. D e improviso, Santillana se levantó por el impulso de un terror frío. Tenía delante de sí a María, a su hija, que le miraba de una manera que le causaba espanto. L a mirada de María, fija en la atónita vista del alcalde, quería decir: ¿Q u é habéis hecho de él, del hombre de m i amor? María se había transformado. E r a una dama completa. E n l a expresión, en las maneras, en el traje. Detrás de María había un hombre, a quien también miraba con espanto el alcalde. Aquel hombre era Yhaye- ben- Shariar. Durante algún tiempo, n i una sola palabra dijeron ninguna de aquellas tres personas, A l fin, Santillana dijo, dirigiéndose a María: ¿Q u é es esto? ¿Cómo has salido de tu convento? -E l oro rompe todas las puertas, don Rodrigo de Santillana; yo he roto para María las puertas de su convento; vengo a traérosla para que os pida cuenta de lo que habéis hecho con el Rey don ¿Sebastián. -Y o no conozco al Rey don Sebastián- -exclamó, estremeciéndose, Santillana. ¿P u e s quién es padre- -dijo María con voz solemne- el que tenéis preso en la cárcel de Madrigal? -U n impostor, un hombre a quien he sentenciado ¡en justicia. ¡Q u e le habéis sentenciado! ¿Y a qué? -grito María. ¡A qué ha de ser, sino a muerte de horjca! Üijo con voz terrible Abe -Shariar,