Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 12 D E ABRIL D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 7 se encontraba en ésta es cosí que no ha dejado de saber nadie entre quienes, en tierras extranjeras, se interesaban por el profesor español. A l regresar éste. y decirse por ahí que ahora el nuevo Gobierno le iba a facilitar cualquier posición universitaria a medida dei gusto, cada comentarista ha dado por supuesto que en Madrid no iba a ser, sino en la histórica ciudad provincial. Y que no era precisamente en la Corte donde iban hoy a consolar y recompensarse ciertas nostalgias- intercontinentalmente famosas, y cuyo auténtico alimento se componía más aún de evocaciones de paisaje que de solidaridades de nación. Fero el ejemplo de Falla resulta indudablemente más significativo y su caso más valioso, porque aquí no intervenía, ni remotamente, ningún rastro de utilidad o de constricción profesional- -ni de predeterminación de un nacimiento tampoco- A pesar de lo cual la afinidad electiva ha llegado a crear un vínculo tan firme, que ya, en Londres y en Moscú, en Nueva York y en Tokio, están informados de que el compositor español tiene un carmen en Granada tantas gentes como saben que Max Reinhardt tiene un Leopoldskron en Salzburgo; y hasta ocurre que la significación de esta residencia se exagere, dotándola imaginativamente de más eficacia funcional y de más valor céntrico de los que la realidad les ha atribuido, y que se hable del carmen alhambrino respecto de Falla, no ya como se habla de la Escuela de la Sabiduría de Darmstadt, respecto de Keyserling, sino como se habló de Yasnaia- Poliwana, respecto de Tolstoi. Mas, aunque no se llegue al extremo de fingir escuelas donde no las hay, cuantos se han acercado a esta capillita recogida de espiritualidad española saben que Falla, allá en su carmen, no está realmente solo, como no lo está, aunque a veces su melancolía se lo figure, otro recoleto nuestro, Joaquín Sunyer en Sítges. La filosofía de tal catedrático, la colaboración de tal artista o crítico extranjero, instalado por temporada, la existencia de tal discípulo, el servicio de tal admirador apasionado, el diálogo con todos convierten al músico en un centro, en torno del cual una condensación de inteligencia se arracima. Granada, contando con este núcleo, no es una ciudad muerta, como tampoco lo son Venecia, ni Florencia, ni Bolonia, puesto que albergan algunas claras mentes, en actitud de producción. Y de producción con alcance no local, no mezquinamente nacional, sino dada al mundo, vestida al mundo, valorizada en los mercados del mundo, Entregada cada día a la atención de éste y 3. su memoria... Estas glosas y otras que las continuarán sin intención las dedica a un amistoso grupo de claros varones sevillanos, con el cual he examinado en días recientes algunas cuestiones relativas a la Sevilla de la postexposición. L a fórmula allí propuesta era la siguiente, cuyo triple enunciado debe ponerse en relación con las consideraciones anteriores: de tina parte, Sebilia metropolitana, es decir, convertida en centro, con un significado de producción ideal, no derivado únicamente del pretérito; de otra parte, Sevilla europea, es decir, no aislada en esta metropolitana ambición, sino llevando cada día- -buena obrera, buen soldado de filas- -su esfuerzo cotidiano a la obra común de la cultura; por fin, Sevilla, ciudad del trabajo púdico- -mis lectores más fieles saben lo que encierro en esta denominación- no opuesta, pero sí preferente, a la de ciudad de la gracia que nos legara el tan gracioso, el tan trabajador- -el tan 1 orado- -José María Izquierdo, y que tiene, quizá el peligro de prestarse demasiado a cierta vocación de turismo pasivo, mal compadecida con la dignidad. E r o g u o D ÜRS LOS PREMIOS N O B E L DE 1929 El de Eijkman y Hópkins Eijkman y Hópkins son dos insignes fisiólogos, uno holandés y el otro británico; han hecho estudios magníficos sobre el candente problema, de las vitaminas, el más trascendental, acaso, entre los magnos problemas de la nutrición, y, por tanto, de la conservación de la salud humana. Sin que haya ofensa para ninguno de los premiados, cuyos altos méritos no pueden ser materia de regateo ni discusión, hubiéramos querido ver unido a esos nombres el de otro sabio polaco, Funk, del Instituto de Higiene de Varsovia, heroico investigador de los productos alimenticios y de las dolencias originadas por la. falta de vitaminas en ellos. Funk, además, es el inventor de las vitaminas, según. la franca declaración de Lecoq. El problema de las vitaminas ofrece a nuestra consideración tantos aspectos interesantes, relativos a la nutrición animal, y, como consecuencia, respecto de ciertas enfermedades, que nos invita irresistiblemente a divulgar lo que se supone que son las v i taminas y lo que se espera de ellas en la universal aspiración, no sólo de disminuir la mortalidad en algunas áreas del planeta, sino de alejar, en cuanto sea hacedero, los límites actuales de la vida. Contra ésta dirige sus tiros mortales la Química industrial moderna, que interviene, con más libertad de la que debieran permitir los Gobiernos, en la fabricación de substancias y- específicos que llevan derechamente al quebranto de la salud, cuando no al sueño eterno. Pero la otra Química, la benemérita, la desinteresada, que labora silenciosamente en provecho del género humano, busca sin descanso los medios de evitar dolores y de procurar a los organismos una fortaleza que les permita resistir más tiempo a su disolución. Este anhelo fué el blanco de la vida de Méchnikof, y el que susdrió a varios fisiólogos, especialmente a Hópkins, la idea de mantener a los animales de su laboratorio con substancias alimenticias puras, es decir, con aquellas substancias que son indispensables para el mantenimiento normal de illiliill! inil! l! lll! ll! llli! PAPEL DE QfWff) F U M A R- Por su calidad y presentación So prefiere el fumador elegante. El público debe leer diariamente nuestra sección de anuncios por palabras clasificados en secciones. En ellos encontrará constantemen te asuntos que pueden interesarle la vida. Estos alimentos imprescindibles son las proteínas o albúminas (clara de. huevo, caseína de la leche) los hidratos de carbono (azúcares, almidón de cereales y legumbres, fécula de patata) los Upoides (grasas) y las sales minerales. Siendo de tal modo precisas para- vivir las substancias enumeradas, parecía evidente que su acción sobre el organismo sería niás eficaz cuando se suministraran químicamente puras a los animales. Hópkins fué quien hizo los primeros experimentos hace más de veinte años, y los- continuó hasta -1912. Los resultados, al principio, fueron un desengaño y una revelación: los animales sometidos a la prueba, principalmente ratas, no pudieron soportar el régimen de alimentos puros, mas con su muerte advirtieron, a Hópkins y a los demás investigadores que en las substancias alimenticias con que ordinariamente nos nutrimos hay algo esencial a la nutrición: unos principios o elementos vitales que se mantienen rebeldes aun a las más hábiles y mejor preparadas reacciones químicas. Aunque Hópkins dio a estos principios el nombre de factores de la alimentación en la lucha inevitable de las denominaciones ha vencido la de vitaminas, que les dio Funk provisionalmente por tratarse de principios fundamentales para la vida. Y no cabe duda alguna en que son fundamentales. Entre las varias especies de vitaminas existe una, cuya falta en la alimentación normal de algunos pueblos orienta. es, desde la península indostánica hasta Oceania, produce la forma de neuritis (polineuritis) llamada beri- beri (1) L a base del régimen alimenticio ordinario entre estas gentes es el arroz mondado o descascarillado, y la ingestión prolongada de éste origina la dolencia, mortal si se persiste en ef régimen; pero que se cura, cuando aún es tiempo, con la misma cascarilla o salvado del arroz. Esto prueba que dicha cascarilla contiene el principio vital: las personas alimentadas con arroz en bruto no padecen de la trágica enfermedad, cuya extensión se ha reducido enormemente desde que se conoce su origen principal. Los médicos y biólogos han marcado esta vitamina con la letra B, y la llaman antineurítica. La ausencia de otra especie de vitamina en los alimentos, la C, produce el escorbuto, terrible enfermedad, que, no tratada, conclu -e en lesiones pulmonares, o cardíacas, nec- Jaramente mortales. E l escorbuto es consecuencia de un prolongado régimen alimenticio de conservas o de leche condensada o esterilizada, las cuales contienen una can. i- dad mínima de vitaminas C L a enfermedad se cura con jugo de limón o de naranja, rico en la mencionada vitamina, que los médicos llaman antiescorbútica. L a carencia o la exagerada exigüidad de las vitaminas A y E origina el raquitismo. La A es abundante eri el aceite de hígado de bacalao, en grasas de origen animal, en los huevos y. en la leche, y vigoriza el organismo. La E influye tanto en la nutrición del sistema óseo, que se la ha denominado vitamina antirraquítica Se llalla también en el aceite de hígado de bacalao. Todas las enfermedades indicadas se han producido y se han curado experimentalmente en los laboratorios, en diversos animales (ratas, perros, gallinas) pero la raía es la que responde con mayor sensibilidad a los trabajos de experimentación. En general, las vitaminas son indispensables para la conservación de Ja vida; en sentido concreto, la polineuritis oriental, el escorbuto y el raquitismo han hallado en las correspondientes vitaminas su medicamento específico. E l doctor alemán Hahn decía hace pocos días, en Die Woche, que basta tomar diariamente una naranja, antes del desayu (1) Palabra cingalesa. Beri significa debilidad; leri- beri, voz Intensiva, denota debilidad extrema,
 // Cambio Nodo4-Sevilla