Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¡UN MILLÓN D E TRAJES! PARA C A B A l i m O ds e 3 pst s ed 0 e ea IÍSS mejores lamparas a gasolina STANDARD LUZ PARA NIÑO lestle lO péselas Artículos para viajo Cuidará de sus intereses comprando en casa r em Koi Plaza del Pan, 3- S E V I L L A Muchos nodeloa para casa e intemperie. Zacliarias n cía. Suc. Muntaner, 110, Barcelona. Cedemos aún exclusiyas para, algunas plazas. y L A CASA GALLEGO, establecida en la calle Centra! de la Encarnación, esquina a la travesía Norte, o sea en la misma cuartelada del pescado, vende extraordinariamente barato, como puede verse a continuación: Especiales del pais, frescos del día, docena, Ptas. 3,00 Los mismos, tamaño mediano, a 2,25 Extremeños escogidos, a 2,00 Extremeños medianos, a 1,50 Precios especiales para hoteles y fondas. CASA GALLEGO. Calle Central, 16 (Encarnación) Teléfono 22.616. -Servieio a domicilio. Lea V d los domingos CERCEDILLA (MADRID) Médico director: A de Lamnaga. Eensión completa, incluida asistencia médica, de 30 a 50 pesetas. Oficinas en Madrid: Alfonso X I I 44. (Teléfono 16704. c No os dejéis engañar por los comerciantes desaprensivos que pretenden venderos tractores agrícolas, con motores de gasolina, diciendo que pueden quemar aceites pesados. Estos aceites sólo pueden ser quemados con rendimiento, y sin peligro para la máquina, por motores sistema Diesel y semiDiesel. Pedid pruebas de un RÍ 3 NATJLT de 20- 25 H. P. con motor semi- Diesel legítimo, y os convenceréis de las ventajas extraordinarias de esta moderna máquina. LABRAR CON GASOLINA, ES VN LUJO. Sociedad Anónima Española de Automóviles RENAULT. Sección Mecánica General. Martínez Montañés, 34. Teléfono 22326. SEVILLA. AGRICULTORES IflÁ PESETA m España FINCAS rusticas en toda España, compro. ¡E, M Britp, Alcalá, 94, Madrid. Sociedad Cooperativa de Crédito Hipotecario- Madrid Préstamos a interés módico, dando facilidades para los de construcción. Agencias: én Barcelona, Mallorca, 198, y en SEVILLA, CALLE ZARAGOZA, 19. El HOGAR ESPASOl 488 FFTÍVAX DEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO DE. M A D R I G A L 1 1 ¡Cuándo va a notificarse esa sentencia a Espinosa? -dijo María, con una serenidad tal, que espantó al alcalde. -Mañana por la mañana- -contestó don Rodrigo. -Quiero i r a la prisión, de Gabriel de Espinosa- -dijo María. -í ¡Tú! -exclamó el alcalde, deteniéndose. -Sí quiero verle por última vez; yg he sido quien le ha perdido, v quiero que anfes de morir, me perdone. r- ríJo- -dijo el alcalde. -iCesemos encesta conversación, padre- -dijo María- porque siento ye los pasos de alguno que se acerca; cuando estemos solos continuaremos. Mostraba María tal serenidad, tal valor, que dominó a su padre. María se sentó en un sillón, en un ángulo retirado, adonde apenas llegaba la luz que ardía sobre la mesa. Poco después entró Pedralva, todo soñoliento. ¿Me llamabais, señor don Rodrigo? -dijo. 4- Sí por cierto; acaban de traerme la sentencia de Gabriel de Espinosa, aprobada por Su Majestad. -Me alegro ya era tiempo de que esto se acabara y descansásemos; hemos pasado ocho meses de perros, y hemos escrito más que todos los amanuenses juntos desde que se inventó la escritura, -Ahí tenéis la sentencia para notificarla mañana, á la. s diez, a Espinosa- -dijo el alcalde, bajando la yoz para que su hija no oyese sus palabras. ¿Y cuándo se ha de ejecutar la sentencia? -preguntó Pedralva. -El próximo martes, i de agosto, a las cuatro de la tarde- -dijo el alcalde, siempre en voz baja. -Misericordioso anda el Rey con Espinosa- -repuso Pedralva- porque le deja cuatro días para ponerse bien con Dios, y anda también misericordioso con nosotros, porque nos da tiempo para prepararlo todo; porque hay que traer de fuera el patíbulo v el verdugo. -No tan descansado como creéis- -dijo Santillaha- porque ahora mismo vais a partir a Medina del Campo. -i Y o! ¿Y para qué? -dijo Pedralva, a quien senjtó muy mal la noticia, v- -iVais. a. traeros de Medina cuatro religiosos gra- ves, que es necesario que estén aquí a las diez del día, para que se entreguen del preso y le. auxilien en el momento en que le notifiquéis la sentencia; puesto que el Rey le da cuatro días para que salve su alma, nosotros no podemos robarle ni un momento de los que le da la munificencia cristiana de Su Majestad Pedralva movió la cabeza y se le avinagró el rostro, porque bien sabía que cuando don Rodrigo mandaba no admitía ni réplica al mandato, ni dilación para ejecutarle. -vi Como quiere los frailes vuestra señoría? -dijo, de muy mal talante. ¿No os comprendo, señor P. edralva; ¿cómo he de quererlos, sino frailes? -Quiero decir- -contestó Pedralva- -que de qué casta los quiere vuestra señoría: blancos, negros azules o pardos. -Traeos algún jesuíta, y, si es posible, que venga el padre Chiesa, y los demás, a vuestro gusto. -Me traeré a dos descalzos y a un capuchino, ¡Como queráis; pero id. -Se entiende que el gasto se pagará del dinero que tenemos de penas de cámara. -Eso es; con cargo a las costas del proceso. -Y decidme, don Rodrigo, ¿no podría ir a este (Tribaldos, que es un mozo muy listo? No, señor Pedralva, no; éstas no son cosas dé alguaciles. Id, id cuanto antes, que ya tardáis. Dijo esto con tal impaciencia don Rodrigo, que; Pedralva no se lo hizo repetir dos veces, y Salió. Quedaron de nuevo solos el padre y la hija. -Puesto que vuestro secretario va por los frailes a Medina, para procurar que Dios perdone. á Gabriel de Espinosa, llevadme vos a mí al encierro de Gabriel, para que yo procure que nos perdone a vos y a mí. A mí, porque le delaté; a vos, porque le habéis sentenciado. -No- -dijo don Rodrigo- no irás; yo no puedo permitir esa locura. -Pues bien- -dijo María, arreglándose el manto- -1 iré yo, y diré al alcaide que me abra de orden vuestra; y si no me abre, alborotaré, daré un escándalo, y no me moveré de la puerta de la cárcel hasta que le yea. 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla