Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
N U M E R O EXTRAORD I N A R I O 20 C E N T S AÑO VIGE SIMO SEXTO. ABC N U M E R O EXTRAORD I N A R I O 20 C E N T S AÑO VIGÉSIMO SEXTO. Y SE ADIVINA QUE U N DÍA LA CIUDAD SE LIJSVtACRA A L A TORRE EN SUS HOMBROS POR E L CAMPO La Semana Santa en Murcia. Las tallas delicadas y melódicas de Salcillo ritmo de la gracia, no se revela por completo sino en las épocas de riqueza y alegría. Ejemplo significativo entre todos el de L cabo de los años, la vuelta a Mur- Valencia, grande con esplendores no supecia, y de nuevo me parece lo que la rados en el siglo xv, cuando influyó en el primera vez: mitad huerto y mitad mundo con sus telas y su cerámica de Oro, y con sus artistas, sus apóstoles, sus Papas museo de carrozas. Hay en sus plazoletas, majestuosos case- y sus Reyes. El Sr. Rubio y Ors, en su disrones del siglo X V I I I carrozas de lo arqui- curso de ingreso en la Academia de la Lentectónico. En esa centuria la seda y el con- gua, reconoce que, en virtud de dicho període de Floridablanca proporcionan su pleni- do, cabe el considerar el catalán, idioma tud a a ciudad del Segura, qué no en balde usado por los valencianos de entonces, como es levantina. Las más de las tierras hispá- parla de la realeza, la poesía, el pontificado nicas dan sus mayores glorias espirituales y la santidad. en tiempos de austeridad o de servidumbre, Entre las señoriales inclusiones, 1 r gracias a la medula estoica del celtíbero. desliza sus avanzadas. Porque Mur Levante, que es la sensualidad sujeta al como inundada por su vega; Las c- A A D. Emilio Diez de Revenga, nieto espiritual de Floridablanca, sin tránsito rodado, aristocráticas en su poco menos que clausura, moriscas y fraternas de aquellas venecianas por las que no se extiende el agua; las cpili de piedra reseca como las tazas de las fuentes agotadas, huelen a flores escondidas, ignoradas en cuanto se abren lejos del lugar embalsamado por su hálito. Y en torno a la población, y hasta las mócvtañuelas de terciopelo vioiéta, no se interiütnpen los bosquecilios de frutales en losvatnpos morenos y fragantes, para losj fllL acequias no cesan de repetir el 4 HBvV Cantar de los ele 3 1 torería. ieniigfc ¿s jo
 // Cambio Nodo4-Sevilla