Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M A R T E S 15 D E A B R I L D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 10 víveres, imprenta y despacho del capitán ayudante. Merece especial elogio la recientemente inaugurada biblioteca del soldado, acaso la i n novación de mayor acierto que el Cuerpo, debe al cariñoso desvelo de su coronel. Juanito Moreno, el capitán de la escala, complementaria, y Pepe Creixell, alférez de la misma, ambos entrañables camaradas y amigos míos, están maravillados, como yo. Cuando expresamos nuestro asombro al señor Cano Ortega, éste, paternalmente, nos reitera las manifestaciones que declaró en su discurso ante el infante: Y o 1 0 he he 1 cho otra cosa sino estimular las aptitudes de todos para que cada cual coopere con el mayor cariño a las reformas Nosotros sabemos. que, sin un coronel come éste, el regimiento de Infantería de Borbón no podría disfrutar de bis ventajas apuntadas. Para transformaciones tan rápidas y tan completas como las que observamos hace falla una voluntad, una inteligencia, dotes de mando y simpatía como las que el coronel Cano posee. Jefes, oficiales, clases y tropa: yo diría m á s todos los malagueños, deben gratitud a este militar afectuoso, enérgico y llano, un poco padre y un poco amigo. MANUEL PRADOS Y LÓPEZ que son la negación de la hospitalidad, y que del mismo modo existen naciones que merecen este nombre y otras que asustan al extranjero por su aspecto y modales poco corteses. España ofrece muchos contrasíes, y entre ellos el contraste curioso de hospitalidad y de falta de ella. Hospitalarios son en E s paña los Reyes y el pueblo. E n esto ambos se parecen; los Reyes lo son con el esplendor propio de la Corte española, pero también con una naturalidad y simpatía propias del carácter personal de los Soberanos. N o conozco- extranjero que haya venido a España, desde que Alfonso X I I I subió al Trono, que no haya quedado gratamente sorprendido de l a amabilidad de los Reyes. Igualmente desde que vine al uso de la razón oigo a gentes de todos los países y de todos los continentes cantar la mayor. alabanza que a un pueblo se puede dedicar: la hospitalidad del pueblo e s p a ñ o l esa hospitalidad que nace de un impulso natural del corazón del hombre que, sin conocer a su interlocutor, sin saber de dónde viene, adonde va ni qué idioma habla, le brinda su choza, su mendrugo, su lugar al calor de la lumbre, si es que lo. necesita. Esta hospitalidad, producto de una fuerza atávica vieja de muchos siglos, perfectamente compatible con la falta absoluta de instrucción y cultura, es la característica del campesino español; mejor dicho, el español pobre, aunque no sea campesino. arte el capitán Cánovas, quien ha pintado con insuperable maestría y originalidad algunos cuadros. Las mesas son de m á r m o l los aparatos, eléctricos, modernísimos. -Todo blanco, pintado al esmalte. A l a altura c e un par de metros se eleva un zócalo de caprichoso alicatado. Esto parece ei comedor de un buen hotel. Otra de las m á s importantes mejoras que advierto en el cuartel de la Trinidad és la nueva instalación de! a barbería: Durante la visita de 1) Carlos de Borbón oí decir a varias autoridades civiles que no tendrían i n conveniente en hacerse parroquianas asiduos. E l alcalde de la ciudad, D Narciso Briales, dudaba en tono de broma y de elogio que todo aquello iuidie. se ser destinado a la tropa. E l segundo patio, bello patio evocador, en el cual la gracia de los intercolumnios descubre una serena belleza antigua de convento, aparece ahora exornado por una fuente de exquisito gusto, en cuya taza coletean unos pecccillds rojos. L a seducción del arte ha invadido el cuartel de la Trinidad. E l capitán- secretario, don íiregorio Maestre, que amablemente se ofrece a acompañarme por el cuartel- -tan extraño para mí a pesar de haber vivido en sus rincones ayer, como quien dice- me habla de las reformas del archivo, que ya han comenzado, y de cuya necesidad me hago cargo a las primeras razones del pundonoroso oficial. El botiqívn también es otro alarde de abastecimiento y de instalación. L a sala de Justicia, asimismo, ha sido transformada. Y seria interminable; las mejoras han llegado a la escalera principal, a las academias, a los parques de ametralladoras, explosivos y transmisiones; tren regimental, depósito de E X T R A N I E RO S EN MADRID El sentimiento de hospitalidad ¿Cuál que una dad sean en duda Pero mientras que el Rey y la Reina dan un ejemplo- digno de ser imitado por todos, es el. origen, la- causa, la razón de persona, una nación o una sociemientras que ios Gobiernos se interesan por hospitalarias? Nadie puede poner I facilitar la venida a E s p a ñ a de turistas, y que hay gente hospitalaria y otra i no sólo facilitar el viaje, sino hacerles la DEJA E L S U D O K SIN O Í O H L A LOCIÓN H I GIÉNICA ORAL N o rna i c l i a N o i r r i t a D e s i n f e c t a las r o p a s c o n t a m i nadas. Previo: t peseta, 2,50, 4,50, S, 50 y 18,50. Ayer, hoy y s i e m p r e hablar de un j a b ó n p e r f e c t o e s nombrar e l va AUMENTA Y CONSERVA 1 N D EEINIÜAMENTE E L IÍIZADO D E I OS C A B E L L O S L A LOCIÓN IftEI, 0 1 D- ll l i A De gian eficacia e sividad. iiioi en- Duro. E s p u m o s o Perfumadísimo. D E T E R G E N T E Pastilla, según tamaño: 0,35, 0,75 y 1,25. precio, 3,50, Madrid FLORALIA, S. A. M é jico M T i 3ii r raa inuin ni irannTJnmM llfanaii 3i im