Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A E C. MARTES 15 DE ABRIL DE 1936. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 35, INFORMACIONES Y NOTICIAS DEPORTIVAS Carreras de Caballos. F ú t b o l E l Real V i c t o r i a venció al Real V a l l a d o l i d p o r cinco tantos a u n o E l Athlétic venció al D e p o r t i v o de Castellón, p o r dos tantos a u n o y el Real M a d r i d empató a uno con el Patria aragonés. Athlétic de B i l b a o cinco tantos; Racing de Santander, uno. O t r o s partidos. CARRERAS D E CABALLOS Madrid. Resultados de las celebradas el domingo. Premio T i r s y (vallas- handicapj 3- 000 pesetas. 3.000 metros. i. Le Butard; 5 a 74 kis. duque de Alburquerque (Guzmán) G 10. C. 7. 2 Celaya, marqués de ía Vega de üoecillo (Propietario) C. 10. 3. Pére Noel; Rafael García- Ciudad (Propietario) 3 lejos. 3 4 4 V S Premio Cernobbio. 4- ooo pesetas. 1.800 metros. 1. Volga; 4 a 59 k i s. duque de Toledo (Lyne) G 5,5o. 2. Casanova; conde de Velayos (Romera) 3. Toribio; señoritas de Carrion (Leforestier) 3 y 1 2; 4- I 5 9 V 5 Premio Antivari. 6.000 pesetas. 2.400 metros. 1. Atlántida; 4 a 62 k i s. conde de l a Cimera (Jiménez) G. (cuadra) 5. 2. Frascati; conde de la Cimera (Belmente) 3 Nez de Furet; señoritas de C a m ó n (Leforestier) 4 5 Premio Mitrophane. 4.000 pesetas 1.600 metros. I. Adelaida II; 3 a 50 k i s. conde de la Cimera (Jiménez) G. (cuadra) 7,50. C: 8,50. 2 Tambor; Juan Ceca (Perelli) C. 7,5 3. N, elo; Yeguada M i l i t a r de Jerez (Sánchez) 2 3. i 46. Premio Fioridablanca (Handicap) 4.000 pesetas. 1.600 metros. 1. Copetín; 4 a 62 kis. conde de Velayos (Leforestier) G. 7,50. C. 6,50. 2. Bleu de Roi; 4 a 53 kis. Valero Pueyo (Lewis) C. 6,50. 3. Altafulla; marqués de Villatorre (Perelli) y 1 2; 1 y 1 2. 2 46,2 5. 1 E l programa tuvo su desarrollo normal, sin incidencia alguna, fuera de la monta, no muy acertada, dada a Altafulla, que debió haber entrado en segundo lugar. E l público fué numerosísimo. Asistieron Sus Majestades los Reyes y la infanta D. Isabel. FÚTBOL Real V i c t o r i a cinco tantos; R e a l V a l l a d o l i d uno En campo neutral. Raras veces nos es posible conocer el verdadero exponente de l a potencialidad y jornia de los equipos, porque son muy contadas las ocasiones en que se enfrentan sobre terreno neutral. Y así, los contados espectadores que presenciaron el partido del domingo, entre los canarios del Real Victoria, de Las Palmas, y los castellanos del Real Valladolid, no acertaban a comprender cómo éstos, formando un conjunto de notable inferioridad con respecto a su rival, habían logrado empatar el primer partido de l a eliminatoria. ¡Oh, poder decisivo del terreno, y de la influencia del público, que con sus gritos deprime l a moral, no sólo del contrario, sino del arbitro, quien, sin darse cuenta, obra a veces a efecto de la coacción! 0 a! 0 Por eso, el ideal, sería que todos los partidos se jugasen en campos neutrales, donde se jalea la buena jugada y se protesta la violencia, sea quien sea el actuante. E l campo neutral del Sevilla F G donde contendieron en. partido de campeonato de España los equipos anotados anteriormente, nos mostró bien a las claras la diferencia de clase entre el Victoria y el Valladolid. Este, mucho menos en jornia que el pasado año, presentó un equipo de juego deslabazadOj sin trabazón entre las líneas, siempre descolocadas, sin el necesario mutuo apoyo de atrás hacia adelante e inversamente. Por el contrario, el team canario que saltó al campo formaba un conjunto aceptable, con una línea delantera bien trabada, entusiasta y de empuje, y un trío medio dis- E l portero del Valladolid, salvando uri tanto. E l portero, que tiene gran fama en Canarias, se nos mostró falto de estilo. Únicamente al final del encuentro hizo dos paradas excelentes. Su compañero del Valladolid, vio entrar los cinco tantos, sin hacer gran cosa por detenerlos. E s a es la impresión de conjunto que hubo de producir el partido jugado el domingo en campo neutral. Los tantos. -Con los anteriores antecedentes, fácil es colegir cómo se desarrolló la contienda. Constante empuje de los canarios, burlando fácilmente con sus pases justos a los j u gadores vallisoletanos, quienes a su vez lograban escapar en algunas ocasiones, entreteniéndose con el balón en los pies en la preparación de los tiros que naturalmente se malograban por dar lugar a que los contrarios se colocasen. Los tantos fueron marcados en la siguiente forma: E l primero, del Real Victoria, fué obra de un bonito avance con pases cortos repetidos, entre el trío interior, hasta que cerca y en buena situación Adolfo metió el pie fuerte, colocando el balón. Pocos minutos después consiguió el empate el Valladolid, por obra de un tiro de San Miguel, al recoger un despeje corto. E l segundo de los canarios fué el más vistoso de l a tarde. L a jugada, excelentemente llevada por toda el ala izquierda, la remató Eduardo de un chut fulminante sobre la marcha. E l tercero lo remató de cabeza Eduardo, aprovechando un buen centro de Timimi, E l cuarto, logrado ya en la segunda m i tad del partido, también lo marcó Eduardo, que avanzó a pases repetidos con el interior izquierda. Y el quinto y último fué un gran cabeza- E l V a l l a d o i m de p e n i t e n c i a creto en el corte y servicio de balones. N o podemos decir lo mismo de la defensa, descolocada y fallona, a excepción de los últimos minutos del encuentro, en los que estuvo más segura, defendiendo con entusiasmo el honroso cinco a uno. Esta mala actuación de la defensa canaria hace resaltar de modo rotundo el fracaso del adelante vallisoletano. Su ineficacia manifiesta tuvo origen en la prolija preparación de balones para el chut. Dos elementos del Real Valladolid se salvaron, sin embargo; López, el medio centro, mejor cortando que sirviendo pelotas, y el extremo izquierda Salvadores, a quien no obstante ser el mejor de la delantera, dieron poco juego los medios. De los canarios, lo más saliente, como hemos dicho, es la línea delantera, y de ella, destacan los interiores y el extremo izquierda. Todos tienen un excelentísimo control de balón, que les hace pasar a maravilla. ¿Quiere esto decir que haya que echar a vuelo las campanas? Ciertamente no. Hemos visto a los canarios frente a un Valladolid bajo de forma, y con escasa experiencia en lides de campeonato, y verdaderamente neutrales como el campo, hemos sacado la impresión de que el Real Victoria haría un buen papel entre los clubs de la segunda división de la L i g a peninsular, nada más. El q u i n t o tanto d e l Victoria:
 // Cambio Nodo4-Sevilla