Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MECANÓGRAFOS ADUANAS 40 plazas. Preparación dirigida por V. Francisco Moreno Tapia, del Cuerpo pericial, co 5 destino en Dirección general. Informes: ACADEMIA CEDA, Fernanflor, 4, MADKID. CERCEDILLA (MADRID) Médico director i A de Larrinaga. ¡Pensión completa, incluida asistencia médica, de 30 a 50 pesetas. Oficinas en M a d r i d Alfonso X I I 44, Teléfono 16704. O H FUEHFRIA VELLUDAS Compañía Arrendataria de Tabacos En el salón de actos del Banco de España se celebró el domingo, 13, a las diez y media de la mañana, la Junta general de accionistas de la Compañía Arrendataria de Tabacos. Doña Eulalia Prieto, como representante de la Federación Tabaquera, leyó unas cuartillas, al final de las cuales formulaba distintas peticiones, cuartillas que entregó. al señor presidente del Consejo y de la Junta. E l Sr. Ruiz Jiménez hizo algunas observaciones relacionadas con las manifestaciones de doña Eulalia Prieto. Contestó a ésta el señor director gerente. Intervino también en la discusión el Sr. Boixareu, a quien contestó el consejero Sr. Alvarez Guerra. A continuación, por unanimidad, fué aprobada la Memoria y balance del ejercicio 1929, y fueron reelegidos asimismo por unanimidad los consejeros salientes, Sres. D. Francisco Gutiérrez Martínez, duque de la Unión de Cuba y D. José Alvarez Guerra. Contra él pelo y vello, EXTIRPADOR DOCTOR BERENGUER, inofensivo. Gayoso, Arenal, 2. Madrid, y en todas partes y Centros. DE ACEITES PI A ALTA CALIDAD- ECONOMÍA regala la CASA SANTIVERI, S. A. plaza Mayor, 24 (esquina a Siete Julio) Madrid, unas muestras de ricos postres dulces antidiabéticos, únicos garantizados y autorizados por la ley de Sanidad. Folletos gratis. A TODO DIABÉTICO Para lustrarlos, nada como EL. RELÁMPAGO Treinta y cinco años de éxito creciente. Máquinas para frotar el piso, esponjas, plumeros, gamuzas, cepillos, escobas para suelos, etc. Gran surtido y precios baratos. Droguería, perfumería de MORENO. Mayor, 35 (esquina) Teléfono 11646. Madrid. NOTA: Tenemos operarios prácticos para lustrar pisos, y nos- encargamos de estos trabajos, que ejecutamos bien y con economía. S UELOS Lea usted Blanco y Negro espléndidos solares en el Ensanche de Churriana (Málaga) rodeados de hermosas edificaciones, grandes jardines y bosques de pinos, terrenos llanos propios para construir sanatorios y hoteles para invernantes, magníficas vistas, sitio muy sano, próximo al campo de golf agua abundantísima, luz, teléfono, carretera firme especial. Se invita a visitar estos terrenos, a diez minutos de Málaga en auto y ver los planos de distribución de los mismos en grandes avenidas y parcelas para edificación. Información: Sr. Ruiz Aguilar. hacienda de San Javier, Churriana (Málaga) SE VENDEN ¡498 F E R N A N D E Z Y GONZÁLEZ E L PASTELERO D E MADRIGAL 1 ao g cuando vean los unos y los otros que he sido ahorcado. ¡Es que vos no seréis ahorcado, no! ¡Es que yos os mataréis antes! -dijo con ansiedad la joven. -No, María, no; no me pongáis por delante el ejemplo de Aníbal, ni el de tantos otros que, vencidos y en poder de sus enemigos, hicieron lo que hizo Aníbal; Aníbal debió morir en batalla, como el Rey don Sebastián, antes que rendir su espada a. los. enemigos y de ser insultado por ellos; que siempre hay ocasión de morir cuando se tienen enfrente enemigos armados y alentados por la victoria, y no causa pavor la mujrte; pero una vez preso, porque no pueda encontrarse por un acaso el fin de la vida, no debe darse la razón al enemigo huyendo del martirio. ¡N o! ¡No cebe darse jamás el espectáculo del miedo! Aníbal se olvidó de lo que había sido cuando v i o relucir el hacha del lictor, y manchó sus canas con una cobardía! ¡Sí! ¡Aníbal fué cobarde, porque le faltó valor, para apurar hasta Jlas heces el cáliz! ¡Yo no le imitaré; si me encontrara en medio de un ejército, me haría matar, como se hizo matar en África el Rey don Sebastián, como Se hace matar el león acosado, rugiente y terrible, matando enemigos; pero estoy preso, sujeto, resignado a la voluntad de Dios, y es poco el suplicio que me preparan para hacerme incurrir en cobardía, ni habría suplicio bastante para ello, aunque supiese que iban a despedazarme lentamente, hacién- dome sufrir los más insoportables tormentos; no; yo soy, ante todo, cristiano y caballero; como cristiano, debo aceptar la copa que Dios ha querido me presenten; como caballero, debo hacer honor al Rey don Sebastián, porque se dudará siempre si yo fui o no fui el Rey don Sebastián de Portugal; y no quiero que ni aun por duda caiga una mancha de obárdía sobre la memoria de aquel noble Rey. María miró pálida, ansiosa, muda, a Gabriel. -Tomad, tomad- -la dijo Espinosa- yó estoy muy vigilado; no quiero que pueda encontrarse aquí este veneno y supongan lo que no soy capaz de intentar; llevaos! yo os lo agradezco. María; yo os amo, -y yo os perdono. María cayó de rodillas a los pies de Gabriel de Espinosa, y levantando a él el semblante baíado en lágrimas, con las manos juntas, exclamó: ¡No basta, no basta, señor, con que me perdonéis a mí; que es necesario rué oerdonéis también a mi padre! ¡NO! NO C E B E D A R S E JATIIAS E L E S P E C T Á C U L O D E L M I E D O! -1 Que perdone a vuestro padre? ¡Jamás! ¡Yo puedo perdonar un crimen cometido bajo la tiranía de una pasión ciega; pero no puedo perdonar nunca el asesinato lento, la doblez, el deseo voraz de