Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA COFRADÍA DEL SANTO ENTIERRO Eleció definitivamente en la iglesia de S a n Gregorio, que perteneció al Colegio de I n lo hasta que, en el año de 1871, Para mayor ostentación y solemnidad de las Cofradías sevillanas, tan famosas en el mundo, de vez en vez, y en un intervalo de varios años, se agrega a las maravillosas procesiones la más nutrida en acompañamiento y pormenores de la Pasión j referímonos a la del Santo Entierro, cuya organización y gastos para la salida son peculiares de la Corporación municipal. Desde los últimos años del siglo xvi, en que el genoyés Pessáro, maestro de alfarería en Sevilla y fundador, con otros paisanos suyos, de una Hermandad de luz dedicada a la Virgen de VHlaviciosa, comenzó a sacar procesionalmente el Santo Entierro, revistió esta gran solemnidad religiosa el mayor interés. Así que, refiriéndose a la dicha Cofradía, el analista Zúñiga expresóse de esta manera: ...cuya cristiana pompa hace ceder en religiosa ostentación los estilos triunfales de la antigüedad a los héroes y príncipes mayores, arrastrando estandartes, enlutando pífanos y enronqueciendo bocinas. Causas de que no haya hecho estación pública todos los años han sido las muchas vicisitudes y mudanzas que ha venido experimentando durante su larga existencia, no teniendo acomodo seguro en ningún temse estab- gleses, a cargo de los padres jesuítas, y los muchos gastos que ocasiona su salida. CRISTO YACIENTE E N L A SAGRADA URNA i E l PASO D E L A M U E R T E H u b o u n tiempo en que tardó en volver a hacer estación a la Catedral, treinta y tres años, organizándose su salida para el presente después de una interrupción de sieteL a procesión del Santo Entierro es de una magnificencia y de una grandeza i n u sitadas. Se compone de tres pasos E n el primero, designado por el de l a Muerte, aparece sentado u n esqueleto humano sobre una esfera representativa del mundo, elevando en una de las manos la simbólica guadaña y en otra posada una de las mejillas. E n el mundo se enrosca l a serpiente incitadora al pecado, y tras ella se levanta l a cruz de la redención. L a magnífica urna gótica que compone el secundo paso encierra la hermosa imagen cíe Jesús yacente, obra de las más peregrinas del inmortal imaginero Martínez M o n tañés. Y en el tercero, conocido por el del Duelo, se conducen las bellísimas imágenes de la Santísima V i r g e n las tres Marías, San Juan Evangelista y los santos varones. A estos pasos sigue el de la Soledad, de San Lorenzo, con el que remata cada año el magnífico desfile de las Cofradías. Acompañan a los pasos del Santo Entierro, además de los nazarenos de su H e r mandad, numerosos representantes de otras Cofradías, centuria romana a pie y a caballo, coro de ángeles, sibilas, las Virtudes teologales y l a Verónica, capillas de música, cruces y Clero parroquial, representaciones de tocias l a entidades oficiales y culturales de Sevilla, del Ejército y de l a M a r i n a las autoridades de todas las clases, el Ayuntamiento y la Diputación, bajo mazas, y el duelo, formado por el capitán general, que representa al Rey, hermano mayor de esta Cofradía; e! gobernador c i v i l al G o bierno, y el alcalde, a l a ciudad. Muchas veces han ido precedidos los p a pos del Santo Entierro por los de otras C o fradías, representativos de todos los misterios de l a Pasión, desde el de la entrada de Tesús en ferusalén hasta el de la M o r t a j a pero tania abundancia fie pasos hace interminable et desfile, aminorando, más que au- 7 c
 // Cambio Nodo4-Sevilla