Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mentando, en el público el gusto y la curiosidad por presenciarlo. L a historia de esta Cofradía de! Santo E n t i e r r o es muy interesante. Comienza por una tradición repetida entre los vecinos del barrio cíe los Humeros, perpetuadorá del hecho singular de haberse aparecido el C r i s to yacente a una paralítica de dicho barrio, que sanó ante la divina presencia. D i c e n que a ese milagroso hecho siguió el mandato del Rey San Fernando de levantar una capilla donde dar culto a aquella sagrada imagen, y la institución de una Hermandad, de que fué el Santo Rey el primer hermano mayor. Luego lo han sido todos los Reyes de España, desde C a r los II. Se añade que aquella capilla fué la denominada más tarde Oratorio de Colón, creencia debida a que en ella estaba el Cristo yacente cuando fué a instalarse la H e r m a n dad de luz que existía en el hospital de la calle Colcheros, dedicada a Nuestra Señora de V i l l a v i c i o s a a que antes nos referimos. L a s reglas de esta Cofradía datan del 14 de j u n i o de 1691, consignándose en uno de sus capítulos que e l D o m i n g o de R a mos se reunieran los hermanos para oír un sermón y amistar a los que estuvieren re nidos. Aquellas reglas fueron derogadas por unos nuevos Estatutos aprobados con Real despacho en 24 de enero de 1805. E n un principio, los cultos del Santo E n tierro comenzaban a hs doce de la noche del Jueves Santo y terminaban en la mañana del Sábado. E l Cristo yacente era depositado en la iglesia de San Pablo durante aquellas horas, estando expuesto a la vene- ración del público, custodiado por soldados de la centuria romana, D i c h a clase de soldados salió por prime ra vez al frente de esta Cofradía el año 1707. L o s de a caballo comenzaron a salir en 1830. L a Hermandad, con sus imágenes, ha estado establecida en diversas iglesias: en las de San Laureano, de la Merced, San Pablo, San Juan de la P a l m a San Buenaventura, hospital de la M i s e r i c o r d i a etc. Durante algún tienvpo estuvo esta C o f r a día en un lamentable estado de decadencia, siendo restablecida el año de 1829 por el asistente D José Manuel de A r j o n a y por D. Joaquín Llórente, contribuyendo este último a su mayor esplendor con un donativo de 75.000 reales dé su peculio. Recuérdase que uno de los años en que la salida del Santo Entierro revistió mayor solemnidad fué el 1850, en que residían en Sevilla los príncipes de Orleáns. Fué entonces cuando por vez primera se añadieron a sus pasos los de los Misterios de las otras Cofradías, con u n acompañamiento de 25 nazarenos por cada una, más la bandera, dos canastillas, dos bocinas y los diputados correspondientes. P o r último, deberemos consignar que e U escudo de esta H e r m a n d a d se compone de H un sepulcro, tres cruces y el Santísimo S a cramento. M u c h o más podría agregarse a estos datos referentes a tan antigua H e r m a n d a d pero i tememos cansar a nuestros lectores. Hagamos punto, pues, en gracia a esta prudente consideración. IMAGEN DE DE NUESTRA SOLEDAD SEÑORA LA J. MUÑOZ S A N ROMÁN 0 LDO 5- TIROLESES S. A CITANE El nuevo rojo deCoty, por su delicadeza, por su calidad y por el sugestivo matiz de sus tonos, imprime a los labios una selecta personalidad. El fino estuche del rojoGITANE responde a la calidad y belleza características de estos productos