Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SIDRA E L G A I T E R O 53 EXÍJALA L A MEJ O EN TODAS RARTES Alfalfa, 21 al 25- Teléf. 24502- SEVILLA ftiim n ti 11 n t i n i tí it im tni ti ti it r m i; T i n i i i n TJ IÍ II I: ÍTIJ n n Abdón Fernández Vi clc almacén de Papel- Imprenta- Objetes de Escritorio Fabrica de Bolsas- Depósito de artículos de Fabra y Coats Cremas para el Calzado y Pastas para limpiar Hetales v n UITI II i i i TI n: ti i ti n i m i ti i HTTI m i I i TI I I n- ii n n 11; 11 n UTI n TI I I I H TI 3 it K J m i IÍ I u TI J n M p 11 J i n irw TI i 11 r 11 Muebles; ele arle p o p u l a r ¡sevillano díe J o s é Twasí SEVILLA s Vifiafo, 5- Teléf ra ¡506 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO, D E MADRIGAL 507 y tanto creía de antemano me consideraríais como amigo, que me he atrevido a mandar se disponga a vuestras mercedes, en m i casa, almuerzo y agasajo. Volvieron a inclinar la cabeza los cuatro frailes. E l alcalde tocó l a campanilla, a cuyo sonido se presentó presto, prestísimo, el alguacil Tribaldos. -Mandad, maese, que saquen los manjares a la mesa. Tribaldos salió. -E s p e r o serán vuesas mercedes servidos- -dijo el alcalde levantándose, a cuya invitación los írailes se levantaron también. Pasaron a otra habitación del piso bajn, en la cual había una gran mesa cubierta con un- mantel que caía hasta el suelo, y servida en rica vajilla, que se había procurado el alcalde prestada, por no estar en su casa. Cuatro garrafas de vino negro, tinto, pardo y blanco, todo de Castilla, en donde nunca ha habido malos vinos flanqueaban fuentes de empanadas, de cangrejos, de quesos y de frutas. Hay que tener en cuenta que aquel día era viernes, y que tratándose de frailes, especialmente h a biendo entre ellos un capuchino, no podía ser el a l muerzo más que de vigilia. Sentáronse en torno de l a mesa los cinco personajes, obligándose a la presidencia el padre Chiesa, después de un tiroteo de cumplimientos y de excusas, debiendo advertir que no se. sentaron hasta que el padre Chiesa hubo bendecido el almuerzo y persignándose cada uno de los comensales. Sobrevino l a indispensable olla podrida, no de carine, sino de galápago, salmón y cangrejos, especie ¡de potaje suculento, mal llamado de vigilia, porque era infinitamente de digestión más difícil que una olla podrida de carnes, cerdo y aves, etc. Siguieron el abadejo en distintos guisos, las truchas fritas de una manera especial, la tierna ensalada con huevos duros, después de lo cual se metió mano a las natillas, al arroz con leche, a las empanadas de dulces, a los quesos, a las frutas, a las mermeladas; todo esto en medio de un silencio respetuoso, interrumpido sólo por algunas medias palabras a boca llena, porque sabido es que el que habla no come, y en aquellos tiempos se comía en PASARON A OTEA HABITACIÓN HABÍA D E L PISO BAJO, E N LA CUAL U N A GRAN MESA... regla, especialmente cuando los comedores eran frailes. Los héroes del almuerzo fueron, en primer lugar, si padre Regalado, que, a no ser tan espléndido don Rodrigo de Santillana, no hubiera habido a l muerzo para él solo; en competencia suya, el capu: hino, que comía con la ligereza y voracidad de m tiburón y bebía más que una esponja, y luego el padre Galindo, del que únicamente podía decirse que enía buen diente.
 // Cambio Nodo4-Sevilla